Unos cinco frentistas solicitaron al Municipio la instalación de pilonas

Esteban Risso, coordinador de Transporte y Planificación de Tránsito, informó que en lo que va del año unos cuatro o cinco vecinos pidieron la colocación preventiva de pilonas al Municipio. En algunos casos, los frentistas lo hicieron a raíz de haber sufrido varios daños por accidentes donde los vehículos terminaron sobre la acera o, en otros, hasta entraron a su casa.

En diálogo con El Eco de Tandil, Risso afirmó en principio que ante la solicitud del vecino, la autorización está a cargo de su área, aunque la instalación de las pilonas la realiza la Dirección de Pavimentaciones y Desagües Pluviales, ambas dependen de la Dirección de Vialidad.

Explicó que en esos casos “el frentista solicita y nosotros evaluamos la situación, en general cuando no hay otra intervención que hacer para prevenir, lo autorizamos”.

Detalló que las pilonas sirven para prevenir lo que pudiera pasar arriba de la acera “si hay un accidente en la vía pública y los coches suben a la vereda, puede llegar a generar un incidente con un peatón que va circulando y hubo algunos casos en los que ha ingresado el vehículo a la propiedad con gente en la casa”.

Detalló que en lo que va del año “unos cuatro o cinco pedidos tuvimos, no más”, y advirtió que en general lo que la gente primero pide “es un lomo de burro y en los casos donde el lomo de burro no se instala porque no se cree conveniente o porque esa vía está privilegiada para mayor afluencia de tránsito, piden las pilonas”.

Por último, Risso advirtió que desde el Municipio se analiza en profundidad “cada uno de los casos” porque resaltó que hay que tratar de evitar toda intervención con obstáculo en la vía pública porque inclusive los mismos obstáculos pueden llegar a generar incidentes.

Dijo que si bien “no hubo quejas puntuales ante la instalación de pilonas, sí genera un inconveniente, la idea es que se tienda a reducir la menor cantidad de instalaciones posibles porque es un trastorno. El reductor de velocidad es un trastorno para los vehículos y esto es un trastorno para el peatón, pero siempre estamos tratando de tener un equilibrio entre los daños que se pueden ocasionar con la intervención y lo que se está previniendo también con la misma”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario