Tras cumplir con la jornada de paro, Cicop elevó una contraoferta al Ejecutivo

En medio de una compleja situación sanitaria, la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (Cicop) cumplió ayer con la octava jornada de paro en cinco semanas de protesta en el marco de un viejo reclamo por reconocimiento como gremio minoritario por parte del Ejecutivo.

La jornada comenzó con la asamblea de los afiliados en el SUM del Hospital de Niños “Dr. Debilio Blanco Villegas”, que se abocó al análisis del ofrecimiento que este martes temprano por la tarde elevó el Gobierno comunal en un intento por evitar la medida de fuerza de ayer.

Así, tras un intercambio, presentaron una nota en la que expresaron su voluntad de suspender la medida si se avala el planteo. En términos generales aceptaron los dos primeros puntos de la oferta inicial referidos a la decisión de generar un espacio de trabajo para discutir cuestiones vinculadas a la Carrera Hospitalaria y al sistema de salud y al compromiso de acompañar las gestiones ante el Ministerio de Trabajo de la Nación para que defina la disputa por la representación. Pero marcaron reparos en relación a los descuentos de los días de paro.

La respuesta del Ejecutivo no llegó por lo que el paro se completó. Mientras aguardan novedades, los profesionales aseguraron que este lunes volverán a reunirse para definir los próximos pasos, ratificando predisposición al diálogo.

En tanto, durante la jornada se garantizó la atención de los servicios de emergencia y guardia, mientras que las restantes prestaciones del sistema de salud se vieron afectadas en medio de una alta demanda propia de la época del año.

 

La presentación

 

En respuesta a las últimas negociaciones con el Ejecutivo y en referencia a la propuesta presentada, la Cicop, el documento entregado al vicepresidente del Sistema Integrado de Salud Pública, Ente Descentralizado, Darío Pretti, en el transcurso de la mañana, contempla cuatro puntos “sin ceder en nuestro reclamo referente a la representatividad y en estado de alerta en lo concerniente a eventuales modificaciones de nuestra carrera profesional a la cual consideramos soberana”.

En primer término establecieron que “se suspenden las medidas de fuerza en función de integrarnos en una mesa de trabajo y un espacio  de diálogo en el que discutir modificaciones eventuales  de la carrera y otros asuntos que de estas surja”.

Luego ratificaron que “acompañaremos las gestiones impulsadas por el Municipio ante el Ministerio de Trabajo de la Nación con absoluta convicción de nuestros derechos, aunque no descartamos continuar con otras gestiones de resultarnos adversa la mencionada, ya que como se ha expresado en reiteradas ocasiones la decisión en este  punto está en el  ámbito político y no judicial”.

Tercero insistieron con la mesa de abogados ya que “creemos que considerando que, las opiniones de nuestros respectivos representantes son tan disímiles, la presencia de un referente en este campo de jurisprudencia podría arrojar una luz evitando ulteriores reclamos”.

En cuarto lugar, y en referencia al descuento de los días de paro, “aceptamos posponer la discusión hasta que el Municipio decida hacerlo efectivo, no como aceptación del mismo, ya que en este punto, y en virtud del accionar del Municipio en las múltiples medidas de fuerza justificadas o no que han tenido lugar en este ámbito, y conscientes de que a decisión al respecto pasa por el  Ejecutivo lo consideraríamos altamente discriminatorio, considerándonos con derecho de accionar nuevamente”.

 

Apuesta al diálogo

 

En tren de aclaraciones a través del documento “queremos dejar bien establecido que poco avanzamos en las reivindicaciones solicitadas, pero conscientes de nuestra fuerza y nuestro espíritu de grupo, asumimos siendo profesionales de la salud la decisión conjunta de apostar al diálogo (tal como vinimos haciéndolo durante muchos meses) asumiendo la responsabilidad que nos compete como miembros de este sector con características específicas, comprometidos con la sociedad tandilense en esta época de gran predominancia epidemiológica”.

No obstante “permaneceremos en asamblea permanente no siendo impulsada esta concesión por una aceptación a un reclamo no saldado sino un compromiso con las necesidades epidemiológicas de la población, lo cual es, en última instancia responsabilidad del Ejecutivo”.

Finalmente “nos reservamos el derecho de reiniciar las medidas de fuerza, en tanto la asamblea permanente evalúe que nuestra buena predisposición a la resolución de los conflictos no tiene respuesta del interlocutor o la gestión se extiende innecesariamente”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario