Siguen sin aparecer pistas sobre el paradero de Barbero

En medio de las dificultades que afronta la pesquisa, habida cuenta de la escasa información con que los investigares lograron recabar sobre los últimos movimientos del desaparecido, trascendió que por la sede fiscal desfilaron ya medio centenar de personas relacionadas a Abel Barbero, quien desde el lunes se perdió todo contacto.  Apenas la búsqueda alcanzó a dar con su automóvil Ford Fiesta Kinetic, que quedó abandonado en calle San Lorenzo al 900, con los vidrios bajos, las puertas sin trabas y sin llaves colocadas.
Sobre las declaraciones recibidas del entorno al hombre, se habría logrado cerrar el tiempo en que fue hallado el vehículo (entre las 16.30 a 15 del lunes), pero sin más precisiones sobre Barbero, cuyo celular aparece como apagado, según las llamadas realizadas por sus seres queridos.
A propósito de comunicaciones, otro de los trascendidos de la investigación dio cuenta que el lunes Barbero realizó dos llamadas a centros de salud para pedir turnos médicos.
La causa se mantiene bajo la carátula de “Averiguación de paradero”, mientras que el último movimiento importante que se advirtió fue la actuación del Cuartel Central de Bomberos, cuando el pasado viernes trabajaron en el Lago del Fuerte ante la posibilidad de una trágica decisión del buscado.
Tal se informó, la citada labor -realizada tanto desde el murallón como en los sectores en los que en otras oportunidades se hallaron cuerpos sin vida- no arrojó novedades.

También tal se indicó en ediciones pasadas, trascendió que familiares solicitaron asesoramiento al estudio jurídico Sivo-Marañón, por lo que no se descartaba que mañana se formalice una presentación como particulares damnificados, con la intención de impulsar la búsqueda.

El caso
 
Como se informó, la investigación comenzó con la presentación del nieto de Barbero, Hernán Ariel Alonso, ante la falta de noticias sobre su abuelo.
La instrucción es llevada adelante por la Unidad Funcional de Instrucción 21, a cargo del fiscal Marcelo Fernández.
El jueves se realizó un pedido oficial de información sobre el paradero de Barbero, solicitud que reforzó al formulado por la familia a través de redes sociales.
El parte policial definió a Barbero como “comerciante” y añadió que “mide 1,67 metros de altura, es robusto, canoso, con bigotes y ojos celestes (el derecho es de vidrio)”.
Podría estar vestido con pantalón de vestir, camisa y camiseta.
Se acotó que es “paciente neurológico” y que días atrás falleció un familiar, por lo que “se encontraba mal anímicamente”.
En relación a su actividad comercial, la policía informó que “se dedicaba a la compra venta de autos y a prestar dinero de manera particular, aunque se ignora por el momento la clientela y las sumas que se manejarían”.
Todo dato sobre su paradero debe comunicarse al 101 o a los teléfonos de la comisaría Primera, 442-5210 / 442-6662, o a la sede de la DDI local al 442-5230.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario