Unquitas ahora tiene profesora de natación

Facundo Solimanto es el coordinador general de la colonia de vacaciones Unquitas

El Eco

Con un número aproximado de asistentes similar al del año pasado, la colonia de vacaciones Unquitas desarrolla sus actividades bajo un clima de unión y diversión para socios y no socios. Con 160 chicos en el turno de la mañana y 140 en el de la tarde, con edades de entre 3 y 12 años, se hace hincapié en las actividades acuáticas profundizando la enseñanza de natación de acuerdo al nivel de cada uno.

Facundo Solimanto es el coordinador general y detalló como es la división de los grupos: “Por un lado están los de preescolar, de 3 y 4 años, que están con un profesor de educación física, una maestra jardinera y algún ayudante según la cantidad de chicos. Luego los de 5 y 6 años con dos profesores. Los de 7 a 9 que se divide en varones y mujeres con un profesor cada uno, y el grupo de 10 a 12 años que es mixto”.

“Este año incluimos una profesora de natación, que era el punto flojo que teníamos el año pasado”, informó el coordinador.

Para tranquilidad de los padres, cabe destacar que los chicos se enganchan bien con el grupo, “quizás a los que mas les cuesta es a los de 3 y 4 años que no han tenido experiencia en maternal, pero ni bien comienzan las actividades se unen perfectamente y comienzan a jugar”, dijo Solimanto.

Rutina de actividades

Los colonos aprovechan gran parte del predio. Mientras están en la pileta se hace foco en los diferentes estilos de nado, de acuerdo al nivel de cada chico. Las actividades que se desarrollan afuera del agua, en contacto con la naturaleza, consisten en juegos de búsqueda, de recreación, predeportivos, talleres de cocina y música.

“A la mañana solo están los chicos de la colonia en la pileta, pero a la tarde se traza una línea que separa a los socios que vienen a hacer uso de manera independiente. La zona de árboles es totalmente compartida”, explicó Solimanto.

A media mañana y media tarde se hace un parate de alrededor de 20 minutos donde los colonos en ronda comparten lo que llevaron para comer y beber.

Vale la pena resaltar que cuando hace mucho calor los juegos se hacen en la zona más arbolada y se acentúa el uso de la pileta. “Cuando hay altas temperaturas la interacción entre la pileta y los juegos fuera de ella se realizan con mayor frecuencia, cada media hora”.

Por su parte, las actividades particulares y de cierre incluyen viajes y participación de los padres. “En enero vamos a hacer campamentos y en febrero un viaje a algún parque acuático con los chicos de 7 a 9 y de 10 a 12. Mientras que los niños de 5 y 6 harán jornada extendida. Los más chiquitos, por su parte, compartirán con sus padres algún acto; y al final de temporada, como siempre, haremos fiesta de cierre”, culminó el coordinador.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario