Tandilenses presentes en el abrazo a la Corte Suprema contra Farmacity

La iniciativa nació a partir de una presentación realizada por la empresa Farmacity ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en la cual se intenta declarar inconstitucional la ley 10.606, en la cual se regula a las farmacias y  determina las condiciones que se deben respetar al momento de instalar un local del rubro. Luego de intentarlo a través de la Corte provincial, esta emitió dos resoluciones negativas por unanimidad, ya que considera que sí es constitucional.

La reciente presentación de la corporación puso en alerta a todos los farmacéuticos de la provincia y de la nación, debido a que, de obtener una resolución positiva, atentaría contra la una buena calidad del servicio farmacéutico que tiene la provincia. No sólo afectaría a los locales adheridos al Colegio Farmacéutico, sino también a los de la Cámara Argentina de Farmacias y las sindicales, por lo que la situación moviliza a todas las instituciones del área.

De autorizarse la instalación de Farmacity en el territorio bonaerense, Berlari aseguró que la población comenzará gradualmente a perder el nivel de medicamentos requeridos para completar tratamientos, principalmente aquellos que son difíciles de conseguir. La experiencia de la empresa en otras provincias indica que el poder se concentra en las más grandes y se pierde la farmacia ‘de barrio’, cerca del vecino, ya que las cadenas se instalan donde económicamente les resulta conveniente y que terminan socavando a las farmacias más chicas.

La farmacéutica explicó que la ley 10.606 establece que las farmacias deben instalarse a no menos de trescientos metros unas de otras y cada tres mil habitantes por farmacia.

Con el apoyo de representantes de otras provincias que ya sufren las consecuencias de encontrarse desreguladas, Berlari recalcó en relación al abrazo simbólico: “No es contra Farmacity, es contra lo que quiere hacer Farmacity: dar por tierra nuestra ley y entrar a la provincia”, aclaró, ya que voceros de la empresa argumentan que va en detrimento de la libre competencia. Finalmente deseó que el fallo definitivo dé por concluidos los intentos de instalar este tipo de farmacias, que invitan al consumidor a tomar sus propios medicamentos de la góndola, y dé un respiro a las de todos los tamaños: “Que los jueces entiendan que es una cuestión sanitaria importantísima”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario