Las demandas prioritarias de la infraestructura escolar se concentran en la reparación de techos, instalaciones eléctricas y de gas

El arquitecto Martín Gandolfo es el encargado de coordinar e inspeccionar las obras de infraestructura escolar del Partido de Tandil.

El Eco

La infraestructura escolar ha sido puesta en tela de juicio durante este 2018 debido a diversos inconvenientes suscitados a partir de las deficiencias edilicias registradas en todo el territorio bonaerense, que también golpeó fuerte a la localidad.

El Eco de Tandil dialogó sobre este tema con el arquitecto Martín Gandolfo, técnico de la Unidad Ejecutora del Fondo Educativo de Tandil, espacio que comenzó a funcionar en enero de 2017 a instancias del Ejecutivo para coordinar las obras que se llevan adelante con los recursos de ese fondo. De esta manera, se pretendió utilizar de manera más eficiente los recursos destinados a desarrollar obras en los establecimientos educativos del partido.

Al verse desbordada la capacidad de contener todas las demandas del partido por parte de los inspectores de la Dirección de Infraestructura provincial de la zona, los dos profesionales -el otro es el Maestro Mayor de Obras Roberto Granijo- trabajan coordinados con los inspectores en la creación de los proyectos para la confección de los pliegos para las licitaciones públicas y el control de las obras una vez que están en ejecución.

Las prioridades

Gandolfo indicó que las demandas actuales más importantes en la materia radican en la reparación de techos, instalaciones eléctricas y de gas, y son las que tienen prioridad de resolución. En este momento, se hallan abocados a finalizar obras de esta índole y otras en la Escuela Especial 502, Escuela 20, Centro de Formación Integral, Escuela 21, Escuela Primaria 4 de Cerro Leones (cuyo edificio data de 1887), Jardín 923 y la licitación para las obras de la Escuela Primaria 8 de Arroyo Seco.

A partir del pedido de las instituciones, los profesionales efectúan un análisis y relevamiento del lugar y las necesidades y se elabora un plan de ejecución, que es presentado al Municipio e ingresado en una planilla de presupuesto que el Consejo Escolar eleva al ámbito provincial. Una vez aprobado, se llama a licitación y se cumplimentan los pasos exigidos para adjudicar la obra a las empresas oferentes. Al adjudicarse, se da inicio a la obra y los técnicos inspeccionan el progreso de la misma hasta su conclusión. Consultado sobre la cuestión presupuestaria, Gandolfo señaló que las partidas asignadas este año no resultaron insuficientes para atender las obras previstas y que en todas las instituciones que necesitaron refacciones u obras se pudo concretar avances; con la salvedad de que ante la falta de dinero para desarrollar tareas de mayor envergadura, se procedió a diseñar trabajos en etapas para que puedan ser viables.

Edificios obsoletos 

El arquitecto tuvo a su cargo las primeras revisiones técnicas que se hicieron en el Conservatorio -y posterior clausura- y la antigua sede del IPAT y Polivalente, luego de los problemas que se produjeron por la falta de mantenimiento en los edificios -construidos hace más de 100 años- en grave riesgo de infraestructura.

Acerca de las excesivas dilaciones que padece la obra de la nueva sede de la Escuela Polivalente, emplazada en 4 de abril y Sarmiento, mencionó que de ninguna manera la comunidad educativa podía continuar en las instalaciones de Alem y Pinto, y que por ese motivo es urgente que se terminen los detalles que faltan para habilitar todos los módulos y contener a la matrícula, que se encuentra distribuida en la Casa del Deporte y la sede de la Universidad Fasta, espacios alquilados por el Municipio. Los 800 alumnos del Polivalente no entran en un tercio del edificio y necesitan todas las aulas para poder seguir con sus estudios. De los tres módulos que cuenta el edificio escolar, sólo uno está habilitado. Los otros dos están construidos en un 85 por ciento, pero sin fecha de final de obra. En el lugar no hay cielorraso ni inodoros ni estufas.

El profesional aseveró que las antiguas dependencias eran alquiladas y que no tiene ningún sentido invertir en arreglos y mejorar dependencias físicas que no son propiedad de la Provincia, por lo que se debe construir lugares propios para el funcionamiento de los establecimientos.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario