Secuestraron varios teléfonos celulares en Formosa en la búsqueda del origen de un mensaje extorsivo a la mamá de Sofía

El allanamiento, llevado a cabo por efectivos de la Brigada de Investigaciones local, fue realizado para tratar de dar con el celular desde el cual se habría hecho un llamado extorsivo a la familia de la pequeña de tres años, que está desaparecida desde el 28 de septiembre pasado.
El procedimiento fue ordenado por el juez de Instrucción Santos Garzón, quien había recibido un exhorto judicial desde Tierra del Fuego en ese sentido. Si bien fue negada tanto por los padres como por los encargados de la investigación, se supo que la familia había recibido dos mensajes de texto, uno de ellos con fines extorsivos y el otro en el que se intentaba tranquilizarlos sobre la suerte de la nena.
Los mensajes fueron enviados desde un celular de la ciudad de Clorinda, aunque no significa que la comunicación haya sido emitida desde ese punto del norte argentino. Mientras continúa la incertidumbre sobre la suerte de Sofía Herrera, perdida nueve dias atrás en un camping situado a 60 kilómetros de la ciudad fueguina de Río Grande, los padres aseguraron que no existen indicios concretos sobre la investigación.
“El juez me dice que no hay nada y que hay que esperar”, dijo María Elena, la madre de la nena, en declaraciones que se contraponen con lo dicho por el magistrando interviniente, Eduardo López, quien en conferencia de prensa aseguró ayer que se trabaja sobre “hipótesis firmes”, sin brindar mayores precisiones. Por su parte, Fabián Herrera, el padre de la nena, expresó que no existen “pruebas concretas” sobre el destino de la menor.
El hermetismo de López en torno al caso y sus evasivas a las preguntas de la prensa amparándose en el “secreto sumarial” provocaron algunas críticas en medios de prensa locales.
En tanto, un jefe de la Policía de Chile, que colabora en la búsqueda de la nena que se encuentra desaparecida desde el domingo 28 de septiembre, indicó que se está de la “certeza” de que la pequeña pudo haber sido raptada con fines sexuales. El inspector Ricardo Burgos, de la Brigada de Homicidios, indicó en declaracioenes al diario trasandino “La Prensa Austral” que existe “casi la certeza” de que la desaparición de la nena se debió a un “rapto” y no a un secuestro.
En la legislación chilena, el rapto se relaciona con una captura con fines sexuales, distinta a un secuestro, que tiene la extorsión como objetivo. La madre de la nena cree que “hay algunas pistas, pèro en concreto no hay nada” en torno a la investigación del caso, según indicó al canal porteño C5N.
Según su esposo, el juez López les dice que se queden “tranquilos” porque “la nena va a aparecer sana y salva”. La desaparición de la chiquita provoca cada vez más preocupación en la comunidad fueguina, en especial de Río Grande -la localidad más populosa de la provincia.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario