Tras las críticas, el Municipio reivindicó las políticas públicas para casos de abuso sexual infantil

Luego de las críticas realizadas por María Nazábal, vinculada al área de género y derechos humanos, por la falta de estadísticas y políticas públicas en torno a la problemática del abuso sexual infantil, desde el Municipio salieron al cruce de sus dichos.

La secretaria de Desarrollo Social, Alejandra Marcieri, cuestionó las estadísticas reveladas por Nazábal, quien había afirmado que se registran 20 denuncias de casos de abuso sexual infantil por mes en la ciudad.

Al respecto, la funcionaria dijo que “ella misma hizo alusión a que fue un dato que obtuvo de manera informal, del cual no tiene nada escrito, que fue en una conversación con gente de la Comisaría de la Mujer. Me parece un acto de total irresponsabilidad basarse de datos obtenidos de manera informal, y sin hacer referencia a quién es la persona que se los da”.

“Si no representás a un organismo oficial autorizado a requerir datos ni siquiera se te podrían brindar desde la Comisaría de la Mujer”, sostuvo.

Estadísticas oficiales

Asimismo, aseguró que “carece totalmente de fundamentos” el hecho de que no tienen estadísticas, porque las mismas se encuentran en el Reuna, que es el Registro Unico de Niñez y Adolescencia de la Provincia, donde se registran todos los casos y medidas que involucran a niñas y adolescentes hasta 18 años.

Por lo tanto, indicó que “si uno quiere obtener datos estadísticos hay que elevar el pedido correspondiente a los que llevan adelante el Reuna. En este caso se cargan desde el Servicio Local y Zonal, para lo cual tenemos clave del Reuna”.

“Se pueden obtener también de Fiscalía o del Juzgado de Familia, ellos son los que manejan las claves y los que van llevando adelante estadísticas, certeras, veraces y serias”, manifestó.

Y afirmó que “me pareció muy raro que le diera la cara para exponer algo que le dijeron de manera informal, no sé en que conversación de café puede haber obtenido ese dato”.

Protocolo de
intervención

Por otro lado, aseguró que “me llamó poderosamente la atención que desconozca los mecanismos de abordaje de estas situaciones y la diversidad y multiplicidad que hay de casos relacionados con abuso sexual de menores”.

Cuestionó que haya hablado de una revictimización por el hecho de tener que deambular por distintos lugares en pos de que la denuncia prospere.

“Eso es desconocer todo el protocolo de intervención y todo lo que se viene trabajando en Tandil articuladamente entre los organismos de seguridad, lo que también viene por el 102, que es un número provincial en el cual también se hacen denuncias, y que se derivan automáticamente al servicio local y zonal y la articulación que hay sobre todo con el Juzgado de Familia”, destacó.

Y aclaró que “si entran por Comisaría de la Mujer le dan intervención inmediata a la guardia del Servicio Local que depende del Municipio, con la intención de activar todo el protocolo para establecer las medidas de abrigo necesarias para proteger el presunto derecho vulnerado, que es presunto hasta que se tenga el debido proceso y se pueda determinar si existió cualquier tipo de delito”.

Peor recalcó que por el hecho de ser “presunto” no significa que “no se haga nada, justamente interviene el Servicio Local que es el primero que va a delimitar cuales son las medidas de abrigo para ese menor. Cada caso hay que analizarlo particularmente”.

En cuanto a la Cámara Gesell, señaló que “no en todos los casos van inmediatamente a Cámara Gesell, y algunos en los que va a ser de manera rápida directamente del Servicio Local saltea las instancias de hablar con el niño para poder priorizar que el chico se explaye mediante la Cámara Gesell”.

Pero recalcó que “de ninguna manera en lo que dura el proceso se deja al niño solo. Se le dan las medidas de abrigo que amerita en cada caso”.

Las denuncias

Explicó que muchas de las denuncias vienen de las instituciones educativas, donde presumen alguna situación de abuso infantil por el comportamiento del niño.

“En todo el proceso hay abogados para asesorar a cada una de las partes, mientras se van haciendo las intervenciones con el niño automáticamente se va trabajando con la familia”, afirmó.

Y enfatizó que “siempre en el proceso aparece la interdisciplinariedad, tenés el trabajador social que va a analizar toda la situación, el psicólogo lo va a atender directamente dándole los tiempos que necesite la criatura y también va a observar atentamente cuál es el grado de participación de familiares y el abogado”.

En ese sentido, indicó que el Servicio Local es encabezado por un abogado y además se han incorporado dos letrados más “para que acompañen en la toma de medidas justamente para que todo sea lo más ágil posible para poder llevar la resolución de cada problema”. U

“Si tuvieran 20 casos por
mes no darían “abasto”

Por otra parte, Marcieri explicó que a veces los casos de abuso ingresan como situaciones de violencia y termina siendo una situación de abuso, o al revés.

“A veces no aparece inmediatamente como una estadística de abuso sexual infantil, sino que luego de empezar a trabajar con los niños surge que la situación es de abuso. Todos esos datos los tenemos registrados en el Reuna que van variando de acuerdo a la instancia del proceso en que se encuentre”, afirmó.

En cuanto a los 20 casos por mes de los que habló Nazábal, explicó que esos datos no se le otorgan a un ciudadano particular porque se trata de un tema muy sensible y “tiene que haber un motivo por el cual se solicita esa información”.

“Estimo que ella se maneja de manera informal porque no debe tener ninguna autoridad para pedirlo, no a cualquiera se lo dan”, cuestionó.

En tanto, aseguró que si hubiese 20 casos radicados como abuso sexual infantil “nosotros tendríamos que tomar 20 medidas de abrigo de apartar a ese niño de manera inmediata del seno familiar como primera medida de resguardo y a mí no me darían abasto los lugares que tengo para albergar a los chicos”.

En ese marco, aseguró que es imposible que existan esos 20 casos por mes porque “en este momento tengo 14 cupos en un hogar como máximo y tengo ocupados 10. Si a mí me vinieran 20 este mes estaría sobrepasada y no tendría donde ubicarlos. Hay que ser un poco responsable cuando se largan desde lo informal algunos datos”.

“Las personas que estén trabajando con estadísticas pueden elevar la solicitud al Juzgado de Familia o Fiscalía, pero el dato estadístico está”, remarcó.

Finalmente, subrayó que tienen un protocolo de intervención totalmente articulado entre la fuerza de seguridad, el ente judicial, el Juzgado de Familia, Fiscalía y el Servicio Local, donde tienen “puestos todos los recursos que tiene la Secretaría de Desarrollo Social para acompañar en cada una de las instancias, sumado a ello tenemos todos los recursos de las diferentes áreas”.

Asimismo, “la articulación con Salud Mental para que puedan sostener en el tiempo algún tipo de tratamiento que sea necesario, el efector público que lo tenemos a disposición por cuestiones que tengan que ver con pericias, y cuestiones de salud que estén ligadas al abuso. De ninguna manera se puede aceptar el razonamiento que ella ha hecho. Me molesta que hablen sin realmente estar informados”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario