Vaticinan tiempos duros para las concesionarias de vehículos y también se teme por desbordes

A raíz del paro de actividades decretado por Smata, distintas concesionarias de la ciudad se vieron afectadas. Para conocer cómo repercutió, este Diario  mantuvo una charla con Eduardo Arditi, gerente de Ford Simone, quien se mostró preocupado por la situación reinante.
?Esto viene de larga data. Venimos sufriendo jornadas con medidas de cuatro horas de paro y esto se sabía que iba a ser así. Se viene posponiendo y mucho en un momento al que al empleado le asiste sin dudas el derecho a reclamar  pero realmente, hoy por hoy las concesionarias trabajamos con una rentabilidad muy baja por la caída de las ventas luego del conflicto con el campo, en algunos casos al 50 por ciento de lo que estábamos trabajando hace seis meses?.
Consideró que lo ideal es que ?se pongan de acuerdo, dejar trabajar a la gente, es que dejen producir a las empresas porque realmente para nosotros se avecina un mes de octubre muy malo en cuanto a ventas?.
Sin poder brindar los servicios habituales, Arditi dijo que ?podríamos darle la libertad a los empleados, de venir o no, ya que hay algunos que adhieren y otros que no y vendrían a trabajar pero el tema es que el gremio nos impide abrir las puertas y de repente, si uno abriera  con los empleados que vendrían a trabajar, sufrimos las consecuencias del otro día, te pintan la concesionaria, sufrís consecuencias muy graves?.

?Tememos efectos muy fuertes?

De hecho, ?ahora el predio parece un páramo -siguió diciendo Arditi- porque escondimos todos los autos porque tememos efectos muy fuertes en este tipo de paros. Pensé que eso había pasado, que asistía hoy el derecho a ponerse de acuerdo, pero de ahí a que se genere el deseo de dañar la propiedad privada, una concesionaria que en general tiene en la playa 50 autos entre nuevos y usados pero hoy tuvimos que guardar todo?.
Se mostró muy preocupado y dijo que es la primera vez que ve, en muchos años, lo que sucedió el otro día. ?Hace muchos años que estoy en esto. A Tandil le entraron las balas como a cualquier ciudad del país en la caída de las ventas. Ojalá que se pongan de acuerdo. No es lo mismo haber negociado esta paritaria hace ocho meses o negociarla después del conflicto del campo. Las ventas han caído a la mitad pero de todos modos vamos a acatar los acuerdos de Smata y Acara, siempre estamos pensando el bien de los empleados pero tenemos miedo porque no hemos visto en otros gremios los desbordes que hemos sufrido nosotros?.
Finalizó diciendo que ?lamentablemente, estoy convencido que el mes próximo las empresas entran en quebranto ya que no hemos podido trabajar bien, sin poder brindar completamente los servicios, como corresponde y si bien no digo que los convenios no han quedado atrasados, no estamos en épocas de bonanza, no es hoy la misma Argentina de hace ocho meses atrás y nos tendremos que ajustar todos?.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario