Vecina de Quintana al 2500, desesperada por el segundo robo que sufre en su casa

El escenario era desolador. Ropa, elementos varios, cajones abiertos, desorden en la cocina y en las habitaciones. Ella simplemente llorando, preocupada porque contó que tuvo que reducir su horario laboral por no dejar tantas horas sola a su pequeña hija y así y todo, con “la poca plata que tengo”, fue víctima del delito una vez más.
“Por segunda vez me entran a robar a mi casa, gente que no tiene nada que hacer, siento impotencia de llegar y que te manoseen tus cosas, te las toquen y la bronca de llegar y ver todo revuelto”, expresó Guzmán.
Recordó que la primera vez fue en septiembre, también cuando ella estaba ausente de su vivienda. “Me entraron por la ventana del frente y el sólo hecho de llegar y encontrar con todo revuelto…En sí, esa vez no llevaron nada pero encontrar los juguetes de mi hija todos tirados, eso te da mucha impotencia porque uno lo poco que tiene lo hace trabajando y con el sacrificio de uno, la familia que te ayuda y venir que te saquen lo poco que tenés, te da bronca”, manifestó.
Después de esa oportunidad, contó que tuvo que poner rejas nuevas en el frente de la casa. “Así y todo entraron de nuevo”, se lamentó, en esta oportunidad forzando la puerta lateral. Ocurrió cuando ella se encontraba visitando a amigos y familiares por la Navidad. Dijo que llegó alrededor de las 18 y estaba todo ordenado. Salió de nuevo y cuando regresó aproximadamente a las 20, “ya estaba todo revuelto”.

“Estoy cansada”
 
A la espera de los peritos, habiendo dado aviso a la policía que se hizo presente en el lugar, la vecina aún conmovida recibió a familiares y amigos que se acercaron a su casa para contenerla.
“La maldad que hicieron ahora, patearon las puertas, las ventanas”, describió, al tiempo que relató que “en el barrio viven robando”.
Esta vez, “me revolvieron todo, suerte que no estaba”, dijo, pero admitió que “ya estoy cansada”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario