Tandil contará con un laboratorio de inseminación artificial de cerdas

campus 1

Ayer al mediodía se realizó un importante acto en el Campus, donde se firmaron los convenios para dos proyectos locales seleccionados en el marco del programa nacional Agrovalor I. El plan otorgará financiamiento para crear un Laboratorio de Referencia en Calidad de Leche, fundamental para el desarrollo de las empresas del Cluster Quesero, como así también para montar una unidad de extracción de semen y capacitación para pequeños productores nucleados en la Asociación de Productores de Porcinos de Tandil (Apportan).

El encuentro fue encabezado por el rector Roberto Tassara, el decano de la Facultad de Ciencias Veterinarias Marcelo Aba; el secretario de Coordinación de Política Institucional y Emergencia Agropecuaria del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Javier Rodríguez; el subsecretario de Agricultura y Ganadería de la Provincia de Buenos Aires Juan Angel Cruz; Juan Manuel González de la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación y el presidente de Apportan Alejandro Castro.

Además, estuvieron presentes el asesor del Ministerio de Asuntos Agrarios de la Provincia Aniceto Chambrillón y el coordinador de Asuntos Agrarios del Municipio Alejandro Moreno Hueyo, junto a investigadores, trabajadores y productores de la ciudad.

 

Mejorar la

producción

 

La Unicén logró la selección de dos proyectos que accedieron al programa Agrovalor, a través del cual convocaron a las universidades del país a crear unidades productivas de innovación y agregado de valor. Se presentaron 48 propuestas y entre las 12 elegidas se ubicaron las de Tandil, es decir, el Cluster Quesero y Apportan a través del trabajo con la Facultad de Ciencias Veterinarias.

Durante el lanzamiento, el decano Marcelo Aba destacó que ambas unidades productivas tuvieron origen en el Plan Estratégico Alimentario (PEA), en el cual trabajaron distintas instituciones nacionales para establecer los techos productivos que el país podía alcanzar, pero además dejó abierta la puerta para que otros programas aportaran financiamiento.

También explicó que en ese contexto se generó Agrovalor, que es la herramienta que permite aunar el conocimiento que genera la Universidad, con el financiamiento del Estado y los productores. Así se comenzaron a difundir metas como el valor agregado en origen; lograr arraigo en la juventud que estaba abandonando masivamente la vida del campo; generar mano de obra, calificarla y que tenga la remuneración que corresponde, entre otros.

Aba señaló que “esos conceptos están atravesados por una idea, una preocupación, que esta institución tiene en todos sus estamentos que es llegar a devolver a la sociedad todo lo que de la sociedad recibe. Y en el caso nuestro que dedicamos nuestra vida a la producción agropecuaria, en ese sentido tiene que ver con fomentar aquellas estrategias que hacen a mejorar esa producción”.

En ese camino, Veterinarias busca transferir conocimiento y llevar innovación a los sistemas productivos. “Para el caso de Agrovalor nuestra estrategia fue buscar del abanico de posibilidades que teníamos para llevar adelante este programa a aquellos pequeños productores que por su condición son los que están más alejados del asesoramiento profesional”, dijo.

Sumando todas estas ideas, Veterinarias decidió presentar estas dos propuestas a la convocatoria de 2014 de Agrovalor, tomando experiencias que ya venían desarrollando, con relación entre sus técnicos y el sector productivo.

 

Los detalles

 

En principio, la Unicén decidió apoyar al Cluster Quesero, una iniciativa local y regional que apunta al crecimiento de la producción de las empresas dedicadas a productos derivados de la leche que “en muchas ocasiones tienen ciertas dificultades para acceder a las condiciones de legalidad. A partir de allí, evidentemente toda su comercialización empieza a perder competitividad y por lo tanto, necesitan el apoyo de instituciones como la nuestra y programas como éste para tratar de sacarla de esa situación”.

En este caso, Veterinarias trabajará en la calidad de la leche que los tamberos entregan a los productores lácteos y en el diagnóstico de laboratorio. El financiamiento está destinado a la compra de equipamiento para el conteo de bacterias -un bactoscan- y ya se inició el proceso de licitación.

Esta tecnología junto a otros recursos que otorga el Prosap (Programa de Servicios Agrícolas Provinciales) permitirán constituir “un laboratorio con capacidad de responder a las necesidades de los productores queseros, pero también que nos coloca en capacidad de tener un laboratorio de referencia en lo que es calidad de leche”, explicó el decano sobre una demanda largamente esperada por los tamberos de la región.

Por otro lado, avanzaron con Apportan, cuyos integrantes trabajan con los aportes de núcleos que realizó el Gobierno provincial, con un sistema que apunta a regenerarse a partir de la devolución de cachorras para que otros grupos de productores se sumen.

En este caso, serán dos los ejes de apoyo al sector. En principio, la capacitación en aspectos vinculados al sistema productivo, nutrición, reproducción, sanidad y zoonosis.

En segundo lugar, “un componente que lleva la mayor innovación para los sistemas locales, sobre todo los de pequeños productores, que es la incorporación de la inseminación artificial. El programa con el aporte de cachorras que hizo el ministerio (de Asuntos Agrarios de la Provincia) incorporó genética por el lado de las hembras, pero la realidad es que para un productor acceder a un par de padrillos de una calidad equivalente es una complicación económica muy grande. El uso de ese padrillo es relativamente poco. Entonces, surgió la idea de generar un centro de inseminación artificial”.

Por acuerdo con los productores se estableció que se ubicará en el Instituto Arana y el viernes firmó el convenio con representantes de la comunidad salesiana. Es decir que allí estarán los padrillos -que ya fueron comprados- para la extracción de semen, pero además habrá un laboratorio móvil para que en el futuro pueda ser trasladado.

En este caso, los productores serán capacitados para realizar la inseminación de sus chanchas en cada establecimiento, garantizando la calidad genética de los animales producidos en Tandil.

Marcelo Aba resaltó que optaron por proyectos que no son nuevos para darle continuidad a dos unidades que tenían una buena recepción por parte de los productores. Además, ambos “se basan en una construcción fuertemente colectiva”, donde participa gran cantidad de entidades como el Municipio, la Universidad, el INTA, el INTI, la Escuela Granja, el Instituto Arana, etc.

Por último, resaltó la importancia de encontrarse con las autoridades, los técnicos y los productores para entrar en contacto directo e intercambiar opiniones para que las ideas sean cada vez más superadoras.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario