Un tandilense fue abatido por la policía tras intentar darse a la fuga con un auto robado

El hecho delictivo que ocurrió en las últimas horas dejó como saldo un delincuente abatido por la policía, con domicilio en nuestra ciudad, según lo que indicaba la documentación que llevaba, mientras que el cómplice al cierre de esta edición se mantenía prófugo.

Todo se inició en la ciudad de Pigüé, donde un par de maleantes robó pertenencias en el domicilio de Jorge Luis Vergnes, además de llevarse un auto marca Peugeot 408, color gris. Las cosas robadas en la casa fueron halladas en el interior del auto al momento de ser requisado por personal policial de Olavarría.

Como suele suceder en estos casos los uniformados alertaron del robo del automotor a otras dependencias, entre las que se encontraba la de Laprida, La Madrid y Olavarría, quienes fueron puestos en conocimiento de lo sucedido por parte del Centro de Despachos y Emergencias de Coronel Suárez.

Divisan vehículo

Personal policial de Vial de La Madrid y de la Patrulla Rural de Laprida observó el vehículo en la rotonda de Laprida en dirección a La Madrid, iniciándose una persecución que requirió la colaboración de uniformados de Olavarría.

Del amplio operativo desplegado a la altura del puente Querandíes, sobre la Ruta 51, participaron móviles del Servicio de Protección Ciudadana, de las subcomisarías de Sierras Bayas y Loma Negra, COR local y CPO local.

En la mencionada rotonda los móviles policiales cercaron a los delincuentes, desviándolos con un golpe lateral que ocasionó que perdieran el control del rodado, que se cruzó de mano a gran velocidad y terminó volcando sobre una alcantarilla ubicada a la altura del acceso a la fábrica L’ Amalí.

Huida y tiroteo

Lejos de entregarse, el dúo de ladrones decidió continuar a pie la huida aprovechándose de la oscuridad de la noche, pero al verse cercados abrieron fuego contra la policía, que respondió la agresión con sus armas de fuego.

Producto de este tiroteo que se generó en plena madrugada del jueves, fue abatido Ignacio Benecier (42), quien habría recibido siete disparos que le ocasionaron la muerte. La policía al requisar al fallecido encontró documentación con domicilio en Tandil, más precisamente en la calle Lavalle al 2300.

Prófugo

Quien acompañaba a Benecier pudo escapar del tiroteo y darse a la fuga campo traviesa, sin poder ser hasta anoche atrapado por la policía, que aumentó el operativo policial en la zona para dar prontamente con el delincuente.

Desde la Jefatura Distrital indicaron a los colegas del diario El Popular de Olavarría que el vehículo fue incautado y trasladado a la dependencia policial de Loma Negra donde Científica trabajaba con todo lo sustraído en Pigüé.
Además se supo que se retiraron las armas de los efectivos policiales que estuvieron en el tiroteo, mientras que la fiscal a cargo tomó declaraciones en la sede local.

Cabe señalar que en el caso del robo ocurrido en Pigüé, interviene la Ayudantía Fiscal de Saavedra, que abarca Pigüé. Quien está al frente de la causa en Olavarría, por los hechos registrados en la Ruta 51, es la fiscal Susana Alonso, que se encuentra de turno y caratuló la causa como “Averiguación causales de muerte”.

Sobre el prófugo surgió extraoficialmente la información que sería oriundo de la ciudad de Mar del Plata.

El comisario, jefe de la Distrital, Mario Busto, confirmó en el canal local que se está rastrillando la zona de quintas, de la Sociedad Rural y del barrio Ceco en la búsqueda del segundo implicado quien se dio a la fuga.

Autopsia

El cuerpo de Ignacio Benecier fue trasladado a la ciudad de Azul, donde en la jornada de este viernes se le hará la operación de autopsia. Una vez concluido este trámite podrá ser retirado por empleados de la empresa funeraria Casa Crespo, Iacaruso y Santillán. Se estima que recién mañana se llevará a cabo la inhumación en el Cementerio Municipal.

Sentenciado por robar energía y otros robos

Oportunamente, desde estas páginas se informó sobre un juicio abreviado en el Juzgado Correccional local -a cargo del juez Carlos Pocorena- donde justamente se había condenado a Ignacio Benecier, cuando tenía 29 años, a la pena de 15 meses y medio de prisión, al ser hallado penalmente responsable de la sustracción de energía eléctrica mediante una conexión clandestina y por dos robos -uno de ellos muy importante- ocurridos en la avenida Bolívar.
El primero de los hechos fue constatado el 7 de noviembre de 2011, a las 17.50, en un domicilio de España 937 y 953. Resultó damnificada la Usina Popular y Municipal de Tandil.

La sentencia llevaba como causas anexas las surgidas de dos hechos cometidos en negocios de la avenida Bolívar al 300.

De acuerdo a los elementos de prueba, entre las 2 y las 5.30, fueron cortados dos barrotes de una reja de seguridad de la parte posterior del local La Moviola, de Bolívar 307. Luego Benecier se apoderó de paquetes de cigarrillos, 30 relojes, dos cámaras fotográficas digitales, ocho cajas de biromes, una mochila, 20 cajitas de bijouterie, un exhibidor de aros, mil pesos en cambio, máquinas de afeitar, alcohol etílico y linternas.

Según la sentencia, posteriormente forzó una chapa del techo y rompió el cielorraso de madera y el durlock que cubría la cortina del ventanal del local lindero, correspondiente a la farmacia Traverso.

En ese lugar el botín fue de 12 mil pesos, dinero que estaba en el interior de la caja registradora. También fueron robados psicofármacos por un monto de 43 mil pesos, dos CPU, un monitor y perfumes varios.

Benecier había quedado alojado la Unidad Penal 7, de Azul, al ser considerado “Coautor penalmente responsable del delito de hurto y autor penalmente responsable de delito de robo –dos hechos– en concurso real”, a la pena de 15 meses y medio de prisión. Además, fue declarado reincidente por segunda vez.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario