Se podrá ver la obra ?Desbocadas?

Actúan: Graciela Traiani, Sandra Aranguren, María Del Carmen Casonuve, Erica Ramos y Cecilia Avellá, bajo la dirección de David Beratz y Emiliano Fernández Fernández.

-¿Cómo se preparan para una nueva función de Desbocadas?

Emiliano Fernández Fernández: -Como ya es la décima función, por suerte, tenemos nuestro propio ritual: temprano ya empezamos a armar, a eso de las 14. Generalmente el montaje de la escenografía nos sirve como excusa para reencontrarnos. Pasó una semana desde la última función y la adrenalina vuelve siempre para recordarnos que nos apasiona el teatro. Hablamos de las cosas de la semana mientras corremos luces o se planchan vestidos. Y empezamos a calentar los motores, porque el lema del grupo es que en cada función estamos de estreno y creo que, para resumirlo, nos preparamos como siempre, como si fuera un estreno.

-¿Cómo responde el público?

E.F.F.: -Por suerte y, con mucha sorpresa, el público nos regaló lo más hermoso que se le puede regalar a un artista, además de un aplauso: la gente nos recomendó y eso, la verdad, fue maravilloso. Función tras función nos sorprendían y lo siguen haciendo, comentándonos lo que les costó conseguir entradas, y todos los comentarios que escucharon por ahí.

Lo cierto es que, como estamos desde adentro, no sabemos exactamente qué dice la gente, pero ha de ser algo genuino seguro, porque así sentimos cada función, la definimos como una fiesta, la gente habla con las actrices, recuerda, comenta y aplaude al ritmo de las “Desbocadas”  y eso, obviamente, nos llena de placer.

-¿Qué comentarios les han hecho?

E.F.F.: -Hemos recibido por suerte muy buenas críticas de los “entendidos” y de los otros. Lo cierto es que la obra tiene un tono intimista, las mujeres desbocadas cuentan cosas comunes, esas que le pasan a todas y que, a veces, sufren los hombres. Claramente el público se siente identificado, pero no se compromete afectivamente con lo que ve, sino que se relaja, lo ven como espectadores sabiendo que, lo que ven y oyen, suena conocido y eso produce el hermoso encuentro teatral.

“Están diciendo lo que quieren”  es el slogan y realmente eso que dicen es lo que quieren y lo dicen cómo quieren, sin pelos en la lengua, a su manera, cada una con su recurso, con sus formas.

 

Algunos detalles

 

-¿Porque están “Desbocadas”?

E.F.F.: -Desbocada, según el diccionario, es que corre precipitadamente y sin dirección, insensible a la acción del freno, quitar o romper la boca a una cosa.

La verdad que es un poco de todo esto, se desbocan con el efecto de una pava a presión, una especie de explosión, eso que se contuvo y tuvo que salir de alguna manera. Claro que no todas las maneras son las más elegantes o decorosas. Lamentablemente cada uno explota como puede. Desde este lugar, las actrices, que también son las escritoras de estos textos maravillosos, cuentan, desde el humor claro, porqué se desbocan: por una silueta inalcanzable, por un matrimonio metódico y rutinario, por problemas técnicos, por la angustia y los miedos del embarazo, por las torturas de ser una amante, por las peripecias de la maternidad adolescente, por la menopausia, por el sexo. En fin, ellas y todas las mujeres y los hombres también, tienen varios motivos para desbocarse.

-¿Qué los lleva a contar estas historias?

E.F.F.: -Son una sucesión de escenas y monólogos donde se confiesan, donde sueltan la lengua, un lugar chiquito donde se hacen un hueco y allí empieza el desboque. Las historias tienen mucho de vivencia del “cotidiano”. Con David pudimos hacer el trabajo de volverlo teatral más allá de lo textual, digamos que dotamos a los textos de esos otros lenguajes que tiene el teatro, más allá del decir. Y claro, para nuestra sorpresa, encontramos que la mezcla que logramos había gustado, era clara y concreta y la gente se sentía parte de ella.

 

Para el público

 

-¿A quiénes invitan?

E.F.F.: -A quien quiera disfrutar de un momento sano y a pura diversión, a quien haya tenido una mala semana y necesite relajarse. Es para todos hombres y mujeres, de cualquier edad, todos van a sentirse parte, van a entender de qué se habla, el lenguaje teatral es universal y las “Desbocadas” lo usan para entretener al público.

-¿Qué adelantos pueden hacer de algunas escenas?

E.F.F.: -La obra dura una hora y diez minutos. Ya desde la entrada están “Desbocadas” y, casi sin querer, empiezan a explicar qué hacen ahí, a dónde están, a dónde van y largaron, como dicen los de las carreras de caballos, “nos las agarrás más en una hora”. Monólogos donde las vas a ver sufrir por ese bendito cierre que no sube un poco, señoras ya mayores confesando lo inconfesable a sus hijos, maestras en recreos de jardín un poquito raras, compañeras de trabajo que pasillean y se vuelven a desbocar. Y así se suceden una tras otras, escenas relajadas, ágiles, entretenidas,  diferentes.

-¿Cómo se sienten después de tantas funciones?

E.F.F.: -Estamos más que gratificados. Ya cumplimos los tres meses en cartel. Agradecidos con el público porque, como dijimos, nos recomienda. Estamos agradecidos con las salas que nos han ofrecidos sus espacios.

A todos los que quieran vernos, los esperamos hoy a las 21.30 en el Club de Teatro. Los invitamos a desbocarse con nosotros.

Entradas en venta, anticipadas y con descuento, en El Eco Multimedios

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario