Ezequiel Morel dijo “nos habían puesto fecha de defunción”

El Eco

La decisión adoptada sobre la inhabilitación de la empresa Río Paraná, fue un golpe muy difícil de digerir para la familia Morel, que está sufriendo las consecuencias de malos manejos administrativos.

Mario Morel, optó desde hace un tiempo por el silencio mientras la negociación está vigente, fue por eso que su hijo Ezequiel, se encargó de atender a los medios periodísticos.

Al ser consultado sobre lo que se había determinado indicó escuetamente que “esta jugada asquerosa nosotros sabíamos que se venía, pero hay que seguir adelante. Hace tres meses que ya nos habían puesto fecha de defunción”.
Explicó que “tratamos de hacer lo máximo posible y la verdad que llegamos bastante lejos peleándola contra todos”.
Sostuvo que “de acuerdo a lo que me dijeron las fuentes laborales están aseguradas, pero a nosotros ni la UTA, ni Transporte nos informó nada”.

Por su parte Lucas Marquinez, quien se desempeña como gerente de la empresa y que en los últimos días fue bastante reticente a informar que era lo que estaba pasando, ayer habló. Contó que “hemos sido notificados de la caducidad de oficio de todas las líneas provinciales. Esos permisos han sido otorgados al grupo Vía Bariloche más precisamente al expreso Tigre-Iguazú, que cumplirá con los recorridos y se hará cargo del 100 por ciento de los empleados de Río Paraná”.

Remarcó que “gente de UTA de Mar del Plata se hizo presente y nos explicó cuáles son los pasos a seguir”.
Cabe remarcar que la reunión llevada a cabo se pudo conocer que 44 choferes ya fueron notificados para ir a buscar las unidades, las que desde la jornada de este jueves se harán cargo del servicio.

Lo que resulta una gran incógnita es lo que sucederá con aquellos que desempeñan funciones en el sector del taller, ya que ayer estaba cerrado y pertenece a Río Paraná.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario