Un regalo que cayó desde el cielo

Fue el viernes al mediodía, cuando vieron aparecer del cielo un avión que arrojaba golosinas. La iniciativa fue de Marcelo Díaz y Alberto Galán, dos vecinos que trabajan todo el año activamente para la mejoramiento continuo del pueblo realizando entre otras actividades la conexión del gas, condiciones edilicias para la calidad de vida de los vecinos, de la escuela y del jardín.
Y el viernes decidieron darles la sorpresa a los chicos. Despegaron del Club de Planeadores en un ultraliviano Rans S12, tripulado por Luis Caresía a quien acompañaba Marcelo.
Realizaron seis o siete pasadas a 100 pies (30 metros), repartiendo caramelos y turrones. Obviamente, la iniciativa contó con la aprobación de los docentes. Chicos, padres y vecinos en general se nuclearon para ver el espectáculo.
Las ideas de Marcelo y Alberto no terminan acá, ya que tienen en carpeta tienen la construcción de una capilla, una plaza con juegos recreativos como espacios de reinserción social y la recuperación del  Club Amigos Unidos de Iraola.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario