Estudiantes levantaron la toma tras el compromiso del Municipio de garantizar la conclusión del edificio

Cansados de las excesivas dilaciones para la finalización de la obra, padres y alumnos de la Escuela Polivalente de Arte se acercaron a la Municipalidad para exigir respuestas. Rubricaron el compromiso de que un inspector de infraestructura provincial controle los avances de la construcción periódicamente y el Municipio se haría cargo de terminarla frente a una eventual rescisión del contrato actual.

Alumnos y padres de la Escuela Polivalente se movilizaron hasta el Palacio Municipal para exigir garantías ante futuros incumplimientos en la terminación de la sede.

Rody Becchi

Durante la mañana de ayer la Municipalidad vio alterado su normal funcionamiento por la presencia de al menos unos 60 integrantes de la comunidad educativa de la Escuela Polivalente de Arte que se acercaron al lugar para buscar soluciones políticas a la falta de certezas de comienzo de la obra para finalizar el establecimiento de 4 de Abril y Sarmiento.

Pasadas las 9.45 se desarrolló, en la Sala 15 de Junio, una tensa reunión entre miembros de la comunidad educativa de Polivalente y concejales de las diferentes fuerzas políticas.

De la reunión participaron los ediles de UCR Cambiemos Alejo Alguacil, Melisa Greco y José Luis Labaroni, de Unidad Ciudadana María Eugenia Poumé, Ariel Risso y Rogelio Iparraguirre, Facundo Llano por el Bloque Justicialista y Nilda Fernández por Integrar.

El objetivo de los manifestantes era entregar un petitorio a los concejales para que se tratara en el recinto, sobre un pedido para que el Municipio sea garante de que la obra de Polivalente se desarrolle y se termine. Los alumnos explicaron el panorama que están viviendo desde hace unos días con el establecimiento tomado y luego los padres se sumaron al reclamo.

La voz del oficialismo estuvo a cargo del concejal Alguacil, que dijo que “la decisión es acompañar el reclamo de la finalización de la obra. Este Ejecutivo ha realizado varias gestiones para poder encauzar el tema y nos parece prudente no deslindar las responsabilidades. Este gobierno local ha tenido un uso eficiente de los recursos para la infraestructura”.

En ese momento se produjo un tenso cruce cuando el concejal de Unidad Ciudadana, Rogelio Iparraguirre, cuestionó el manejo que viene demostrando el Ejecutivo desde hace cuatro años a la fecha del Fondo Educativo, que es “ineficiente e inefectivo”, y contrastó que el dinero se encuentra en un plazo fijo generando intereses frente a la necesidad de las obras actuales.

El cierre de la reunión estuvo a cargo de la concejal María Eugenia Poumé que leyó el petitorio entregado para el debate en el recinto del Concejo Deliberante. Básicamente, la comunidad educativa manifestó su preocupación por la situación de público conocimiento de demora en la obra del establecimiento y reclamó la intervención del cuerpo legislativo para garantizar el normal comienzo del ciclo lectivo 2019 en su sede.

Compromiso asumido

Luego de la reunión con los concejales, los representantes de Polivalente mantuvieron una reunión privada con el intendente Miguel Lunghi, el jefe de gabinete Julio  Elichiribehety y consejeros escolares.

Finalizado el encuentro, que se extendió por una hora, los participantes resaltaron que acordaron firmar un acta acuerdo donde el Municipio se comprometió, en caso de que la obra se vuelva a paralizar antes de llegar a su fin, a dar de baja el contrato de licitación suscripto entre la empresa Tarnousky y la Provincia para llamar a una nueva licitación, en este caso municipal, y enfrentar la obra con dinero del Fondo Educativo.

El Gobierno comunal planteó la imposibilidad técnica de usar ahora el dinero del Fondo Educativo para garantizar la continuidad de la obra, porque no puede asumir la cancelación de los pagos a una empresa que no está contratada por el Municipio.

“La toma sirvió para presionar”

En diálogo con El Eco de Tandil Manuela Rabitti, secretaria del Centro de Estudiantes, relató que si bien no consiguieron lo que reclamaban en el petitorio, “es un logro porque somos realistas, y esperamos que esta vez no se pare”.

La adolescente indicó que frente a las numerosas cancelaciones que se produjeron en los 27 años que lleva el proyecto de la sede propia de la institución, es necesario el compromiso asumido por el Ejecutivo local para asegurar la concreción del edificio.

“Es un poco cómico que a Alustiza lo hayan puesto como inspector hace dos días, él manifestó buena predisposición para con nosotros y eso habla de la toma, porque sirvió para presionar y tuvieron que poner a alguien”, sentenció.

Dentro del acta acuerdo que se rubricó entre las partes, el arquitecto José Antonio Alustiza, inspector regional de la Dirección Provincial de Infraestructura, se comprometió a confeccionar el certificado de obra cada 30 días, previa inspección del lugar, y elevarlo a la Provincia para controlar el cumplimiento del contrato por parte de la empresa. De este modo, se garantiza que el Estado bonaerense funcione como contralor de la obra.

Manuela Rabitti agregó que con la expedición de los certificados de obra, el Gobierno de la Provincia librará los pagos correspondientes, y confirmó que el profesional de la DPI se comprometió a informarle a la totalidad del alumnado las progresiones de los trabajos, para generar una periodicidad y transparencia en todo lo atinente a la finalización del edificio.

Con respecto a la dilación de la reactivación de las tareas, la estudiante expuso que el intendente Miguel Lunghi les dijo en la reunión que se comunicó con el titular de la cartera de educación bonaerense, Gabriel Sánchez Zinny, quien aseguró que faltaban papeles para que la empresa Tarnousky SA, adjudicataria de la obra, retomara los trabajos en tiempo y forma.

“Es la misma excusa que pusieron siempre. Desde el desconocimiento lo digo, por ahí realmente fue así, pero siempre la culpa es de la empresa”, concluyó la representante del estudiantado.

Posteriormente, los alumnos y sus padres se dirigieron, junto a Alustiza, al establecimiento -donde continuaba la toma- para efectuar una recorrida y dialogar sobre el acuerdo y los pasos a seguir en el futuro. Del encuentro también formaron parte el equipo directivo, docentes, consejeros escolares y representantes de los gremios docentes.

La postura del Ejecutivo

Luego del encuentro celebrado entre las autoridades municipales, padres y alumnos en el despacho del Intendente, el jefe de gabinete le informó a El Eco Multimedios que el lunes se reunieron con la subsecretaria provincial de Políticas Docentes y Gestión Territorial, Florencia Castro, y surgió la misma preocupación que los padres fueron a exponer en la jornada de ayer.

“Lo que se dijo en la reunión que mantuvimos hace 35 días era que el martes posterior se reanudaba la obra y no sucedió. Manifestamos la situación, Florencia es de Tandil, no desconoce la realidad local.  Expresamos la necesidad imperiosa de que la obra se retome y un interlocutor que nos permitiera algún grado de credibilidad”, señaló.

El funcionario aseveró que el arquitecto Antonio Alustiza actuará como la referencia de enlace con la Provincia y será el responsable del seguimiento y acompañamiento de la obra. “Para nosotros eso ya es un avance”, dijo.

Elichiribehety volvió a insistir en la imposibilidad de que se afecten partidas presupuestarias del Fondo Educativo para Polivalente y para ejemplificar las dificultades técnicas, ejemplificó que “tenemos dificultades para firmar el contrato de alquiler para el Conservatorio de Música porque hay observaciones consultas del Tribunal de Cuentas y lo tiene que hacer la Provincia, esa es la razón de la demora”.

No obstante, aclaró que es muy difícil que el Estado municipal se  haga cargo del financiamiento, “así estuvieran los recursos”.

“El Municipio podría pensar en eso en el caso de que se rescindiera el contrato, pero tenemos la expectativa de que la obra se termine, nos aseguraron que en marzo empiezan las clases en Polivalente con el edificio terminado”, sostuvo.

El jefe de Gabinete valoró que se concatenó una serie de situaciones en un lapso de 40 días con altísimo impacto y que es muy difícil instalar cierto grado de legitimidad a una comunidad que tuvo tantas frustraciones.

“El Intendente se comprometió a viajar con la comunidad del Polivalente para garantizar las gestiones, si fuera necesario. En 15 días vamos a recorrer con Alustiza y Lunghi la obra, que empezó pero no al ritmo esperado”, indicó.

Expectativas renovadas

La directora del establecimiento, Nancy Mazza, habló con este Diario sobre las alternativas de la situación. Si bien no quiso pronunciarse públicamente sobre la decisión de los alumnos de tomar de forma pacífica las instalaciones de Polivalente, los estudiantes manifestaron que el equipo directivo y algunos docentes estuvieron en contra de la medida de fuerza.

“Ayer estuvimos con uno de los arquitectos de la empresa, hay gente trabajando y más movimiento, analizamos el plano de la obra. Hoy llegó el supervisor de la DPI, Alustiza, para firmar el acta de inicio de obra y esperemos que de alguna manera se reactive todo, de una buena vez”, declaró Mazza.

Su versión de los hechos coincidió con la expuesta por el Municipio y el Consejo Escolar, en cuanto a la falta de documentación y seguros para reiniciar las tareas. “Según nos dijeron, se terminó de completar la documentación la semana pasada y estaría todo listo para empezar”, añadió.

El contrato, que se firmó el pasado 5 de septiembre entre la empresa constructora y la Provincia, establece un término de 120 días a partir de la rúbrica. “Estamos con un mes de atraso, espero que lo puedan recuperar en los tres meses que quedan”, cerró la autoridad de la institución.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario