Un vecino que tiene un linfedema de 72 kilos en una pierna clama por ayuda para operarse

El Eco de Tandil en su casa y contó el momento por el que está atravesando. “Me salió ahora para operarme en el Hospital Militar en Buenos Aires, pero resulta que fui a IOMA, que es la obra social que tengo, y me dicen que ellos no me pueden ayudar, porque la obra social tiene un acuerdo con Provincia y los médicos solo operan en Capital Federal”, contó. Sobre su enfermedad, detalló que “tengo un linfedema en la pierna derecha que pesa 72 kilos y que me impide caminar. Esta situación es cada vez más riesgosa para mi vida”. Esperanzado en que podrá operarse, contó que “con la intervención quirúrgica los médicos me extirpan todo y quedaría la pierna normal, sin esta bolsa. Esto se me produjo por la retención de líquidos linfáticos, donde los ganglios se tapan y el líquido no circula”. La autorización Sobre el pedido formulado a IOMA para poder recibir la autorización correspondiente para la operación, dijo que “por ahora no hay ninguna posibilidad. Me dijeron que si hago un recurso de amparo, tarda entre tres y cuatro meses y el médico me dijo que ya no se puede esperar. Cada día que pasa, la situación se agrava más”. Aseveró que “no puedo esperar, pero no tengo forma de que me operen en lo inmediato porque el dinero no lo tengo. Estoy teniendo infecciones y no puedo esperar más. La operación debería ser cuanto antes y en forma particular me sale 60 mil pesos, que es el presupuesto que me hizo el doctor Luis Angel Amores, sin cobrarme su trabajo. Esa plata es para abonar anestesista y los días que sean de internación”. [caption id="attachment_330638" align="alignnone" width="683"]La pierna derecha de Tomes pesa 72 kilos y le impide caminar. La pierna derecha de Tomes pesa 72 kilos y le impide caminar.[/caption] Refirió que “lamentablemente IOMA no me cubre nada, y para poder reunir el dinero abrí una cuenta en el Banco Columbia, número 4-063-0000725854-1, sucursal 63, a nombre de Walter Marcelo Tomes”. De vida o muerte Sentado en un sillón de su casa, se esperanza en que alguien de esta solidaria ciudad le dé una mano, o quizás desde el sector político se pueda articular algo para poder trasladar y hacer realidad la anhelada operación. Tomes afirmó que “necesito encontrarle a este tema una solución urgente, porque lo mío es de vida o muerte, ya no puedo estar más así y que el linfedema siga creciendo. Tengo que operarme cuanto antes porque ya no puedo dejar pasar más el tiempo”. Contó que “estoy con este problema hace diez años, sucede que no podía encontrar doctores que me operaran. He viajado por todos lados, mis vecinos me han llevado por todos lados hasta que pudimos dar con estos médicos”. Aseveró que “me dijeron que voy a quedar bien. Es una operación riesgosa, pero hay que tener esperanza y fe”. ]]>

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario