Un tandilense está acusado de abusar y mantener cautiva a una joven en Tapalqué

El pasado 17 de julio, la principal protagonista de este aberrante caso que conmocionó a la sociedad, logró escaparse del sujeto que la mantuvo cautiva durante aproximadamente dos años en la localidad de Tapalqué y contó la historia.

En tanto, el Juzgado de Garantías de Azul dictó ayer por la tarde la prisión preventiva del acusado. Fuentes judiciales informaron a Télam que la decisión la tomó la jueza Mariana Iriani, quien le atribuyó al imputado Jorge Torres los delitos de “Estupro agravado, secuestro coactivo, reducción a la servidumbre, abuso sexual agravado y corrupción de menores”.

 

La investigación

 

Por el hecho, Jorge Antonio Torres (43) permanece detenido desde el 2 de agosto último, cuando fue denunciado por una chica de 18 años que, según dijo, logró escapar del lugar donde la mantenía cautiva y la forzaba a tener sexo con desconocidos, la golpeaba, le marcaba el cuerpo con un arma de filo e incluso la obligaba a tener prácticas zoofílicas.

La titular del Juzgado de Garantías 1 de Azul, Mariana Iriani, resolvió en las últimas horas su situación procesal, luego de que el viernes pasado el fiscal Javier Barda pidiera su prisión preventiva.

De acuerdo a la investigación llevada a cabo por Barda, citada por la agencia de noticias Télam, Torres mantuvo cautiva a la joven desde diciembre de 2011, hasta que el pasado 17 de julio logró escapar de la fábrica de chacinados propiedad del detenido, en la ciudad de Tapalqué, a la que la llevaba para obligarla a hacer la limpieza.

Siempre de acuerdo a las fuentes, el imputado conoció a la joven y a su familia en 2008 cuando junto a su esposa fueron a comprar la miel que vendían y captó su atención como líder de la congregación de los Testigos de Jehová de las localidades de Tapalqué y Azul.

Un investigador contó que la joven pasaba por un mal momento por la separación de sus padres y comenzó a participar de las actividades religiosas, durante las cuales el sujeto ganó su confianza y comenzó a pasar mucho tiempo con ella.

Cuando la adolescente tenía 14 años, según ella misma denunció ante la Justicia, se produjo el primer abuso sexual, en momentos en que Torres la pasó a buscar con su camioneta y “se aprovechó del respeto e importancia que generaba su posición en el credo”, dijo.

Según relató la joven en su denuncia, desde ese momento comenzó a “vivir un infierno”: no le permitía salir ni tener contacto social, le prohibió ver a su familia e ir al colegio, la forzaba a limpiar la casa y no la dejaba ni siquiera acceder a los medios de comunicación.

Durante ese tiempo, Torres comenzó a abusarla sexualmente a diario, la golpeaba, la trasladaba hasta Azul para tener sexo con extraños al azar y hasta la forzó a mantener prácticas zoofílicas con los dos perros de la casa, explicaron las fuentes.

 

La fuga

 

Cada vez que salía, el ahora detenido la dejaba siempre encerrada en su casa, por lo que para escapar la joven aprovechó una oportunidad en que Torres la llevó a limpiar a una fábrica de chacinados de su propiedad, en momentos en que no se encontraba ningún empleado.

En un descuido de su captor, la adolescente corrió a la calle para pedir ayuda y, pese a que Torres descubrió su escape, la alcanzó y comenzó a golpearla, vecinos que observaban la situación pidieron ayuda y la policía la rescató.

Una vez en sede policial, relató todo lo ocurrido, por lo que luego de llevar adelante una investigación, el fiscal Barda solicitó su detención el 2 de agosto y la prisión preventiva el último viernes.

Torres está acusado de varios delitos entre los que se encuentran “Estupro agravado por ser cometido por un ministro de algún culto reconocido o no”, “Reducción a la servidumbre”, “Secuestro coactivo agravado por ser la víctima menor” y “Abuso sexual con acceso carnal agravado por ser cometido contra una menor”.

Barda subrogaba la fiscalía en reemplazo de Laura Margeretic, quien estuvo de licencia por maternidad y esta semana volvió a trabajar, por lo que se apartó de la causa y será ésta quien continúe con la investigación.

 

No es un testigo de Jehová “activo”

Desde el entorno familiar, confirmaron que el imputado se encontraba abocado a su actividad comercial y que desde hace años se había alejado del culto religioso.

Incluso, según consignó el diario El Tiempo de Azul, la Asociación de los Testigos de Jehová emitió un comunicado en el cual afirmó que Torres “no es un integrante activo, así como tampoco líder o referente en nuestra organización”.

Y aclaró que “hace más de tres años que dejó de serlo, cosa que la comunidad de Tapalqué conoce muy bien”.

Vínculos con Tandil

En virtud del caso ocurrido, rápidamente se estableció un vínculo con la ciudad, de donde Torres es oriundo. En efecto, aquí viven sus padres, hermanos e incluso su mujer e hija.

Según pudo saber este Diario, el detenido cursó sus estudios universitarios en La Plata, donde estudió medicina y llegó a completar hasta el cuarto año de la carrera. Años después inició un negocio en la localidad de Tapalqué, donde actualmente residía. 

 

Atacaron la casa del detenido

Anoche, un grupo de jóvenes ocasionó destrozos y saqueó la casa de Tapalqué del detenido, acusado de mantener cautiva y abusar de la joven.

Según se informó, la manifestación se inició con pintadas en las paredes de la vivienda.

Con el correr de las horas, comenzaron a romper las puertas y ventanas de la casa situada en Marnissolle al 200.

Luego, ingresaron a la propiedad -en la que no había nadie- y saquearon parte del mobiliario, que arrojaron a la calle y rompieron.

Pasadas las 20.45, los jóvenes iniciaron un incendio en las dos plantas de la vivienda y hasta ese momento no había llegado la policía al lugar. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario