Tránsito Entre Todos realizó la segunda jornada de Educación Vial

Ayer, en el Centro Cultural Universitario, ubicado en Yrigoyen 662, se concretaron las segundas jornadas de Educación Vial por y para los Jóvenes, impulsadas por la secretaría de extensión en conjunto con la organización Tránsito Entre Todos. En la oportunidad, el coordinador Juan Larraburu, remarcó la importancia de promover acciones que propongan mejorar la calidad de vida en el tránsito y llamó a todos a “cuidarnos y cuidar la vida, que es lo más preciado que tenemos”.

La actividad comenzó a las 9.30 y contó con la participación de docentes y alumnos de distintos establecimientos educativos del nivel secundario, quienes disfrutaron y escucharon atentamente las distintas charlas, debates y presentaciones.

En esta oportunidad, se hizo hincapié en la prevención del consumo problemático del alcohol al conducir y de la prevención de accidentes comunes, como las caídas.

En principio, el coordinador de Tránsito Entre Todos, Juan Larraburu, brindó datos estadísticos de Tandil y el país de accidentes de tránsito y sus consecuencias.

La Cruz Roja, filial Tandil, con su programa Caminos Seguros para los Jóvenes, realizó luego un recorrido por dos “postas”: una de ellas de gafas de simulación de efectos del alcohol y, la otra, un simulacro de rescate en un vehículo real situado en el gimnasio.

Por su parte, el triatleta Iván Martínez habló de la prevención y cuidados al hacer actividades deportivas en la vía pública, calles y rutas. Luego los chicos expusieron los trabajos realizados en las aulas.

En tanto la agrupación Motosierras, comprometida con la pasión por las motos y la vida, expuso motos, cascos y todos los elementos que hacen a la seguridad en estos vehículos. Explicaron además lo que hay que tener en cuenta a la hora de comprar una moto, qué debe usarse para circular y cómo circular en la ciudad, las sierras y en la ruta.

Por último, el pastor Martín Olesen expuso su experiencia familiar, como servicio a la comunidad y un gran compromiso con el bienestar social, co creando espacios para construir un “saber” ciudadano.

 

La importancia de

tomar conciencia

 

En el marco de la jornada, Juan Larraburu dialogó con El Eco de Tandil y remarcó la importancia de continuar educando a los más chicos para crear conciencia en las generaciones actuales y futuras, como así también llamó a todos a cuidarnos más.

Destacó la exitosa participación de los jóvenes en las charlas y recordó que el fin de realizar esta actividad es “seguir concientizando y contarles cómo deben cuidarse a la hora de manejarse en la vía pública”.

Remarcó además la presencia de “gente amiga” que fue a ayudar, como “el pastor Martín Olesen, Motosierras, la Cruz Roja, Iván Martínez y, por supuesto, el centro cultural y la secretaría de extensión, que son los que participan”.

En la oportunidad, afirmó que lo que se intenta es “contar a los chicos cada una de las circunstancias que tenemos, tenemos a motociclistas, un triatleta que nos cuenta cómo andar en bicicleta o a pie, Cruz Roja que nos habla de los rescates. En mi caso yo hablé de la prevención y, en el final, Martín Olesen nos contó su experiencia de vida”.

 

Las consecuencias

de los accidentes

 

Respecto a la concientización, puntualmente, sobre la problemática de consumo de alcohol cuando se conduce, Larraburu advirtió que “no sólo los chicos, sino todos pensamos que a nosotros nunca nos va a suceder un accidente y cuando queremos acordarnos somos víctimas directas o indirectas, directas porque lo sufrimos; y en el otro caso porque a raíz de nuestra lesión nuestras familias sufren, y demás. Por eso la idea es contarles a los chicos cuánto le puede suceder en un accidente”.

Consultado sobre quién considera que es más consciente a la hora de conducir, si el adulto o el adolescente, confesó que le es difícil responder esa pregunta. “Creo que ninguno es consciente, ninguno anda con el cinturón de seguridad colocado, cerca del 60 por ciento de los conductores andan sin cinturón, 2 de cada 10 autos pasan hablando por celular, los motociclistas andan sin el casco, cuando hay controles del Municipio, nos enojamos porque controla”, enumeró.

Por lo tanto, consideró que “la conciencia no la tenemos ninguno. Y el día que nos demos cuenta que un accidente nos puede llevar lo más valioso que tenemos, que es la vida, ahí tomaríamos conciencia”.

 

“Cuidémonos nosotros mismos”

 

Por último, Larraburu brindó un mensaje a la sociedad de cuidado y respeto por la vida. Advirtió que ya este año culmina con índices similares al anterior en torno al número de víctimas fatales en accidentes de tránsito. Señaló que ya se sabe que los meses que vienen son “complicados” porque vuelve el calor y la gente saca la moto y los accidentes en moto “se incrementan”.

“Llevamos 13 ó 14 muertes durante el año, ya estamos cerca del tremendo número que fue en 2014. El mensaje es que nos cuidemos nosotros mismos, no tenemos otra vida, que cuidemos a nuestros amigos y familias y, como siempre, tratar de hacer cosas sencillas: compramos una casa y le ponemos rejas, sin embargo, salimos en la moto o en el auto y no usamos los elementos de seguridad correspondientes. Por lo tanto, el mensaje es cuidarnos”, culminó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario