Ante la posible llegada de Uber al interior, remiseros y taxistas no creen que el sistema funcione aquí

Un proyecto de ley busca regular las plataformas de transporte y extenderlas al interior de la provincia. Ante el vacío legal, apuntan a que se contemplen los derechos de taxistas, remiseros y conductores independientes para lograr igualdad de condiciones y evitar conflictos. Desde Tandil las posturas son encontradas, pero ambos gremios coinciden en que Uber no es para esta ciudad.

El Eco

Presentaron un proyecto para habilitar Uber en la provincia de Buenos Aires. El sistema de traslado particular de pasajeros, que ya ha generado mucha polémica en la Capital Federal, podría llegar al interior. La propuesta surgió del diputado provincial por Cambiemos, Guillermo Castello, quien presentó un proyecto de ley esta semana con la intención de que todas las plataformas electrónicas, que son empresas de redes de transporte, oficien de intermediarios entre el chofer y el pasajero.

El diputado contó que están atentos a la gran demanda que surge de muchos ciudadanos, a quienes hay que darles una respuesta legislativa que al momento no tienen. “Estamos viendo que hay un vacío legal, pese a que esto está permitido por la Constitución Nacional y el Código Civil y Comercial”, contó Castello en conversación con el programa “Buenas y santas” (Tandil FM 104.1 de El Eco Multimedios), sumando a que últimamente ha habido autoridades que pretenden prohibir esta dinámica, mientras que desde otros distritos la avalaron y quieren replicarla. Ante la carencia de regulación, la propuesta apunta a establecer ciertas pautas de funcionamiento para que no persistan los problemas de controversias judiciales y extrajudiciales.

“Hay jueces que un día fallan de una forma y al siguiente, de otra”, demostrando la confusión que se les presenta al momento de afrontar esta temática de las nuevas tecnologías.

Se ha visto a choferes de taxis o remises quemando autos de conductores de Uber, por ejemplo, en casos de violencia extrema que el legislador busca regular a través de su proyecto con una “ley precisa que contemple las necesidades y derechos de cada uno”.

Entonces, la propuesta presentada exige a los nuevos conductores que saquen licencia profesional, presenten certificado de antecedentes penales, que se inscriban en el monotributo de acuerdo a la categoría que les corresponda, que el vehículo tenga la Verificación Técnica Vehicular (VTV) al día y seguro de transporte contra terceros, entre otra gama de cuestiones relacionadas a la legislación que rige para taxistas y remiseros.

 

Igualdad de condiciones

 

El planteo abarca a Uber, como a otra decena de sistemas similares que funcionan en el mundo. Estas firmas lo que hacen es proveer la plataforma tecnológica para que se conecten las dos partes y cobran un porcentaje por esa prestación.

Cabe destacar que Uber, desde su desembarco a la Capital hace dos años, ya cuenta con alrededor de 35 mil conductores en la ciudad, mientras que hay cerca de dos millones de usuarios registrados, contando también a aquellos que al menos han bajado la aplicación a sus teléfonos móviles.

Aparentemente, por el momento, quienes trabajan a través de este método no tributan, estando en una situación de informalidad. Sin embargo, el diputado dijo que, según sus conocimientos, en Buenos Aires la firma les pide a los conductores que se inscriben al sistema que contribuyan. De todas maneras, desconoce si hay un control que sea realmente efectivo, porque se paga en dinero “virtual”, ya que se abona con tarjetas de débito o crédito.

“La gracia de Uber es que todo movimiento económico queda registrado, como también las retenciones de impuestos, pero como está semi prohibido en la Capital, se tienen que hacer pagos en efectivo”, reveló.

Por eso, el proyecto también buscar amparar esta cuestión, con pautas muy claras para que empiecen a tributar y se pongan en las mismas condiciones que los taxis y remises, de manera que se genere una competencia “realmente leal”.

Para Castello, la peor situación es la que se está dando actualmente, ya que al no haber ley, cada uno piensa que puede hacer justicia por mano propia. Sin embargo, desde su planteo también busca darle la posibilidad a los taxistas y remiseros para que se asocien a este tipo de plataformas, que dentro de sus beneficios está la gran seguridad que aportan. “El usuario, además de pagar menos, sabe de antemano el costo del viaje, la identidad del chofer y del auto”, explicó, creyendo que se trata de una oportunidad que no habría que desechar.

Actualmente, los choferes tradicionales pueden tomar pasajeros de la calle o en las paradas, mientras que los adherentes a la aplicación tecnológica no cuentan con esta posibilidad porque les está prohibido.

 

¿Qué pasaría en Tandil?

 

Como ocurre en Buenos Aires, las posturas son diversas en caso de que sistemas tipo Uber arriben a esta localidad, sin embargo la mayoría coincide en que no funcionaría aquí.

Algunos lo ven con preocupación porque podría generar conflicto, mientras que otros creen que no perjudicaría a su desempeño habitual; en tanto que un tercer punto de vista advierte que estas plataformas no funcionarían en la ciudad.

Si bien hace un tiempo que la actividad ha recobrado dinámica, para Juan Antonio Alderete no hay mucho trabajo y “si viene alguien más, sería dividir lo poco que hay”. Hace 30 años que maneja un taxi y hace 20 que trabaja en la parada de Rodríguez y San Martín, y sostuvo que no cree en la posibilidad de igualdad de condiciones.

“Desde Uber van a trabajar para sí mismos y no nos beneficiaría”, dijo. Además, remarcó que Tandil no es un lugar para este tipo de sistemas por la cantidad de gente y ofertas de transporte. También contó que es un tema que se ha charlado más de una vez entre algunos colegas y muchos de ellos comparten su postura. “Generaría conflicto y nos perjudicaría”, manifestó.

A diferencia, otro conductor de taxi de la parada de 9 de Julio y Pinto resumió que “si se ponen en regla y las exigencias son las mismas, no habría problema”. Destacó que una de las preocupaciones es que los inscriptos en la plataforma no cuentan con seguro contra terceros, siendo de gran importancia para cuando se viaja con pasajeros.

El caso de los remises es distinto. Por ejemplo, Walter Girolami, encargado de Remís Tandil, aseguró que no se verían afectados en lo más mínimo, porque ya cuentan con una vasta clientela que confía en la empresa. “La gente es fiel”, enfatizó. Seguro del servicio que brindan, la calidad de atención y desempeño de los conductores, el encargado además contó que al tener servicio satelital no habría grandes diferencias con este tipo de modalidad tecnológica nueva. De hecho, con respecto a la seguridad que dicen brindar desde Uber por el conocimiento de sus conductores y recorridos, indicó que los usuarios ya conocen a todos los choferes y llaman para pedir por uno u otro porque tienen total confianza. “Hay familias que confían en ellos para enviar a diario a sus hijos al colegio u otros destinos”, resaltó.

“No habría ningún problema, para nada”, dijo contundente Girolami, creyendo que si llegara a implementarse no tendría el éxito de otros lugares.

Multinacional

con obligaciones

Guillermo Castello explicó que este tipo de empresas son denominadas como “redes de transporte”, porque no son propietarios de vehículos ni tienen a cargo gente que trabaje para ellos, sino que ofician de intermediarios, utilizando plataformas tecnológicas.

Uber es la más conocida en el país y, a modo de ejemplo, detalló que es una empresa de servicios que está constituida en la Argentina, inscripta en AFIP y cuenta con su número de CUIT por el cual paga impuestos. Sin embargo, también es cierto que está manejada desde el exterior, pero el Congreso de la Nación hace dos meses estableció que además debe pagar el IVA, excluyendo cualquier posibilidad de evasión fiscal. “No hay ningún motivo para que se les limite la operación en el país”, advirtió el diputado.

Guillermo Castello, diputado Provincial por Cambiemos.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario