Trabajadores de Río Paraná: “la nueva empresa no nos da respuestas y la UTA no apoya nuestro reclamo”

El exgerente de Río Paraná, Lucas Marquinez.

El Eco

El Eco Multimedios se acercó a hablar con  Lucas Marquinez, exgerente de Río Paraná, quien en este momento se halla sin trabajo -como tantos otros de sus compañeros-, para conocer la situación que atraviesan y escuchar el reclamo que llevaron hasta la explanada de la Terminal este viernes.

“Somos choferes, administrativos y empleados de taller de Río Paraná que aún no tenemos trabajo. Estamos con incertidumbre y muchas ganas de trabajar, con ganas de cobrar, nos adeudan sueldos y no nos dan certezas. Solicitamos el apoyo de  la UTA, que no nos  está amparando en este momento. El apoderado  de la empresa Vía Tac que nos debería contratar, Claudio Sánchez, no nos ha dado ninguna respuesta, ni siquiera sabe si nos van a tomar, tenemos que esperar. Pasó el cuarto día hábil y no demuestran voluntad de pago. El estado es desastroso y lamentable, no hay respuesta de ningún tipo”, detalló con claridad Marquinez.

“Desde el día 29 de marzo la UTA nos prohibió la entrada a Río Paraná, tuvimos que dejar todo. Nosotros pedimos que no paren Río Paraná porque estábamos conformes. Llamé a Adrián “la Mona” Giménez y Sergio Medina, de la UTA, pidiendo apoyo y ayuda porque la nueva empresa no respeta el convenio colectivo de trabajo, estamos con miedo e incertidumbre. El gremio no nos está apoyando. Campos (subsecretario de Transporte de la Provincia) firma una resolución que de manera arbitraria nos deja en la calle. Me comuniqué con él por medio de un mensaje e inmediatamente recibí un llamado intimidatorio de Medina, que está en desacuerdo con que esto salga en los medios. Sánchez me dijo que no iba a tener trabajo si seguía con esto, pero yo no recibo ni acato amenazas”, manifestó Marquinez con vehemencia.

Los trabajadores que aún no han sido incorporados a la nueva firma quieren trabajar y cobrar lo adeudado, solicitan algo tan básico como el derecho al trabajo y que se cumplan las condiciones en las que se tiene que dar, pero todavía no obtienen respuestas de los responsables a nivel gobierno, empresa y gremio.

El exempleado de Río Paraná referenció que “quiero mi sueldo y el de mis compañeros. Los conductores es un desastre cómo están trabajando. Reclamamos lo que corresponde. Que la empresa baje, venga a hablar, que nos pague, que cumpla. Teóricamente iba a haber una mejora y es un desastre, no hay transparencia. Hay una metodología mafiosa que asusta a los trabajadores y nadie da la cara“, concluyó.

Nota proporcionada por :

  • ElEco

Deja tu comentario