Desde UTA local indicaron que falta ubicar a más de treinta empleados de lo que era Río Paraná

Gustavo Morales indicó sobre la licencia otorgada que “una vez que la empresa empieza a realizar los servicios, dudo que vaya a salir a licitación como dicen”.

El Eco

Después de mucha incertidumbre sobre qué iba a pasar con la empresa tandilense Río Paraná, la inhibición de la firma por parte de la Subsecretaría de Transporte y al mismo tiempo la entrega de las rutas a Expreso Iguazú, genera aún incógnitas en buena parte de los trabajadores.

Si bien recibieron la notificación que seguirán sosteniendo su trabajo, aún falta ubicar a más de treinta empleados entre personal de taller, administración y algunos choferes.

El delegado regional de la Unión de Tranviarios Automotor (UTA) a nivel local, Gustavo Morales, se refirió al tema en el programa “Dulce o amargo” (104.1 Tandil FM), señalando que “las cosas están a medias, si bien hay tranquilidad por un lado debido a que el personal de Río Paraná fue absorbido por la nueva empresa, esta acción se está desarrollando paulatinamente al igual que con las líneas, y todavía tenemos que esperar para que todos los empleados tengan su nuevo puesto”.

Agregó que “la semana pasada me pidieron cuarenta choferes y mandamos cuarenta y dos, quienes participaron de una charla y ya empezaron a estar operativos. Quedan alrededor de treinta, que en la noche del pasado martes se embarcaron hacia Buenos Aires, para participar de la charla técnica y donde le entregaron los uniformes. Los que quedarían son los de administración y taller, que aún no sabemos donde los reubicarán. Para esto todavía deben esperar una semana más”.

De acuerdo a la palabra del gremialista, la continuidad laboral está garantizada más allá de la licencia otorgada por 180 días. “Una vez que la empresa empieza a realizar los servicios, dudo que vaya a salir a licitación como dicen. Estimamos que va a seguir siendo la misma empresa la que siga adelante, porque generalmente en todos los casos sucede así”.

Antigüedad

Hay muchos empleados que acumulan muchos años trabajando en lo que era Río Paraná y el cambió de empresa les generó alguna incertidumbre. Sin embargo Morales dijo que “a los trabajadores se les reconocerá la antigüedad, lo que genera un alivio para ellos, ya que no tendrán que empezar de cero con sus aportes. Si bien no tenemos conocimiento de que esto se haya firmado en el Ministerio de Trabajo, pero la continuidad laboral está garantizada, y la antigüedad se le reconocerá a la totalidad de los empleados que están en relación de dependencia”.

También se refirió a otros empleados al decir que “lamentablemente hay muchos que ofrecían su labor de manera tercerizada y ellos se quedan sin trabajo. Como es el caso de los chicos de la terminal, a los que les dije que estaban a comisión, como pasa en todas las ventanillas y lamentablemente como Vía Bariloche ya contaba con oficina de venta acá se prescinde de su servicio”.

Servicio

Detalló que “sabíamos que en Río Paraná habíamos caído en un embudo, la situación fue arrastrando a todas las que son empresas provinciales y Río Paraná no fue la excepción, como no lo es El Rápido o El Ultimo Querandí. Son empresas que tienden a desaparecer si esto sigue así”.

En cuanto al servicio expresó que “uno ve las redes sociales y hoy hay queja de todos lados, porque hay servicios que no se están haciendo. Hay que darle tiempo a que empiece a girar la rueda, ya que es gente que no conocía los servicios. Empezaron a hacer el trayecto La Plata – Bahía Blanca, Necochea – La Plata, siendo éstos los circuitos más rentables en este momento”.

Inhibición

Sobre lo resuelto por el Ministerio de Transporte aseguró que “nos llamó la atención la manera en que se desencadenaron los hechos, porque sabíamos de las charlas, de las negociaciones, esperamos hasta último momento y al otro día se resolvió otra cosa”.

“En lo personal digo que pudo haber habido alguna negociación por atrás, pero no soy quien para afirmarlo. Es algo que sucede a menudo y normalmente en empresas de esta magnitud, pero nos tenemos que mantener al margen de esto, enfocándose en que se garanticen los puestos de trabajo, tal como se comprometieron.”

Sobre qué pasa en general con el transporte de pasajeros afirmó que “cuando se hacen los estudios de costos son muy fríos, una pequeña referencia es que hoy viajar por la línea que lo hacía Río Paraná sale 180 pesos más y hace una semana que lo empezaron a realizar, eso fue lo que me comentaron los choferes”.

En cuanto a si los precios estaban bajos en relación a otras empresas se encareció la tasa, señaló que “el servicio nuestro estaba bajo”.

Gremio

Al ser consultado sobre su relación con el Sindicato de la Unión Tranviaria Automotor especificó que “lo dije en medio del conflicto, si me tenía que ir de donde estoy y eso permitía la solución del problema iba a estar encantando de la vida. Pero no pasa por eso, UTA es un gremio orgánico y me tengo que apegar a lo que digan más allá que en una mesa chica pueda llegar a tener discusiones y desavenencias. Eso lo hablamos con el secretario general y respondemos a él. No podemos hacer otra cosa como tampoco puede la seccional. Estas fueron órdenes directas del secretariado nacional a la seccional y de ellos hacia mí. Más allá de las diferencias, vamos por el mismo camino que es mantener la fuente de trabajo de mis compañeros, porque yo también pertenezco a Río Paraná hace 30 años y la verdad en lo personal estoy dolido por eso”.

Por último manifestó que “de todas maneras me falta muy poco para jubilarme, por lo que no tendría ningún reparo en retirarme si me lo piden. Ya lo hemos hablado y me pidieron que me quedara un año más, pero si pudiera presentar los papeles para jubilarme me voy antes”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario