Se levantó el paro en el Juzgado de Faltas

Finalmente, y tras varios meses de negociaciones en medio de un plan de lucha realizado por los empleados, el Ejecutivo y el Sindicato de Trabajadores Municipales alcanzaron ayer un acuerdo por la situación en el Juzgado de Faltas, que destrabó el conflicto y permitió reanudar la actividad a partir de hoy.

En medio de una medida de fuerza iniciada ayer ante una propuesta presentada el miércoles, que no logró satisfacer las demandas del sector, las partes retomaron las conversaciones para analizar las alternativas.

Anoche, la última propuesta de la comuna se asentó sobre el otorgamiento de las recategorizaciones reclamadas, además de un cupo de horas extras de acuerdo a la demanda que genere el sector.

Así la situación volvió al planteo inicial realizado por el personal de ambos juzgados luego de una jornada que incluyó dos reuniones en otro intento por cerrar un conflicto de larga data.

 

El primer

acercamiento

 

Luego de la decisión de iniciar una medida de fuerza, ayer al mediodía se retomaron las negociaciones entre las partes.

El encuentro fue convocado por el secretario de Gobierno, Miguel Lunghi (h), quien estuvo acompañado por su par de Legal y Técnica, Juan Curcio, y la directora de Recursos Humanos, Julieta Vicente. Por la organización gremial se presentó el secretario general Roberto Martínez Lastra y el de Organización, David Marconi.

El punto de discusión giró en torno al cumplimiento de las tres horas los días sábados y la presencia de los dos jueces de Faltas, Pedro Olivetto y Mirta Deoseffe, fue de relevancia para reforzar la postura en rechazo de los trabajadores respecto a ello. “La asamblea de trabajadores aceptaba las 48 horas y el plus de 800 pesos que se ofreció, pero no los días de cumplimiento del régimen”, ratificó a este Diario el delegado del área ante el Sindicato, Hugo Rey.

Por su parte Marconi valoró la intervención de los titulares de ambos juzgados puesto que “era importante contar con su opinión” desde el punto de vista operativo dada su jerarquía dentro de la estructura.

En ese camino avanzó el intercambio en busca de alternativas que permitan mantener el horario de trabajo de lunes a viernes. Sin acuerdo aparente, se llamó a un cuarto intermedio para la tarde.

 

“Cerrado el conflicto”

 

Horas después, el Ejecutivo convocó al gremio para retomar las conversaciones y presentó una contrapropuesta en un nuevo intento por destrabar el conflicto.

En ese marco Marconi confirmó a El Eco de Tandil que “el pedido original de un cupo de horas extras más las recategorizaciones se estaría otorgando”, por lo que “daríamos por cerrado el conflicto”.

Así, y ante la falta de acuerdo por el cumplimiento de días, se mejoró la propuesta “sin tocar el régimen de horarios ni la bonificación”, por lo que “los compañeros quedan con las mismas condiciones”.

En tanto, ante la cantidad de actividad que recibe el área, valoró la importancia de la creación de un tercer Juzgado de Faltas anunciado por el intendente Miguel Lunghi.

 

Una dilación innecesaria

 

A la hora de evaluar el escenario, el secretario de Organización se mostró conforme con que se logró una definición aunque consideró “innecesaria” la dilación hasta el arribo de un acuerdo. “El planteo siempre fue el mismo”, dijo, pese a que reconoció que durante la discusión “surgieron cosas nuevas, pero había que buscar una salida”.

“Lo podríamos haber solucionado antes, pero a veces se dan de esta manera las negociaciones”, expresó Marconi.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario