Cinco establecimientos educativos debieron suspender las clases por problemas de infraestructura

La Secundaria 15 y la Primaria 22, que comparten edificio, el Jardín de Infantes 912 y la Técnica 4 suspendieron las clases por problemas de gas. A raíz del temporal, la Secundaria 2 no tuvo actividad ayer por inconvenientes en el techo. Representantes del FUDB en Tandil siguen reclamando respuestas ante la compleja situación que atraviesa la educación pública.

El Eco

Tras la convocante marcha que encabezó la comunidad educativa el pasado viernes en repudio a la tragedia de la escuela de Moreno, representantes del Frente de Unidad Docente Bonaerense -FUDB- en Tandil se reunieron con directivos de distintas instituciones educativas por la preocupante situación que atraviesan en materia de infraestructura las escuelas públicas de la ciudad.

Muestra de ello fue la decisión que se tomó esta semana en las escuelas Secundaria 15 y Primaria 22, que comparten edificio, el Jardín de Infantes 912 y la Técnica 4, de suspender las clases por problemas en la instalación de gas.

Ayer se sumó también la Secundaria 2, que tampoco tuvo actividad por inconvenientes en el techo, a raíz de las fuertes ráfagas de viento que persistieron durante toda la jornada.

Frente a ello, los representantes de los gremios que conforman el FUDB en Tandil insisten en la necesidad de abrir un espacio de diálogo con las autoridades escolares, como así también municipales, en pos de delinear acciones conjuntas y definir soluciones concretas que garanticen seguridad en los establecimientos educativos.

Así lo manifestó el secretario general de la seccional local de Suteba, Hugo González, en diálogo con El Eco de Tandil.

Según los relevamientos con los que cuentan, precisó que este lunes entre 150 y 160 escuelas en la provincia de Buenos Aires suspendieron las clases por problemas en la instalación de gas y, este miércoles, 786 no tuvieron actividad por distintos inconvenientes edilicios.

En el plano local, detalló que hasta ayer cinco instituciones educativas de la ciudad debieron tomar la misma decisión. “Las escuelas Secundaria 15 y Primaria 22, que comparten edificio, y el Jardín de Infantes 912, suspendieron las clases por pérdida de gas. Fue Camuzzi, así que hasta el viernes (por hoy) estarán sin actividad. Retiraron calefactores y tiene que volver Camuzzi a hacer la inspección para ver si están en condiciones. Por otro lado, la Secundaria 2 tuvo un problema con el techo y la Técnica 4 también está cambiando los artefactos de gas”, precisó González.

Las acciones en marcha

Frente a esta compleja situación, detalló que desde el FUDB en Tandil están a la espera de ser convocados a una reunión de la Unidad Educativa de Gestión Distrital –UEGD- para poder plantear la problemática y volver a exigir soluciones.

“Cuando terminamos la marcha, la jefa distrital de Educación se comprometió a convocarnos y todavía no lo hizo, así que estamos esperando que lo haga. Por otro lado, hoy (por ayer jueves) armaremos varias notas para presentar en el Ministerio de Trabajo”, precisó el dirigente de Suteba en Tandil.

Paralelamente, contó que este martes mantuvieron una reunión con directores y delegados, con quienes realizaron un “importante” diagnóstico de la situación del distrito y conversaron sobre la normativa que los asiste para la suspensión de clases, que era uno de los puntos en los que observaban “presión” por parte de las autoridades educativas de mantener las escuelas abiertas “a lo que dé”.

Por ello, dijo que estuvieron “explicando este punto y asesorándolos sobre el marco regulatorio y administrativo que tenemos para que el directivo, en función de una evaluación, pueda suspender las actividades. Esto está pautado, hay un protocolo y el directivo tiene la facultad de hacerlo. Estuvimos analizándolo para que se sientan acompañados y sepan que estamos abordando el tema colectivamente”.

Fondo Educativo

Por otro lado, contó que también estuvieron analizando el acta acuerdo firmado por la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia, el Municipio y el Consejo Escolar, para el desarrollo de las intervenciones en la infraestructura escolar durante el corriente año.

“Estamos analizando las obras y viendo los planteos que haremos al Municipio respecto al Fondo de Financiamiento Educativo. Además, volveremos a pedir la apertura de una mesa para que podamos participar todos los actores para encarar la problemática y analizarla. Estamos en una situación muy compleja, sin fondos por parte de la Provincia y con una política totalmente vacía en materia de infraestructura”, enfatizó.

Lo cierto es que, desde la órbita gremial, ya hace tiempo que se viene reclamando la apertura de un espacio de diálogo con la idea de trabajar en conjunto frente a la compleja realidad que vive la educación pública, en este caso particularmente en lo referido al estado de los edificios.

Sin embargo, hasta el momento no se ha logrado una respuesta favorable y González consideró que esto se debe a que las autoridades “no han interpretado bien las características que tiene el Fondo”, sumado a “la falta de voluntad política” de atender el tema.

Recordó que “cuando arrancamos la discusión, lo primero que nos dijeron fue que el Fondo era para el Municipio porque le habían sacado otra cosa. Nos dieron una explicación técnica, que sabemos que no era así, y que no estaba muy regulado por el Tribunal de Cuentas de la Provincia. Ahora, cuando empezaron las regulaciones correspondientes, quedó más claro que ese dinero es plata `marcada´, por decirlo de alguna manera, para educación”.

Sostuvo además que “no hay voluntad política de abrir el juego a discutir y que participemos todos los actores. Lo hemos pedido nosotros, se presentó una ordenanza desde el Frente para la Victoria, y no hemos tenido respuestas. Se avanzó un poco a través del Consejo Escolar con la creación de la Unidad Ejecutora, pero eso no cubre la necesidad real que tenemos”.

Un debate más amplio

Finalmente, el dirigente de Suteba en Tandil precisó que “del Fondo, lo acumulado de lo que va de enero a julio está en 38 millones de pesos y el 2017 terminó en 68 millones, de los cuales no sabemos tampoco cómo se ejecutaron. Sabemos de la subejecución de dos años atrás, de 23 millones de pesos que se pusieron en un plazo fijo, y otros 22 millones que habían sobrado de otro año, es decir, sobraban y tenemos las escuelas rotas”.

Por lo tanto, dijo que “no se entiende y por eso decimos que tenemos que participar de un debate más amplio. Tenemos esos fondos y no sabemos cómo se han ejecutado”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario