Una colisión en Richieri y Lobería ocasionó la rotura de una casilla de gas

Los vecinos de Richieri y Lobería vivieron momentos de zozobra al producirse un nuevo accidente en ese lugar, que involucró también a un tercer auto que estaba estacionado y que por la violencia del impacto terminó arrancando una casilla de gas.

Todo se desencadenó cerca de las 21.30 cuando una camioneta Ford patente ECS 676, conducida por Guillermo Sini, venía transitando por Richieri y al llegar a Lobería, donde hay un reductor de velocidad y además estaba por cruzar otro vehículo, decidió no aminorar la marcha y pasar por un costado, sin advertir que por Lobería venía transitando un Fiat modelo Uno patente JIY 228 conducido por Agustina López.

Producto del fortísimo impacto, la camioneta siguió su marcha y dio de lleno con un Fiat Siena patente NMV 318, propiedad de Luciano Heredia, que estaba estacionado frente al domicilio de Richieri 491. El auto a su vez pegó contra la casilla de gas, la que destruyó, y frenó la embestida recibida contra un árbol.

Un fuerte chillido por el escape de gas que se estaba produciendo atemorizó a los habitantes del lugar quienes de inmediato dieron aviso a la policía y éstos convocaron a una dotación del Cuartel Central de Bomberos y a personal especializado de Camuzzi Gas Pampeana.

El corte de gas que se produjo, para poder reparar el daño ocasionado, afectó a varias casas linderas, cuyos vecinos mientras observaban las tareas de reparación se mostraban indignados con el conductor de la camioneta, por entender que circulaba a una excesiva velocidad.

 

Bronca

La gente del lugar mostró su enojo por lo acontecido. Consultados por este Diario dijo que “es increíble lo que pasó, hasta hace un rato se estaba festejando un cumpleaños y había chicos jugando en la vereda. Aparece una persona a toda velocidad y genera esto que no fue una desgracia de milagro”.

La familia que vive justo al lado de donde se produjo la rotura de la casilla de gas, indicó que “escuchamos un ruido tremendo y le dije a mis hijos ‘chocaron de nuevo’, cuando nos asomamos por la ventana sentimos un olor a gas insoportable y vimos los autos rotos. Nos asustamos y nos fuimos a la parte del fondo de la casa hasta que llegaron policía, bomberos y la gente de Camuzzi”.

Cabe señalar que los efectivos de la Policía Local cortaron la circulación vehicular en Sandino y Lobería y también desviaron a los vehículos que venían por Richieri por Lobería hacía Alvear, para preservar el lugar.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario