IOMA aseguró que hará un seguimiento especial del caso del tandilense que sufre un linfedema

Acompañamiento Tras el comunicado y los reparos que elevó el vecino, el área de prensa de la obra social comunicó la decisión de las autoridades de realizar un acompañamiento del paciente, ya que se trata de una situación especial. En ese sentido, ratificó que el médico auditor, el coordinador de auditoría y el delegado local asesorarán a Tomes y lo guiarán en el trámite que deberá iniciar para concretar la operación. Como instancia previa al proceso, el afiliado deberá presentar una serie de documentación y estudios para poder someterse a la intervención que incluso podría concretarse en el Hospital Militar Central Cirujano Mayor “Dr. Cosme Argerich”, con cobertura. El caso Walter Marcelo Tomes contó a El Eco de Tandil que surgió la posibilidad de operarse en el Hospital Militar, en Buenos Aires, “pero fui a IOMA, que es la obra social que tengo, y me dijeron que no me pueden ayudar porque tienen un acuerdo con provincia y los médicos solo operan en Capital Federal”, contó. Esperanzado en que podrá operarse, expresó que “con la intervención quirúrgica los médicos me extirparán el linfedema –que pesa 72 kilos- y quedaría la pierna normal, sin esta bolsa”. Sobre el pedido formulado a IOMA para recibir la autorización correspondiente para la operación, dijo que “por ahora no hay ninguna posibilidad”. “Me dijeron que si hago un recurso de amparo tarda entre tres y cuatro meses y el médico me dijo que ya no se puede esperar. Cada día que pasa, la situación se agrava más”, alertó Tomes. En un desesperado pedido, confesó que “no puedo esperar pero no tengo forma de que me operen en lo inmediato porque el dinero no lo tengo. La operación debería ser cuanto antes y en forma particular cuesta 60 mil pesos”. Tomes afirmó que “necesito encontrar una solución urgente porque lo mío es de vida o muerte, ya no puedo estar más así y que el linfedema siga creciendo. Tengo que operarme cuanto antes porque ya no puedo dejar pasar más tiempo”. Precisó que padece el problema médico desde hace una década y que la principal dificultad fue hallar a un equipo de profesionales dispuesto a realizar la intervención. “Es una operación riesgosa pero hay que tener esperanza y fe”, confesó. El mismo pedido hace cuatro años En abril de 2013, por primera vez, Walter Tomes le había contado su historia y su problema a este Diario, en un pedido desesperado para encontrar una solución a su patología. Lamentablemente, cuatro años y medio después, debió llamar nuevamente a esta Redacción en busca de ayuda. Por entonces, relataba que no podía conseguir un centro asistencial que tuviera máquinas especiales para realizarle los estudios que le posibilitaran una futura intervención quirúrgica. ]]>

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario