Un tornado pasó por Fulton y causó serios destrozos en campos de la zona

El tornado que este viernes azotó a la ciudad de Necochea, con repercusiones en Mar del Plata y Balcarce, tuvo una réplica en cercanías a Fulton y dejó casas, galpones, silos cerealeros y máquinas agrícolas destruidas.

El fenómeno meteorológico comenzó a gestarse en horas de la tarde cuando los intensos vientos y la formación de una extraña nube negra causaron alerta entre los pobladores de la localidad rural.

Si bien el Servicio Meteorológico Nacional había emitido un alerta meteorológico, la intensidad sorprendió a los vecinos, que contaron que el tornado se formó y tocó tierra en la zona del paraje El 43, ubicado a 15 kilómetros del pueblo rural.

En principio, se presume que la tormenta se originó en la localidad costera, pasó por La Dulce y Lobería hasta que llegó al partido de Tandil, hasta que alcanzó la zona cercana a Fulton.

En su paso, avanzó aproximadamente hasta la altura de la fábrica El Amanecer hacia el lado de Fulton y causó destrozos en un galpón, en silos, viviendas y en maquinaria agrícola.

Tal como sucedió en La Dulce, las imágenes del tornado fueron captadas por vecinos de la localidad rural y subidas a las redes sociales cuando el fenómeno cruzaba los campos, alrededor de las 17.30.

Una de las habitantes contó a este Diario que en el pueblo no se sintió el episodio climático aunque resaltó que pudo ser observado desde lejos. “Pude ver el cielo negro y cómo se movían en remolinos las nubes”, describió.

En Necochea

En tanto, el tornado de lluvia y viento también golpeó a ciudades como Necochea y Lobería, acusando serios daños en la zona rural.

Según el titular de Defensa Civil de la comuna necochense, Ariel Paniagua, “la localidad más afectada fue La Dulce, donde cayó una granizada con fuertes vientos y lluvia provocando destrozos de grandes consideraciones”.

Resaltó que el Servicio Meteorológico Nacional “había emitido una alerta para la zona y gran parte de la provincia de Buenos Aires, pero realmente no pensamos que iba a ser de tal magnitud”, enfatizó el funcionario.

Paniagua manifestó que el paso de la fuerte tormenta “causó complicaciones con caídas de árboles, voladuras de techos y autos prácticamente destruidos, los que hoy son remolcados por grúas”.

“Además lo más impactante fue la voladura en la planta de silos, máquinas agrícolas, viviendas, clubes de barrios y anegamientos de calles”, remarcó.

El intenso viento se inició en Deferrari, una localidad del partido de Necochea, y pasó sin dejar daños de ningún tipo en la ciudad balnearia, donde hubo cúmulo de agua, mientras que en Quequén varias calles quedaron anegadas.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario