Sin plazos, estiman que en poco tiempo resolverán las inundaciones en Formosa al 2100

Hace años que los vecinos de Formosa al 2100 reclaman, piden, exigen y suplican que el Municipio solucione la problemática de inundaciones que sufren cada vez que llueve, que los deja aislados con la calle hecha un “arroyo” y gran cantidad de agua en el interior de sus viviendas.

A esto se suma que ahora algunos frentistas de la recién pavimentada Azucena expusieron su queja a través de El Eco de Tandil porque esa arteria que acaba de ser asfaltada también se inunda.

El subsecretario de Obras Públicas, Luciano Laffose, explicó que la inundación en Azucena se debe a que “todavía está en obra, está terminándose, hay montículos de tierra que obstaculizan el escurrimiento normal del agua, y a su vez las bocas de tormenta que hay ahí fácilmente se terminan taponando”.

“Eso -siguió- impone la necesidad de estar constantemente limpiándolo porque inclusive es una zona baja, hay una buena cantidad de agua que aporta principalmente sobre calle Formosa al 2100, esa es una calle muy baja y pronto tenemos que hacer el cordón cuneta porque hay casas que están por debajo de la línea de la calle, eso hace que el agua se vaya metiendo a las casas y terminen inundándose”.

En tanto, el funcionario aseguró que fue personalmente a ver la situación de esos vecinos hace aproximadamente 20 días para analizar “qué solución les podemos dar, si es a través del cordón cuneta o alguna otra alternativa, y tenemos el agravante de que en Azucena estamos en obra, es la obra de 2016 de Provincia, ya estamos casi terminándola”.

 

Buscando soluciones

Por otro lado, Laffose indicó que en Formosa al 2100 hay un sumidero que desemboca en el conducto pluvial que están realizando con el dinero del plan de urbanización de La Movediza, que va hacia la calle Salta pero aún esa boca de tormenta no está conectada a la red, por lo cual no funciona.

“No es algo fácil que se pueda resolver en el corto plazo porque en realidad estamos en medio de dos obras, una que está terminando como es la de la calle Azucena, y el comienzo de desagües pluviales de La Movediza, ahí es donde se engancha el desagüe pluvial de la calle Formosa”, detalló.

Asimismo, señaló que las bocas de tormenta “se llenan de tierra porque en la calle Azucena hay un montículo de tierra para que no pasen autos, más toda la tierra que trae agua servida de arrastre de las calles de tierra terminan obturando las bocas de tormenta. Eso es producto de la obra puntualmente”.

A su vez, el agua que va a esa boca de tormenta va por un colector pluvial que va por debajo de la calle Azucena y desemboca en Salta “pero los desagües que estamos haciendo ahora con la urbanización todavía no se engancharon a esa red que estamos construyendo, porque todavía estamos en obra”.

 

Sin plazos

“Una vez que esté terminada la obra de Azucena y empalmada con los desagües pluviales va a quedar perfectamente. Paralelamente urge la necesidad de hacer cordón cuneta en Formosa, que es lo que vamos a hacer en alguna de las próximas etapas, plazos concretos no podría decir pero lo estamos estudiando para ver desde dónde podemos conseguir financiamiento, si lo hacemos a través de fondos municipales para hacer el cordón cuneta de esa zona”, sostuvo.

Sucede que, puntualmente Formosa al 2100 no resultó beneficiada con los trabajos de cordón cuneta que comprende el plan de urbanización, justamente siendo una de las arterias con más dificultades porque el plan abarca desde Suárez García hasta Salta, que es una anterior a Formosa.

“A priori se solucionaría cuando estén en funcionamiento las otras dos obras pero también entendemos que hay que dar una solución a corto plazo a la gente que está viviendo ahí, por eso estamos evaluando hacer el cordón cuenta. Lo de Azucena estaría terminada a principio de abril”, señaló.

Y aseguró que están analizando pavimentar parte de Formosa al 2100, para evitar que se siga inundando.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario