Sorprendidos, desde el Hípico aún no saben cómo se llevará adelante la administración del Hipódromo

La falta de subsidios frena la actividad, teniendo en cuenta que cada carrera necesita como mínimo un millón de pesos. De todas maneras aseguraron que no hay riesgo de que se cierre el Hipódromo.

El Eco

Ante la determinación del Jockey Club de Azul de desligarse de la administración del Hipódromo de Tandil, desde el ámbito local aún no saben cómo se resolverá la nueva gestión. En 30 días habrá asamblea en el Club Hípico, donde se definirá una nueva comisión directiva, y recién a partir de allí empezarán a analizar qué curso tomará el tema administrativo. Hay una posibilidad de que sea el mismo Club, como se hacía antes, quien lleve a cabo las carreras y la dirección, pero también hay mucha gente ligada al turf que está acercando sus propuestas para participar de la gestión. Además no se descarta la posibilidad de concesionar esa rama burocrática.

“Desde el Hípico nos enteramos el mismo lunes de la reunión de la decisión del Jockey Club, pensábamos que se iba a respetar el contrato que indicaba que hasta fines de julio continuarían al frente”, contó Andrés Sarasola, presidente del Club Hípico Tandil. Es que la administración a cargo del Jockey Club de Azul era una concesión por dos años resuelta por el entonces presidente de Lotería y Casinos Melitón E. López, porque ellos ya tenían experiencia en carreras y manejo de hipódromos. “Fue muy bueno que tomaran la posta porque este lugar estaba cerrado y el Municipio lo puso en valor y lo habilitó conjuntamente con Lotería de la Provincia, han manejado bien las cosas, sin embargo nos sorprendió que terminaran la gestión antes de tiempo”, detalló el secretario del Hípico Alfredo Colombo.

Con la intención de seguir la línea que indica que si el Hipódromo estuvo funcionando hasta hoy no tiene que haber problema de continuar, los miembros aseguran que “no hay riesgo de que se cierre”. “En primer lugar porque somos titulares de la propiedad, es uno de los hipódromos más viejos de Sudamérica y queremos mantenerlo, ya está hecho todo solamente hay que mejorarlo”, explicó Colombo.

Dejó en claro que si bien todavía no pueden tomar una determinación con respecto a este asunto, cuando se defina la nueva comisión directiva, que seguramente mantenga la misma línea que la actual, podrán encarar el abanico de posibilidades y resolver qué es lo mejor para la actividad. “Alguien se va a tener que hacer cargo sí o sí, seamos nosotros o a través de una concesión”, aseveró el secretario, admitiendo además que hay una posibilidad de que sea el mismo Club, como se hacía antes, quien lidie tanto con las carreras como con la gestión administrativa.

También indicó que hay mucha gente ligada al turf que se ha acercado por su cuenta, que tiene caballos, experiencia y que está interesada en elevar propuestas para afrontar la gerencia. “Acá no hay magos, pero este circo de carreras va a seguir funcionando. Solamente se necesita gente con ganas de trabajar, porque esto es ad honórem, nadie cobra, nosotros no sacamos ninguna ventaja”.

“A mí lo que me gustaría es que el Hipódromo de Tandil se pueda sustentar y, si queda dinero, que sea para obras de mejoramiento. Yo voy por el camino de las buenas ideas, han llegado cinco o seis muy interesantes, pero hay que estudiarlas”, explicó Colombo.

Con buenas intenciones,
pero sin subsidio

El secretario del Hípico de Tandil aseguró que desde el Jockey Club de Azul han hecho obras, pero no han alcanzado a realizar todo lo propuesto debido a la reducción del subsidio de un 15 al 9 por ciento, sumado a la falta de pago desde diciembre. De acuerdo a la explicación de Lotería y Casinos esta deuda también corresponde a un desbarajuste generado luego de la implementación de un sistema operativo a nivel provincial que se aplicó para lograr claridad y transparencia en los pagos.

La asignación falta desde diciembre, no les llega a tiempo y eso sería lo que los atrasa, les genera un problema financiero para poder llevar adelante las carreras. La propuesta según indicaron es, si llega la subvención, hacer una última carrera a fines de marzo bajo la gestión de Azul y a partir de ahí seguir con la nueva administración. “Nosotros estamos esperando recibir los fondos correspondientes, tanto en Azul como en Tandil, y en la medida que esto se regularice la idea es continuar con la actividad normal”, había aclarado Santiago Zaffora, secretario de la comisión directiva de Azul.

“Ellos tienen la mejor intención, han levantado y puesto en funcionamiento el Hipódromo de Azul y de Tandil, pero se atoraron con tres o cuatro meses sin recibir la asignación y se les complicó”, dijo Alfredo Colombo. Cabe destacar que la última carrera se llevó adelante en febrero, distinguiendo que para organizar cada una se necesita como mínimo un poco más de un millón de pesos. “No hay hipódromo en el mundo que no tenga un subsidio”.

“Creo que la falta del subsidio es un tema de transición, porque está pasando en diferentes ámbitos, porque creo que están tratando de ordenar y hacer un cambio en los pagos, para poder tener un control estricto de la inversión de esos montos que nos dan”, argumentó, considerando que ese control va a llevar un tiempo. A raíz de esto es que han propuesto desde el Jockey esta figura del nexo entre Tandil y LyC, que sería Marcelo Valle, a lo que Colombo aseguró no estar al tanto. “No sé cuál sería la función, no han explicado nada todavía al respecto”.

De acuerdo a lo que reveló Zaffora, la idea es que todas las inquietudes pasen a través de Valle, con el objetivo de que se puedan plantear y resolver las problemáticas a nivel local, siempre con respecto a los fondos que envía Lotería y Casinos (LyC), sin intervenir en decisiones que tengan que ver con la formación de la comisión por ejemplo.

Fin del período
de transición

Según contó Santiago Zaffora, la decisión tomada desde el Jockey Club está vinculada a que cuando se hicieron cargo de Tandil fue en el marco de una serie de condiciones que hoy por hoy ya no se están dando y son de público conocimiento, “como la demora e incumplimiento de los pagos”, y en definitiva porque el compromiso asumido en aquel momento también consistía en que iban a ser parte de una transición para que la gente de la hípica tandilense se pusiera a tono y luego llevar adelante la tarea administrativa.

Esto ya es una decisión tomada y estiman que dentro de los próximos 30 a 60 días dejarían el rol hasta ahora cumplido. “Estos días que quedan se utilizarán para el paso de informaciones con respecto a la documentación y todo lo que se requiere para llevar adelante esta tarea”, detalló Zaffora.

La comisión directiva del Hípico tendrá en breve elecciones, por eso se le ha pedido a la gente de Azul que puedan quedarse por estos próximos 60 días y aguardar a la nueva comitiva que será quien tome la decisión.

“Seguramente participemos en la reunión de marzo del Hipódromo local, pero en abril ya estaremos desligados y se encontrará a cargo la nueva administración”, indicó el azuleño.

FOTO HIPÓDROMO

La falta de subsidios frena la actividad, teniendo en cuenta que cada carrera necesita como mínimo un millón de pesos. De todas maneras aseguraron que no hay riesgo de que se cierre el Hipódromo.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario