Una mujer murió tras asistir tres veces a la guardia y su familia radicó una denuncia

Familiares de Magalí Soledad Salvarredy (29 años), quien falleció ayer en la Guardia del Hospital, realizaron una denuncia y se abrió una investigación por “Averiguación de causales de muerte”. Al cierre de esta edición, se estaba realizando la operación de autopsia para establecer las causas del deceso.
La madre de la fallecida habló de “mala praxis” y aseguró que hubo “negligencia” por parte de los médicos ya que ingresó al nosocomio con un supuesto cuadro de gastroenteritis y sufrió un paro cardiorrespiratorio que derivó en su muerte.
En tanto, su hermana formalizó la denuncia en la Seccional Segunda, donde pidió dilucidar las causas del fallecimiento y relató cómo fueron las últimas horas de la joven según los dichos de la pareja de la mujer fallecida y padre de su tercer hijo.

Una versión

Cristina Antezana contó que su hija, Magalí Soledad Salvarredy, fue dos veces a la guardia del nosocomio local el domingo por la noche, con dolores abdominales, diarrea y vómitos.
“Los médicos le dijeron que era gastroenteritis, le pusieron una medicación y la mandaron para la casa, pero ella no se sentía bien y volvió a ir a la guardia. Le volvieron a decir lo mismo y a las 4 la dejaron ir”, explicó.
Alrededor de las 9.30 Cristina Antezana tuvo la última comunicación con su hija, quien le manifestó que se sentía muy mal, que le dolía el pecho y estaba descompuesta. “Le dije que fuera al médico, porque ella quería ir a mi casa. Yo estaba yendo al Hospital a llevar a mi otra nena a hacerle la quimioterapia, y cuando llegué, vi la camioneta de su pareja pero no la vi a ella”, afirmó e hizo mención a su otra hija Florencia Sosa, quien lucha contra un cuadro de mielodisplasia desde 2011.
“Cuando fui a pedir la ambulancia en el Hospital para llevar a la nena a mi domicilio, vi a la pareja de mi hija llorando, le pregunté qué había pasado y me dijo que Magalí estaba mal. Entré a la habitación y ya estaba muerta”, aseguró.
Y cuestionó que “en el Hospital dijeron que ella se había escapado anoche y no entiendo quién le sacó el suero para que se escapara. Nadie sabe. Alguien tiene que autorizar para que se vaya”.
En cuanto a las causas de muerte, indicó que desde el centro asistencial le dijeron que se trató de un paro cardiorrespiratorio.

La denuncia
La hermana de la víctima, Soledad Bárbara Salvarredy, radicó la denuncia en la comisaría Segunda, donde explicó que de acuerdo a los dichos de la ex pareja de Magalí, fue a la guardia en dos oportunidades.
La primera visita ocurrió a las 20 del domingo, cuando le diagnosticaron gastroenteritis y le aplicaron un inyectable. Alrededor de la medianoche, volvió al Hospital y desde allí le mandó un mensaje a la hermana, manifestándole que le estaban pasando suero y que una vez que finalizó el procedimiento se retiró con la receta de los medicamentos que debería tomar, los cuales no pudieron retirar de la farmacia del Hospital porque estaba cerrada.
Alrededor de las 11, junto a su ex pareja, regresó al centro asistencial a buscar los remedios y no los pudo retirar porque ella tenía obra social, así que finalmente los compró en una farmacia situada frente al Hospital de Niños. Repentinamente -todo de acuerdo al relato de la ex pareja de la víctima Juan Carlos Ledesma-, Magalí se desmayó, llamaron a la ambulancia que la llevó a la guardia y pocos momentos después falleció.
La joven pidió en la denuncia que dictaminen los motivos por los cuales falleció su hermana.

Negligencia
En tanto, la mamá Cristina Antezana apuntó a los médicos del nosocomio y sostuvo que “nada me va a devolver a mi hija”.
Magalí Salvarredy tenía 29 años y tres hijos, de 11, 7 y 1 año. “Ella era ama de casa, estaba mucho con sus hijos. No sé cómo seguir adelante”, confió la madre de la víctima.
“Al presentarse con los mismos síntomas, los médicos tendrían que haber hecho otro tipo de estudios, haber tomado otras precauciones”, sostuvo.
Y recalcó que no tenía ninguna enfermedad previa, ni de tipo cardíaco ni de ninguna índole.
“Fue descompuesta y a mí una vez un cardiólogo me explicó que el infarto da un aviso con una descompostura de estómago, diarrea, vómitos, que en muy pocos casos se detecta pero al ir dos veces ella a la guardia con esos síntomas el médico tendría que haber tomado otras precauciones”, expuso.
Si bien los profesionales dicen que se escapó, Cristina Antezana se preguntó “quién le sacó la vía, sola no se la pudo haber sacado. No sé si fue el enfermero o el médico. Ellos dicen que ella decidió irse pero en el informe dice que ella tenía gastroenteritis. Yo le pregunté a la médica por qué no había llamado a un cardiólogo y me dijo que no era necesario. Cómo puede tomar esa decisión cuando una persona se vuelve a presentar con los mismos síntomas dos veces”.
“Yo no entiendo por qué en el Hospital trabajan con esa negligencia, por qué no le dedican el tiempo que corresponde a los pacientes. Ellos se confiaron que a los 29 años no podía tener una afección en el corazón”, sentenció.
Por otro lado, lamentó no saber qué droga le administraron ya que “en el Hospital no me lo quieren informar. A mí me cuesta mucho con mi otra nena que me digan qué le están poniendo, dos por tres tengo encuentros fuertes con los médicos porque no me quieren decir la medicación. Los médicos son los responsables de esto. Algo tendrían que haber hecho, una ecografía, una radiografía, algo”.

__res_3loc1

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario