Tandil juega por el título

El seleccionado tandilense de clase 1995 buscará consagrarse campeón del torneo organizado por Federación Ligas del Este. Desde las 18 visitará al de Nueve de Julio, en cancha de Once Tigres, en el partido definitorio del campeonato.
Siete días atrás, los dirigidos por Jorge Solimanto ganaron 1-0, tomando ventaja mínima en las finales.
Tandil se consagrará ganando o empatando. Si pierde por un gol, el título se resolverá en tiros desde el punto del penal.
La delegación tandilense viajó ayer con formación confirmada: Tomás Casas; Lucas Muñoz, Federico Quintas, Joaquín Thomas y Federico Ducant; Lucio Acevedo, Juan Pablo Diluca, Julián Salas y Santos Bacigalupe; Juan Pablo Alvarez y Nicolás Peralta. Este último reemplazará a Jerónimo Marzoratti, autor del único gol y expulsado hace siete días.
En Nueve de Julio faltará el zaguero Matías Urquiza, suspendido por acumulación de amonestaciones. En cambio, volverá el delantero Ulises Canevari, quien cumplió una sanción de una jornada.


Diluca y Julián Salas, dueños del mediocampo

Si la ilusión del seleccionado juvenil tandilense se apoya en un correcto ordenamiento colectivo, mucho tienen que ver Juan Pablo Diluca (Grupo Universitario) y Julián Salas (Unicén), los integrantes del “doble cinco” armado por Jorge Solimanto para la actual campaña.
Se trata de dos amigos fuera de la cancha, a quienes el seleccionado juntó también dentro de ella. Y como recuerda el “Melli” Salas, cuyo hermano Damián también integra el equipo, “cuando recién se empezó a hablar de la selección, íbamos caminando por el centro y decíamos lo lindo que sería estar convocados. Ni nos imaginábamos que meses después íbamos a estar viviendo esto”.
Casi al unísono reconocen que esta participación en el torneo Ligas del Este es lo más importante que han vivido en sus incipientes carreras futbolísticas.
Los dueños del mediocampo tandilense visitaron El Eco de Tandil y contaron la ilusión con la que viven este momento.
-¿Cómo vivieron el proceso de esta campaña?
JPD: -El equipo fue mejorando mucho. Siempre pusimos todas las ganas en los entrenamientos y los partidos, nos fuimos conociendo y crecimos durante el torneo.
JS: -Somos un grupo muy unido y eso nos permitió dejar atrás algunos momentos adversos. En las malas, demostramos que podíamos salir adelante.
-¿Aquellos partidos con Ayacucho marcaron un poco ese carácter que tiene este equipo?
JPD: -Sí, el 4 a 3 en la zona de nueve fue el partido más lindo que me tocó jugar. Estábamos metidos atrás, con uno menos. Sobre el final metimos una contra y Acevedo hizo el gol del triunfo.
JS: -Habíamos estado 3 a 1 arriba, nos habían empatado y lo habían echado a Fede Quintas. Aparte esa noche ellos habían llenado la tribuna, se hacían sentir. Festejamos más esa vez que cuando pasamos a la final.
-¿Cómo hacen para ordenarse en el medio?
JS: -Somos casi de la misma característica, bastante de marca, y uno se suelta más que el otro, dependiendo de cada jugada. Nos entendimos mucho desde el primer entrenamiento.
JPD: -A veces tenemos desesperación por recuperar la pelota y pasamos de largo. Manu Aguirre siempre nos remarca eso y lo fuimos corrigiendo con las prácticas y los partidos.
-Ya conocen a Nueve de Julio por el partido de ida. ¿Qué esperan de la revancha?
JS: -Es un equipo bien estructurado y capaz no tan creativo. Creo que no tienen un jugador desequilibrante como para nosotros es Juan Alvarez.
JPD: -Coincido en eso. Vamos a ver cómo salen a jugar de locales y estando obligados a ganar.
-¿Los dejó conformes el 1 a 0 del sábado pasado?
JS: -Es un lindo resultado. No para estar tranquilos, pero la diferencia la tenemos nosotros. Y en partidos tan cerrados como es una final, es una ventaja importante.
JPD: -Personalmente, quedé muy confiado después del partido de ida. Y si llegamos a meter un gol allá, lo podemos manejar con más comodidad. Acá terminamos jugando con diez y ni se notó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario