?Teníamos razón?

Tras el veredicto, Néstor Sotes -padre de la víctima- señaló que ?teníamos razón. A nuestro hijo lo castigaron mucho en la comisaría y esto lo llevó a la muerte, seguramente por lo mal que lo trataron y haberlo tenido permanentemente en la celda de castigo?.
Si bien hubiera preferido la sanción pedida por su abogado (tres años), Sotes destacó que ?por lo menos hay condena y eso nos da la razón?.
Se esperanzó con que en la causa por el presunto suicidio ?sigan investigando, porque también tenemos razón que no fue una determinación de nuestro hijo. De una u otra manera el maltrato que le hicieron lo llevó a la muerte: hay culpas porque han faltado al cumplimiento de cuidar a un detenido, más, enfermo, como era mi hijo?.
Sotes se mostró ?satisfecho? y agradeció a sus abogados César Sivo y Manuel Marañón y a los integrantes de la Asociación de Derechos Humanos de Azul.

 

?Lo llevaron al suicidio?
El abogado César Sivo sostuvo que la sentencia ?tendría que servir para construir una policía más democrática?, ya que ?los mayores índices de tortura se dan en los centros de detención, y casi se tolera y acepta como algo que está dentro del sistema. La condena debería ser el punto de inflexión?.
Recordó que hay en trámite ?otra causa de la cual se desprendió ésta? y que ?en el debate se han aportado elementos muy valiosos para poder entender lo que sucedió: si definitivamente (Sotes) se suicidó, queda bien claro que le crearon todas las condiciones para que tomara esa decisión?.

 

Un sistema que
?no es tan garantista?

El abogado Marcelo Argeri, representante de Reinaldo Fernández, dijo que su pupilo llegó ?medio de costado, si bien estaba citado al debate. Con las declaraciones de los testigos se pudo observar que estaba desvinculado del tema, pero había que esperar la sentencia ya que fue citado a juicio?.
Para el profesional ello se debe a ?un problema del código, porque en la instrucción la defensa es poco lo que puede armar y con la certeza negativa no se puede pedir el sobreseimiento, por lo que hay que pasar el debate, que genera un costo y tiempo. Además, a nadie le gusta someterse a debate?.
Argeri dijo que ?habría que modificar el Código en algunas cosas, porque no es tan garantista como se sostiene?.

 

?Todavía estoy
reaccionando?

Visiblemente conmocionado por la sentencia, tras entrevistarse con su abogado, el capitán Juan Andrés Yeffal se excusó de brindar mayores opiniones, al señalar que ?es todo muy reciente y todavía estoy reaccionando de este dictamen. No tengo reflexión todavía?.
Añadió que ?todo está en manos del defensor oficial, quien me indicará los pasos a seguir. Estimo que va a apelar la resolución?.
Ante los medios aprovechó para aclarar que el jueves, ?cuando el juez pidió si quería expresar algo, tras estos tres años en que estuve en silencio, sufrí amenazas telefónicas y me tocaron vivir muchas cosas feas, tuve como un momento de desahogo y expresé algo sobre la profesión de abogado?.
?Quiero aclarar que bajo ningún punto de vista me referí hacia la persona de los doctores (César) Sivo y (Manuel) Marañón? y apuntó a ?salvaguardar el buen nombre y honor de los profesionales? mencionados.
Añadió que la referencia era ?porque en el juicio aparecieron tres testigos que hicieron mención a un abogado de la matrícula que no era ninguno de ellos?, que aparentemente habría incidido en las declaraciones.
Yeffal evitó nombrarlo, aunque no quedaron dudas de que se trataba del profesional Claudio Castaño.
Finalmente dijo que tenía que averiguar el futuro de su carrera, ya que actualmente es coordinador de la Dirección del Repar del Ministerio de Seguridad.
?Es todo tan reciente que me supera la situación?, dijo inicialmente.

 

Intimación de un profesional
En horas de la tarde de ayer, el abogado Claudio Castaño envió una carta documento al capitán Yeffal mediante la cual lo intimó a que ratifique o rectifique sus declaraciones bajo apercibimiento del inicio inmediato de acciones legales.
?De no mediar por los mismos medios aclaraciones al respecto se accionará judicialmente y deberá responder por los daños y perjuicios que me ocasionara?, advirtió el profesional en el escrito.
No dejó de lado el abogado que ?nada de lo por usted manifestado como descargo en la causa tuvo eco favorable y en la que cayera sentencia condenatoria?.
Castaño se basó en las declaraciones de varios testigos durante las audiencias de debate y la posterior referencia efectuada por Yeffal tras los alegatos, a lo que se sumó la intención de salvaguardar a los profesionales César Sivo y Manuel Marañón.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario