Se investiga la muerte de una beba en el Hospital luego de que su madre denunciara mala praxis

La directora del Hospital de Niños, Marta Brea, dio su versión sobre la cronología del caso

El Eco

La Justicia inició una causa para averiguar las causales de muerte de una beba de un año y cinco meses que se encontraba internada en el Hospital de Niños “Doctor Debilio Blanco Villegas” con quemaduras que en principio no ponían en riesgo su vida y repentinamente falleció. Su familia radicó la denuncia en la policía y de inmediato intervino la fiscalía en turno, a cargo del fiscal Gustavo Morey.

La pequeña, identificada como Emma Virán, ingresó al centro asistencial el viernes pasado tras sufrir quemaduras al accidentarse con una taza de té caliente. Tenía quemaduras de grado A y AB en aproximadamente el 8 por ciento de su cuerpo y quedó internada en el área de terapia intensiva por los cuidados que requerían las quemaduras, pero en principio las heridas no ponían en riesgo su vida.

Ayer alrededor de las 5, la madre de la pequeña que se encontraba cuidándola en el nosocomio, encontró a la menor sin signos vitales, por lo cual el personal del Hospital procedió a realizar el protocolo de reanimación cardio pulmonar, pero no lograron revertir el cuadro y la menor falleció.

Las dudas

Posteriormente, fue la propia madre, Marina Giselle Dailoff, quien realizó un llamado telefónico a la Policía dando cuenta del trágico suceso y pidiendo que se investigue lo que podía ser un caso de mala praxis.

La mujer aseguró que su hija ingresó por guardia del Hospital el 23 tras haber sufrido en el área de la cara y la extremidad del lado derecha quemaduras. Que la niña a pesar de estar quemada se encontraba activa y en oportunidades se quejaba de dolor, y consideró que en el Hospital no le dieron la importancia que a su criterio merecía.

Y añadió que a lo largo de los días tras ir recibiendo la medicación que le suministraban en el área de terapia intensiva fue entrando en un estado de adormecimiento, no respondía a los estímulos y desconocía a sus familiares.

Posteriormente le realizaron estudios para evaluar si tenía lesiones en las vías respiratorias, lo cuales resultaron favorables, y ayer entre la 1.30 y las 3 le realizaron el último control que mostraba una evolución normal, pero alrededor de las 5 la mujer notó que su hija estaba inmóvil, rígida y fría, y al dar aviso a los enfermeros se le realizó animación RCP durante dos horas, con resultado negativo.

Luego, la mujer realizó la denuncia en la que afirmó que su hija sufrió una mala praxis de parte del personal del Hospital, por lo que desde la comisaría se dio traslado a la fiscalía, desde donde se inició una instrucción penal a priori caratulada “Averiguaciones causales de muerte” a cargo de la UFI 8 del fiscal Gustavo Morey.

Desde la UFI interviniente consecuentemente se solicitó la historia clínica como también se ordenó la autopsia, la cual determinó que murió por un paro cardiorrespiratorio, mientras que se mandó a peritar una muestra de líquido que se halló en los pulmones, que en principio no tendría que ver con que hubiera ingerido algo.

Según confiaron desde la pesquisa penal, los resultados de dichos peritajes llevarán su tiempo, por lo que hasta tanto no se cuente con esos informes resultará complejo avanzar en la causa.

“Era casi
impensado”

Sobre el fatal desenlace, la directora del Hospital de Niños, Marta Brea, dio su versión sobre la cronología del caso. Explicó que la beba ingresó con alrededor del 8 por ciento del cuerpo afectado con quemaduras de tipo A y A-B, en la zona de la cara, hombro y brazo.

Añadió que a raíz de eso se procedió “al tratamiento de un niño con quemaduras. En estos casos a los chicos se los interna porque hay que observar varias cosas, el tratamiento del dolor principalmente, que es sumamente intenso en estos niños, la prevención de las infecciones, las curaciones, mantener una buena hidratación, una serie de cosas que se hace en un niño quemado aunque la superficie sea baja, por eso permanecía internada”.

“En la madrugada de hoy (por ayer) por causas que desconocemos, cuando se le hizo el control habitual de enfermería a las 5 de la mañana constataron que la chiquita había fallecido”, indicó en diálogo con El Eco Multimedios.

Y añadió que “los controles de enfermería se hacen más o menos cada dos horas, uno se hizo a la 1, otro a las 3, estaban bien, el control médico se había hecho alrededor de las 23 y no hubo una alarma para que el médico tuviera que volver”.

“A partir de esto y al no poder esclarecer las causas del fallecimiento es que el Hospital decide solicitar la autopsia. A todos nos pone muy mal, es casi impensado, un niño internado siempre tiene riesgos, por supuesto, pero esto es casi impensado. Queremos que se esclarezca de la mejor manera posible”, finalizó.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario