El Ejecutivo buscará sostener el SUMO e incorporar la SUBE para ajustarse a las condiciones de Nación

El Eco

La decisión del Gobierno nacional de implementar el sistema SUBE para garantizar el pago de subsidios a las empresas del sector colisionó con el esquema local, donde se utiliza una herramienta similar a partir de una licitación que ganó la empresa Eycon para el desarrollo del Sistema Unico de Movilidad Ordenada (SUMO) que incorporó el estacionamiento medido, el transporte urbano y las bicicletas públicas (aún sin concretar).

Por el momento se presentan dos alternativas claras. Incorporar el sistema nacional de forma total, dando de baja los equipos con que cuentan las unidades del transporte urbano de pasajeros; o sostener el esquema actual desarrollado por Eycon, sumando los dispositivos de Nación Servicios para certificar la asignación de los montos destinados a subvencionar el combustible.

Los plazos establecidos corren y el Gobierno local deberá tomar una decisión, con la premisa de la homologación como objetivo. “No somos los únicos con sistema propio, también está Rosario, Mendoza y otras ciudades con la misma característica y que también estarán alcanzadas por la misma normativa”, expresó Oscar Teruggi en referencia al escenario que se avecina y frente al cual Tandil no se encuentra en soledad.

El objetivo
de máxima

Como se dijo, el objetivo de máxima del Ejecutivo es poder homologar el SUMO con la SUBE para que se pueda sostener el sistema local e incorporar todos los beneficios de tipo social que contempla la estructura nacional.

El otro punto se respalda en la modalidad implementada desde hace un tiempo, que reemplaza la confección manual de las planillas con los kilómetros recorridos por la información que aportan los dispositivos instalados en las unidades.

Esos datos son remitidos a la CNRT (Comisión Nacional de Regulación del Transporte), organismo encargado de definir los subsidios al combustible que se aporta al sistema.

“Ya que cumplimos con determinadas características y tenemos un sistema propio pedimos que abonen los subsidios y nosotros mantenemos el SUMO”, remarcó el secretario de Gobierno en relación al planteo original que defienden desde la administración de Miguel Lunghi.

En ese marco, la primera reunión mantenida en enero con autoridades nacionales permitió obtener certezas en cuanto al escenario que se avecina. Si bien ratificaron que “no están dispuestos a homologar los dos sistemas” se conocieron los plazos con que se cuenta para tomar una determinación.

En efecto “antes de noviembre de este año deberíamos definir si nos incorporamos a la SUBE y el SUMO deja de tener validez para el transporte público” y continúa vigente para el estacionamiento. Así, Transporte aportaría todos los elementos necesarios, por lo que “no tendría costo para el Municipio”.

En caso de avanzar en este sentido el Municipio quedaría incorporado en un cronograma de implementación del sistema nacional que se haría efectivo el último trimestre de 2019. Ese plazo le permite al Gobierno cumplir con el contrato de adjudicación que rubricó con Eycon para el desarrollo del SUMO, que vence en noviembre del próximo año. “No entraríamos en incumplimiento de contrato con la empresa”, resaltó el funcionario, ya que, de lo contrario, afrontarían un perjuicio económico por rescindir lo acordado.

Segunda opción

Por otro lado, la segunda alternativa apuntaría a sostener el sistema SUMO, que oportunamente implicó un importante desembolso de recursos por parte del Municipio, incorporando los GPS de Nación Servicios, el requisito que tiene por objetivo la obtención del reporte de los kilómetros recorridos para la liquidación de los subsidios.

Esta opción limitaría el acceso de los usuarios de Tandil a los beneficios con que cuenta el sistema nacional pero “nos permitiría seguir con SUMO”, rescató Teruggi.

En ese caso se podría renovar el contrato con Eycon o con otra firma que brinde el mismo servicio.

Un sistema que
“funciona bien”

Entonces “ya que tenemos un sistema en funcionamiento al igual que otras ciudades, probado, que funciona, que nos den la posibilidad de que convivan los dos sistemas”, reclamó el secretario de Gobierno.

“Se logró estandarizar el sistema, funciona bien y la gente lo ha adoptado muy bien”, defendió para justificar que “hay una serie de avances que tendrían que tenerse en cuenta”.

El secretario de Gobierno remarcó que “tranquilamente” podrían convivir ambos sistemas en la ciudad pero la Nación pretende establecer un sistema único para transporte público, incluso en los peajes en el área metropolitana de Buenos Aires, y defendió que “no vamos en sentido contrario”, por lo que estimó que las conversaciones deberían apuntan a hallar un punto medio entre las dos pretensiones.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario