Sin novedades sobre el paradero de Abel Bardero

Transcurridos diez días, aún no se lograron noticias ni indicios concretos que permitan direccionar la búsqueda de Abel Rubén Barbero, el hombre de 77 años que fue visto por última vez el lunes 3.
Fuentes policiales consultadas indicaron que prosiguen con la investigación en el marco de la causa iniciada por “Averiguación de paradero” y que se programaron una serie de diligencias.
“Estamos con mucha preocupación porque los días pasan y no encontramos siquiera alguna pista que pueda conducir a saber qué pasó”, resumió Hernán Ariel Alonso, nieto de Barbero, sobre la angustiante situación que viven por estas horas sus familiares.
Mientras avanzan las tareas por parte de la policía de investigaciones, sus parientes más cercanos acudieron a todos los medios a su alcance en procura de lograr algún dato concreto.
Al mismo tiempo, solicitaron la colaboración de personas que puedan haber visto a Rubén Abel Barbero, ya que hasta el momento el único elemento con que cuentan es el vehículo que fue hallado el miércoles de la semana pasada en San Lorenzo al 900.
Cabe indicar que en su perfil de Facebook, Hernán Ariel Alonso publicó distintas fotografías de su abuelo desde varios perfiles e incluso del vehículo.

Sin hipótesis concretas
 
En paralelo, los familiares se presentaron este lunes como particulares damnificados con la idea de “colaborar con la fiscalía para poder conocer qué es lo que está sucediendo con Abel Barbero, de quien no se tienen noticias”, confió el abogado Manuel Marañón.
En diálogo con El Eco Multimedios, el profesional reconoció que se trata de “una situación extraña”, dado que “no hay demasiados indicios”.
Si bien “se han hecho muchas diligencias, peritajes y se han tomado declaraciones testimoniales, de momento no hay ninguna hipótesis concreta de lo que pueda haber ocurrido”, expuso.
“Lo que se está haciendo es profundizar sobre los rastros obtenidos en el auto para tratar de determinar la posibilidad de que una tercera persona hubiese estado en el vehículo”, dijo.

Investigación
 
La investigación sobre el paradero del jubilado está a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción 21, a cargo del fiscal Marcelo Fernández.
Abel Barbero fue descripto como un comerciante que “mide 1,67 metros de altura, es robusto, canoso, con bigotes y ojos celestes (el derecho es de vidrio)”.
Definido como “paciente neurológico”, “se encontraba mal anímicamente”, según el parte oficial.
Cualquier información debe comunicarse al 101 o a los teléfonos de la comisaría Primera, 442-5210 / 442-6662, o a la sede de la DDI local al 442-5230.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario