Tras las protestas de alumnos, presupuestarán las cuatro calderas para la Escuela Normal

En el despacho de la Secretaría de Economía, Daniel Binando recibió a la directora de la Escuela Normal Susana Copponi; a Adriana Fernández, responsable del Jardín 922, y Claudio Solano, presidente de la cooperadora, para dialogar y llegar a un acuerdo que le permita al establecimiento educativo ubicado en avenida Santamarina al 800 volver a tener un óptimo sistema de calefacción.
También participaron del encuentro Susana González, presidenta del Consejo Escolar, y Leandro Donato, jefe de compras del organismo.
Se les explicó que rechazaron el tipo de calderas que las autoridades de la Escuela Normal pretendían colocar debido a que al ser inspeccionadas por Camuzzi se determinó que no están homologadas. Ante esta situación se volvió a la primaria propuesta realizada por el Ejecutivo de comprar cuatro calderas de 70 mil calorías, que son homologadas, se conectan rápido y cualquier gasista matriculado puede hacer el mantenimiento.
Dentro de los detalles brindados se mencionó que serán las autoridades de Normal las que busquen el mejor presupuesto y que no habrá ningún inconveniente en transferir el dinero.
Según una empresa local consultada por el Municipio, el valor de lista de cada caldera es de 32 mil pesos y los gastos de colocación rondarían los 40 mil pesos.

No es un
tema fácil

Daniel Binando, tras la reunión mantenida con las autoridades de la Escuela Normal, expresó que “hace varios días que venimos trabajando juntos con la directora del establecimiento Susana Copponi y los representantes de la cooperadora. No es un tema fácil el de la calefacción porque estamos renovando un equipo que tiene más de 30 años de antigüedad y hay que adaptarlo a las condiciones actuales, no sólo de las nuevas tecnologías de calderas, sino también a las normas que Camuzzi y otros organismos nos imponen”.
El secretario de Economía y Finanzas también manifestó que “de acuerdo a los distintos modelos que evaluamos, hemos podido concluir que hay dos alternativas. En las próximas 48 horas vamos a optar por cuál se irá a implementar”.
Binando habló del costo que demandará la obra al decir que “será una suma de alrededor de 176 mil pesos, que abonaremos porque ésta es una de las prioridades del Intendente dentro del Fondo Educativo. Lo que tenemos que ver es cuál es mejor sistema para renovar la calefacción”.

Nada es inmediato

En tanto, Susana Copponi manifestó que “nada es de resolución inmediata. Nosotros hace dos meses que estamos trabajando con la posibilidad de renovación total de las calderas. Distintas alternativas se han ido dando a través del tiempo, con complicaciones técnicas y de asesoramiento porque las calderas se instalaron en el año 1980. La búsqueda de una caldera que tenga la potencia necesaria para impulsar todos los circuitos y que a su vez esté en las condiciones que requiere Camuzzi, a través del ente nacional que es Enargas, se dilató demasiado”.
En cuanto al tiempo transcurrido sin la realización de la correspondiente obra, Copponi mencionó que “nos la cuestionamos todos a la demora que surgió, pero nos encontramos con un impedimento que parecía más simple. Cuando se nos anunció que desde el Municipio se nos iban a cambiar las calderas, uno como directivo y desde la cooperadora descansamos, sin tomar real dimensión de lo que significa ese cambio”.
También dijo que “el intento era poner una caldera de las especificaciones propias de la que tenemos, pero eso implica la intervención de organismos de control que no hay en la ciudad y tienen su costo, además de otras cuestiones técnicas. No ha sido negligencia de ninguna de las partes. Nosotros en principio somos los primeros interesados. Estamos tratando de hacer una inversión que garantice por lo menos 10 ó 20 años de funcionamiento”. u

////////////////SECUNDARIA//////////////////////

En contra de parar
las actividades

Susana Copponi no estaba al tanto del pedido de Suteba para que no se dicten clases en la Escuela Normal debido a la falta de calefacción, buscando desde el gremio que se implemente un sistema de trabajo similar al utilizado en tiempo de Gripe A.
Al respecto, la directora aseveró que “no sé lo que habrá conversado Suteba con la vicedirectora y directora de primaria, creo que la suspensión de clases es una cuestión que deberíamos evaluarla entre todos los interesados y participantes de la actividad cotidiana”.
Y agregó que “si bien hay un grupo de docentes que se siente muy mal por la falta de calefacción, hay otro muy grande de docentes y alumnos que estamos funcionando y seguimos funcionando”.
También el presidente de la cooperadora Claudio Solano sentenció que “vayamos a nuestra juventud y los calorcitos que tenemos hoy en día en las escuelas no existían. Particularmente, iba a la Escuela Agrotécnica y trabajamos en el exterior y la educación estaba a través de la educación y no del calorcito. Por lo tanto, no es necesario cortar toda la educación de una escuela porque nos pongamos un pulóver más, creo que no es lógico”.
Por último, se hizo referencia al reclamo que alumnos del colegio llevaron a cabo el pasado viernes a la tarde ante la presencia de Diego Bossio. La directora manifestó que “hicieron referencia a que hay ventanas y vidrios rotos. Invito a quien lo desee a recorrer el establecimiento para que constate que están las ventanas sanas y todos los vidrios colocados. Pido que no se exagere. Entre todos debemos sostener que se puede trabajar más allá de los inconvenientes. Hay enfermedades lógicas del tiempo.
Creo que hay que hacer uso de lo que uno tiene para abrigarse y aprovecharlo porque después llega el calor y no se usa”, concluyó. u

////////////////////////

Suteba pidió la suspensión de clases
hasta la solución total del problema

Hugo González, titular de Suteba, habló con El Eco de Tandil sobre la situación por la que atraviesa en la actualidad la Escuela Normal. “Estamos muy indignados por escuchar a la consejera escolar Susana González responsabilizando a la escuela, a la comunidad y a la cooperadora con respecto a la calefacción y queremos aclarar que esto es mentira”, lanzó.
El gremialista también dijo que “acá estos fondos para reparar esa caldera se aprobaron en diciembre del año pasado, donde hay 200 mil pesos destinados. Hay seis escuelas más que también necesitaban para reparación y están dentro del plan de obra que nos presentó el Municipio. Desde febrero hasta ahora pasaron varios meses como para haber solucionado el problema que ya se sabía desde el año pasado, cuando estuvo la pérdida de gas y se detectó la falla en la caldera”.
Al ser consultado por la demora en las soluciones, expresó que “realmente no sabemos. Hace un mes y medio hicimos el planteo al Consejo Escolar y nos dijeron que estaban viendo pero que la respuesta no había llegado. Llega el tiempo frío y es lamentable la situación por la que están pasando los chicos y los trabajadores en la Escuela Normal”.

Fondos aprobados
González sostuvo que “hay escuelas en las que sí se está trabajando, pero en Normal no se llegó a cumplimentar la obra y ya estaban los fondos aprobados. Se quiere responsabilizar a otros de lo que no hace el Consejo Escolar y el Municipio, que destinó estos fondos educativos, tampoco lo está haciendo. La plata no sale mágicamente, sale de un fondo que se aprobó en diciembre del año pasado”.

Suspensión de
actividades
Desde el gremio Suteba se solicitó el cese de actividades en Normal. Hugo González mencionó que “como sindicato hemos pedido la suspensión de la actividad escolar porque no se puede estar dentro de la escuela sin calefacción. Es más, los padres están retirando a los chicos de la escuela, porque se han descompuesto. Otros directamente no van. Estábamos reunidos con la directora y veíamos en la pizarra los nombres de dos nenes, uno de sexto y otro de primero, que la madre avisaba que no concurrían a clases por el frío”.
Luego añadió que “esto es vergonzoso que nos pase como escuela pública, y que se trate de deslindar responsabilidades es peor. El Municipio administra los recursos y el Consejo Escolar tiene que ejecutar las obras. La realidad es que pedimos la suspensión de la actividad, porque hay chicos pasando frío, maestros que están trabajando en condiciones que no son las adecuadas y se enferman también. Hay que recorrer el establecimiento para observar cómo están todos abrigados, expresando que hace menos frío en el patio que dentro de la escuela”. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario