En el lugar del trágico accidente, pintaron una estrella amarilla en memoria de Santiago Mayer

Familiares, amigos e integrantes de Estrellas Amarillas Tandil se reunieron ayer en avenida Machado y Montiel para recordar al joven de 23 años que perdió la vida producto de las graves heridas sufridas en un accidente vial ocurrido el pasado 13 de mayo.

El Eco

Familiares, amigos e integrantes de Estrellas Amarillas Tandil se congregaron ayer a las 9 en la esquina de la avenida Machado y Montiel para pintar una estrella en memoria de Santiago Mayer, el joven de 23 años que falleció producto de las graves heridas que sufrió en un accidente vial.

El fatal suceso ocurrió el pasado 13 de mayo, cerca de las 20.30. Mayer circulaba a bordo de una motocicleta Rowser, patente KYC189, por Machado en dirección a Balbín cuando chocó violentamente contra un automóvil Ford K, patente MMD413, conducido por Sonia Sosa, que lo hacía en dirección contraria y doblaba hacia la izquierda por Montiel.

El joven fue trasladado por el SAME al nosocomio municipal, donde tras su revisión se detectó que sufrió un fuerte traumatismo que derivó, horas más tarde, en su fallecimiento.

A casi dos meses de aquella trágica noche, su padre, Héctor Mayer, dialogó con El Eco de Tandil y manifestó que “uno nunca piensa lo que va a pasar, pero ahora hay que ponerse las pilas para empezar a cambiar las cosas de alguna forma”.

En la oportunidad, también acompañaron a familiares y amigos de Santiago el secretario de Protección Ciudadana, Atilio Della Maggiora; el subsecretario David Tifner; y Florencia Benavente, integrante del área.

Uno de los integrantes de Estrellas Amarillas, Hernán Mansilla, quien perdió a su hermano Leandro en un choque rutero, explicó el sentido de ser de la organización, que tiene como misión pintar una estrella en aquellos lugares donde ocurrió un siniestro vial, que ocasionó la pérdida de una o varias vidas, para visibilizar la problemática y así concientizar a los conductores y peatones que pasen por allí, promoviendo la educación y la prevención vial.

“En Estrellas Amarillas somos todos familiares de alguna víctima de siniestros viales. En buena medida, esos accidentes podrían haber sido evitables. Las principales causas de los fallecimientos son las faltas de respeto a las normas de seguridad vial. Por eso, un poco, nuestra función es tratar de llegar a la sociedad, tratando de cambiar las conductas y respetar al otro porque Santiago podría haber sido cualquiera. Y lamentablemente esto pasa todos los días. En la Argentina más de veinte personas pierden la vida en accidentes de tránsito”, afirmó.

Manifestó que “el principal cambio tiene que estar en la sociedad. Si bien el Estado tiene que tomar medidas para mitigar esto, tener un mayor control e implementar distintas políticas para reducir la cantidad de muertos y lesionados en siniestros viales, aspiramos a que en todos nosotros esté el cambio desde lo que se puede hacer. En la familia, hablando con los chicos, con amigos, tratando de concientizar”.

“Tiene que existir un cambio”

Mansilla consideró que “tiene que existir un cambio, en otros países se ha logrado con distintas políticas, principalmente con la concientización. Los invitamos entonces a que podamos tratar de hacer visible todo lo que está pasando. Creo que la sociedad en parte se ha acostumbrado a que todos los días, en todo el país, haya pérdidas humanas”.

En ese sentido, planteó que “si las muertes viales fueran por inseguridad a mano armada, por ejemplo, creo que habría marchas todos los días y la sociedad estaría indignada. Sin embargo, las muertes viales están latentes, ocultas en parte y lamentablemente nada cambia y se pueden cambiar las cosas porque en otros países se ha logrado”.

Finalmente, expresó que “en la memoria de Santiago y de cada familiar que hemos perdido, luchemos por eso y que no sea una muerte en vano. La estrella, además de recordar a Santiago, sirve para que cada vecino de Tandil pase por acá y así no lo haya conocido a él, preste atención y diga: `fue Santiago, pero podría haber sido cualquiera´”.

Las palabras del padre

Por su parte, Héctor Mayer admitió que “uno nunca piensa lo que va a pasar, pero ahora hay que ponerse las pilas para empezar a cambiar las cosas de alguna forma. Hoy es la estrella de mi hijo y dentro de todo estoy un poco tranquilo porque sé que él había tomado conciencia de cómo son las cosas”.

Sobre la causa judicial sobre el siniestro, dijo que en este momento es lo que menos le interesa. “Sé que se podría haber evitado porque si vos llegás a una esquina y querés doblar, tenés que frenar. Y sabés, si viene alguien de frente, que tiene prioridad de paso. Lamentablemente hay muchas cosas que cambiar. En esta esquina, por ejemplo, según la ley, no se puede doblar a la izquierda. Sin embargo, el cartel dice: ‘no doblar en U’. Entonces, te habilita a doblar a la izquierda. Son cosas discutibles, pero eso no va a cambiar ni hoy ni mañana ni pasado”, lamentó.

Deseó que “esta estrella ayude a pensar a los conductores” y reconoció que “a la persona que le pasó esto (en referencia a la conductora del automóvil) no salió de su casa pensando: `voy a matar una persona´”. Contó que la mujer “no se comunicó con nosotros, pero no importa. Lo hecho, hecho está”.

Por último, Mayer agradeció el apoyo que recibió del personal del Hospital Municipal “Ramón Santamarina”, con quienes él trabaja, en este momento tan doloroso. “Gracias a Dios se portaron muy bien conmigo, en todo momento me brindaron su apoyo. No puedo decir nada porque mis compañeros y mis jefes me están ayudando en todo”, valoró.

El acompañamiento del Municipio

Por su parte, Florencia Benavente afirmó que “estos momentos son principalmente para acompañar a quienes integran Estrellas Amarillas, que hacen una labor muy loable que es para destacar. Son los que gestionan, presentan notas y se encargan de pintar las estrellas junto con la gente de Servicios”.

Desde la Secretaría de Protección Ciudadana, dijo que simplemente acompañan con su presencia. “No podemos hacer más que eso”, reconoció, y expresó que “son momentos de dolor, donde hay que respetar el duelo de cada uno que, en la mayoría de los casos, son eternos porque estas cosas no pasan de un día para el otro. Lamentablemente son pérdidas irreparables que el tiempo no cura tampoco y en este momento estamos presentes, como tratamos de hacer en algunas estrellas. Más allá de las labores que realizamos desde la parte preventiva y de concientización, ahora lo importante es acompañar”.

Benavente volvió a reconocer luego “el trabajo inmenso que hacen las familias de Estrellas Amarillas. La familia Mansilla siempre se pone esto al hombro y son ellos también los que nos empujan para seguir gestionando acciones de prevención y concientización en las escuelas y en todos los ámbitos en general. Es deber del Municipio seguir concientizando”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario