Un Santamarina opaco y sin respuestas sufrió una merecida derrota en casa

Desplegando otra floja actuación, Santamarina cosechó anoche en el San Martín su segunda caída consecutiva en la B Nacional, cediendo por 2-1 ante Central Córdoba de Santiago del Estero, en cotejo de la sexta fecha (postergada en su momento).

El conjunto aurinegro salió indemne de una etapa inicial en la que por momentos fue claramente superado, y en el complemento recibió un castigo merecido y propinado por un inobjetable ganador.

La visita dejó en claro su ambición, plantándose con tres delanteros, dos de ellos bien recostados sobre las bandas y con el despliegue necesario para no perder la pulseada en la zona media.

De hecho, los tandilenses resignaron reiteradamente el duelo en esa zona trascendental para el desarrollo de cualquier partido.

En ese sector, Zárate quedó muy solo, pese a tener cerca a Buzzini. Los santiagueños conformaron con Iuvalé -por momentos estancado cerca de los centrales- y otra línea más adelantada, compuesta por Becerra y Lamberti, un bloque mucho más homogéneo, que permitió establecer superioridad en distintos lugares y ejercer cierta preeminencia a la hora de capturar balones sueltos.

Para colmo, más de una vez Santamarina quedó descompaginado, desbarajuste que se evidenció, sobre todo, en las corridas de un Sequeira imparable para “Fredy” González y Barrionuevo.

Pese al trámite adverso de la etapa inicial, los de Nosei estuvieron muy cerca de abrir la cuenta apenas comenzado el cotejo. Michel le ganó el forcejeo a Fernández tras un largo envío de Aguirre, pero al momento de definir lo hizo incómodo ante la salida de Calviño, lo que le hizo perder precisión.

Becerra, cuya movilidad a espaldas de los volantes centrales aurinegros generó más de un dolor de cabeza en el inicio, respondió con dos apariciones punzantes. Primero lanzó un tiro libre frontal apenas alto y luego puso de cara al gol a Diellos, cuya palomita no encontró el arco de Papaleo.

El golero tuvo su primera exigencia minutos más tarde (a los 33’), cuando se lanzó hacia su derecha para mandar al corner el derechazo de Sequeira.

Ante esta tendencia, Santamarina comenzó a mirar de reojo el reloj, buscando un respiro que le permitiera recomponerse tácticamente y forjar un trámite más acorde a sus pretensiones. Es que en esos 45’ iniciales perdió en la lucha por la posesión, jugó demasiado en una porción del campo poco aconsejable, sufrió en varios avances de su rival y del otro lado apenas amenazó con la mencionada chance de Michel y con una embestida de Pugh después de que Argachá se hiciera un nudo en el área, pudiendo finalmente enmendar su error. Escasas acciones y generadas desde la desprolijidad y ciertas facilidades otorgadas por su rival.

A poco de iniciado el complemento, Central Córdoba tuvo la eficacia que no mostró en todo el período anterior. El primer gol santiagueño llegó a los 5’, con una espléndida volea de Lamberti tras el centro combado de Aguirre.

Cuando parecía venírsele lo peor, Santamarina se insertó en su mejor pasaje del partido. Chaves, de flojísimo primer tiempo, apareció tres veces sobre el costado izquierdo y una de ellas terminó en la paridad. El zurdazo de “Toti” cruzó el arco visitante, por atrás emergió Barrionuevo para devolver la pelota al medio y por el segundo palo apareció Iuvalé para derrotar su propia valla.

La igualdad podría haberse producido antes, en otro envío similar de Chaves que nadie conectó, y tras la conquista el volante volvió a llegar al fondo para mandar un centro que por poco Michel no mandó a la red con su cabezazo.
Pero el tramo alentador le duró poco a Santamarina, que volvió a resignar el protagonismo, como condenado a sufrir. Igualmente, por momentos devolvió ataque por ataque y en uno estuvo muy cerca con un zurdazo de Michel.

En torno a la media hora, Central Córdoba alcanzó el gol por el que había hecho más que su rival. A Zárate se le escurrió el balón bajo la suela, Sequeira arrancó en su propio campo y asistió a Minavedino. Este hizo la pausa justa para esperar la electrizante trepada de Argachá, que envió el centro atrás para que Sequeira definiera sin mayor oposición.

Esta vez, Santamarina no mostró argumentos para sobrellevar el momento adverso y el tramo final lo encontró abatido y sin recursos para aspirar a torcer la historia. El epílogo volvió a mostrarlo derrotado y con motivos para preocuparse, tanto desde el resultado como por su producción.

Sin suspendidos

Para el partido del domingo ante Gimnasia de Jujuy (desde las 16 en el San Martín), Santamarina no tendrá futbolistas suspendidos. Incluso, el aurinegro no vio ninguna tarjeta amarilla anoche (en el rival fueron amonestados Sequeira y Fernández).

SANTAMARINA 1-CENTRAL CORDOBA 2

Joaquín Papaleo

(4) Alfredo González
(5) Martín Aguirre
(5) Fernando Piñero
(4) Agustín García Basso

(5) Ezequiel Barrionuevo
(5) Mariano Buzzini
(6) Milton Zárate
(5) Jonatan Chaves

(5) Martín Michel
(4) Lucas Pugh

Mauricio Nosei

Lucas Calviño (5)

Diego López (5)
Gabriel Fernández (5)
Rodrigo Mieres (6)
Adrián Argachá (7)

Silvio Iuvalé (6)

Hernán Lamberti (6)
Leandro Becerra (6)

Juan Aguirre (6)
Diego Diellos (5)
Leonardo Sequeira (8)

Marcelo Fuentes

Cancha: estadio San Martín. Arbitro: Diego Ceballos (6). Goles: ST: 5’ Lamberti (CC), 8’ Iuvalé, en contra (S) y 29’ Sequeira (CC). Cambios: en Santamarina: ST: 26’ Facundo Castro por Pugh, 32’ Angel Prudencio por Buzzini y 35’ Leonel Pierce por González. En Central Córdoba: ST: 18’ Osvaldo Miranda (5) por Diellos, 25’ Martín Minavedino por Aguirre y 27’ Pablo Vilchez por Becerra.

La figura
Leonardo Sequeira
Jugó un muy buen primer tiempo, causando estragos sobre la banda izquierda. En el segundo venía decayendo hasta que participó de manera decisiva en el 2-1, comenzando la jugada y resolviéndola.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario