La CTEP y el Movimiento Evita convirtieron un basural en plaza, a metros del arroyo Langueyú

Un arduo trabajo Por su parte, Laura Sueldo, vecina, integrante de CTEP y del Movimiento Evita, contó que “somos un grupo de mujeres que estábamos en un merendero en el barrio. El espacio cerró, entonces nos trasladamos al galpón de la CTEP, y surgió la idea de poner en valor estos terrenos y darle al barrio un lugar donde tener un espacio recreativo para la familia”. Describió que “acá no había nada, eran todos pastizales, basura, y después de muchos años de trabajo y esfuerzo de este sector de la comunidad, hoy tenemos este resultado. Con el trabajo de todas las compañeras armamos todo este espacio recreativo, pusimos hamacas, juegos, mesas, sillas, trabajamos un grupo de alrededor de treinta personas durante más de un mes, con un gran esfuerzo”. Asimismo, señaló que “vinimos todas las semanas y este es el cierre, invitamos a toda la comunidad, trajimos música, clases de zumba, pelotero, una merienda para todos los que vienen, así que estamos muy contentos con el resultado”. Dueños del espacio Mario Sánchez indicó que “el barrio en sí, tras vivir tantos años de abandono, y en las circunstancias que nos tocó vivir de tener las ratas enfrente de nuestras casas, se puso al hombro esta tarea, y se apropió del lugar. El barrio se siente dueño del espacio, por eso surgió también esta inquietud”. Laura Sueldo enfatizó que es “una transformación de un espacio totalmente abandonado, que daba muy malas condiciones de vida a los vecinos, entonces este esfuerzo es el resultado y es una transformación para el barrio, así que estamos muy felices”. Falta de conciencia Mario Sánchez aseguró que el Municipio “está colaborando, viene, seguramente cuando tiene mucha demanda de trabajo notamos que la presencia se extiende, pero somos conscientes de que a través del Municipio es el vecino el que está aportando para el mantenimiento de este espacio y lo hacemos a través de la cooperativa del arroyo, que tenemos las maquinarias para sostener esto”. En tanto, Laura Sueldo afirmó que si uno se retrotrae a la imagen del arroyo hace 2 ó 3 años, es “increíble el cambio que ha habido desde la desembocadura hasta pasando El Molino. Es un paseo realmente, cuesta mantenerlo, y aparte la tarea se renueva porque cada vez que aumenta el caudal, sale a cielo abierto y aparece toda la basura que se acumula en los sumideros adentro de la ciudad, todo llega a este sector”. web_4loc Y lamentó que en esas circunstancias se ve reflejada la “poca responsabilidad que tenemos con el medioambiente, que es una de las intenciones de la cooperativa que tome conciencia la ciudadanía de lo que provoca con los desechos que tiramos en la vía pública, o en las bocas de tormenta”. “Todo eso impacta, y hay un sector de la sociedad que lo padece, sobre todo los barrios que están alrededor del arroyo. Hay muchas familias viviendo a la vera del arroyo, y son las que padecen día a día esa irresponsabilidad que tenemos como ciudadanos”, cuestionó. A su vez, sostuvo que “vemos que no hay una difusión para la toma de conciencia a través del Ejecutivo, no hay una orientación hacia la comunidad, no hay campañas, no hay nada”. Un sector olvidado Laura Sueldo aseguró que “este sector se ve bastante olvidado, sobre todo cuando hay que cortar el pasto y llega el verano. Vemos sectores donde está muy centralizada la atención del Municipio y a los más periféricos llega todo más lento”. Pero criticó que “nosotros también somos parte de Tandil, no puede ser que tengamos que ir a reclamar, tenemos que estar dentro de la agenda del Municipio. Este es un espacio recuperado por los vecinos, el Movimiento Evita y la cooperativa del arroyo y la CTEP. Esto no tiene que ser nuestra responsabilidad, tiene que ser responsabilidad del Municipio, de haber dado respuesta hace muchísimos años a los vecinos de este sector, pero hoy hemos transformado este espacio y estamos orgullosos de eso”. Finalmente, explicó que el nombre de la plaza es “De los trabajadores de la economía popular Micaela García”, en honor a la joven que era militante del Movimiento Evita y fue víctima de un femicidio. “Nos tocó muy de cerca porque ella era militante del Movimiento Evita, así que la homenajeamos poniéndole su nombre a la plaza”, manifestó. ]]>

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario