Un nene de 5 años que cayó a un pozo de cinco metros fue rescatado por un vecino

El hecho ocurrió alrededor de las 17 cuando, según relataron algunos amigos que se encontraban con él al momento del accidente, estaban jugando a las escondidas y Jesús quiso buscar escondite junto a los silos abandonados. Si bien habría percibido la existencia del pozo, no pudo evitar resbalarse y caer dentro de él.
Desesperados, los amigos del pequeño corrieron a buscar ayuda y fue así que golpearon a la puerta de la casa de Víctor Burgardt, un vecino que vive frente a los silos, sobre Piedrabuena. Le explicaron lo sucedido y le pidieron que los auxiliara. Sin dudarlo, el hombre, que es padre de tres niños, salió rápidamente a socorrer al pequeño.
Héroe por un día
“Me vino a llamar un nene y me dijo que se había caído un chico a un pozo que está en los silos abandonados”, relató Víctor Burgardt en diálogo con El Eco de Tandil.
El hombre logró bajar por una escalera de hierro que estaba pegada a la pared y que llegaba hasta aproximadamente dos metros antes del final del pozo. Desde ahí, saltó y mediante una escalera de madera que le alcanzó su mujer y la ayuda de una soga logró sacar al nene del pozo.
Unos minutos después arribó el personal del Cuartel de Bomberos de Villa Italia, pero afortunadamente el pequeño ya estaba afuera del pozo y del peligro. Poco después arribó la ambulancia que lo trasladó al Hospital de Niños.

“Pensé lo peor”

Burgardt  expresó que “soy padre, así que hice todo lo que puede para sacarlo”.
Y confesó que en un principio se asustó bastante al ver que el pozo era profundo. “Pensé lo peor”, admitió.
“El nene estaba muy asustado, cayó acostado pero por suerte había mucha basura que habían tirado y cayó arriba de eso, porque si hubiese caído en el cemento hubiera sido terrible. Lo salvó la basura y gracias a Dios está con vida”, indicó.
A su vez, contó que mientras el niño estaba dentro del pozo le pedía desesperadamente que lo ayudara y lo sacara de ese lugar.
 
Un lugar peligroso
 
Tanto Burgardt como su mujer y sus pequeños hijos manifestaron preocupación por la existencia de numerosos pozos de profundidad en las inmediaciones de los silos abandonados que se encuentran en el predio rodeado por las calles Ameghino, Piedrabuena, Dinamarca y la Ruta 226.
“Tenemos miedo porque hay muchos pozos alrededor del silos. Los chicos vienen a jugar y esto va a volver a pasar, seguro. No sabemos a quién pertenece pero está abandonado, por lo que tengo entendido el dueño es de Tandil”, señaló.
Y añadió que “nunca viene nadie, una vuelta vino un hombre a tirar mugre y dijo que era el dueño”. 
 
En observación
 
Burgardt afirmó que, a pesar del susto y el mal momento, al pequeño se lo veía bastante bien y que sólo le notaron un hematoma en la costilla.
Marta Brea, la directora del Hospital de Niños, precisó que el chico está “relativamente bien, lúcido y se le realizaron todos los estudios correspondientes. Hasta ahora todo salió normal”.
Y detalló que se le efectuaron todos los estudios ecográficos y radiografías para descartar la existencia de algún tipo de traumatismo interno. Por el momento está todo normal pero continuará internado en observación.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario