Vecinos de La Elena afrontan un nuevo verano sin agua y esperan que se avance con las obras

“Es muy complicado vivir sin agua”, afirmó el presidente de la comisión vecinal, Luis Albornoz, y deseó que este año se avance con las obras restantes.

Archivo

Una vez más, los vecinos de La Elena comenzaron un verano de intenso calor y altas temperaturas sin disponer de agua corriente en sus casas. “Es muy complicado vivir así”, afirmó el presidente de la comisión vecinal, Luis Albornoz, y deseó que este año el Municipio avance con las obras restantes en el barrio para poder disponer del servicio en los domicilios.

En diálogo con El Eco de Tandil, el referente barrial confirmó que “es muy complicado vivir sin agua. A los vecinos que dependen del aguatero, se les complica demasiado, más con el terrible calor que está haciendo”.

Precisó que “el aguatero deja alrededor de 2500 litros por semana para el consumo de toda la familia. Con eso, te tenés que arreglar para todo”.

Incluso, lamentó que ha habido casos de vecinos que “han tenido al cuidado familiares mayores y que los han tenido que enviar a casas de otros allegados porque no los podían tener por el consumo de agua que necesitaban. Algunos han visto morir a sus padres en otros domicilios porque no los podían tener en sus casas por falta de agua. Es lamentable”.

Sin precisiones respecto a los avances de la obra, Albornoz señaló que “desde el Departamento Ejecutivo dijeron que este año van a seguir con la obra de cañerías importantes, eso es lo que prometió el secretario de Planeamiento y Obras Públicas, Roberto Guadagna, en una nota con Andiarena (Claudio). Esperemos que cumpla, ya que si lo hace, los vecinos podrán seguir con las cañerías de cuadra. Veremos cómo las encararemos, pero eso es lo que necesitamos”.

Mientras tanto, aclaró que no hubo nuevas reuniones con las autoridades comunales. “Las veces que hemos ido, las chicanearon, así que no vamos porque no tenemos tiempo para perder”, manifestó.

Sobre las expectativas para este año, recordó que “va a hacer dos años que di una nota por este tema y seguimos con los mismos anhelos, esperar que hagan las obras que hacen falta para que los vecinos se puedan conectar y tener agua en sus casas”.

Planteó que “se puede hacer una obra gigantesca y, según los funcionarios, muy onerosa, pero si no cumplís con el objetivo de que los vecinos tengan agua en las canillas de sus domicilios, no sirve de nada. A nosotros nos metieron en una publicidad mentirosa de la Gobernación, como si ya estuviera solucionado el problema de agua de La Elena, y no es cierto. No está resuelto y está muy lejos todavía de poder estarlo”.

Las obras
restantes

Mientras tanto, el presidente de la comisión vecinal de La Elena remarcó que “cada vez son más las personas que se vienen a vivir al barrio y piden el servicio del aguatero porque si bien hay vecinos que tenemos pozos, hay otros que por más que perforen, no encuentran agua, sino piedra. Y la zona se sigue desarrollando. Entonces, cada vez que viene un vecino nuevo es candidato a pedir agua a Obras Sanitarias”.

Una vez más, entonces, pidió que el Municipio “termine esas obras importantes que hacen falta para que a los vecinos les llegue agua. Hay algunos que ya están sobre la línea de agua que se hizo, se hicieron 600 metros de caño, pero todavía no se pueden conectar porque no está terminada la primera etapa”.

Concretamente, recordó que “la primera etapa es la estación de rebombeo con una cañería de 2500 metros con un tanque elevado. Se lo aclaro a Guadagna que no lo sabía en la entrevista con Andiarena. Eso tendría que haber estado terminado en febrero del año pasado. La segunda etapa fueron 600 metros de caño troncal, que no sé cuándo tiene plazo de entrega ni si ya se terminó o no. A eso hacía alusión Guadagna cuando retrucó lo que dije, pero él estaba hablando de una cosa y yo de otra. Yo hablé de la primera etapa, que tendría que ser entregada en febrero y a principios de diciembre aún no lo estaba”.

Cortes de luz
y seguridad

Por otro lado, Albornoz contó que en los últimos días sufrieron algunos inconvenientes con el suministro de luz en el barrio. “Hubo unos problemas de corte de energía eléctrica. Eso le generó a la Usina varios días de buscar dónde era la falla y a los vecinos sufrir los cortes. Por suerte, hace unos tres días la encontraron, era un alambre suelto en un aislador de las líneas de media tensión, según lo que me contó el ingeniero Saab (Guillermo), y ya se normalizó el servicio”, detalló.

Por último, sobre la seguridad en el barrio, detalló que “ha habido algunos robos en un sector. Lo estamos hablando con las autoridades policiales, pero son algunos pequeños incidentes que están empezando a aparecer y por eso hay que comenzar a cuidarse porque se empieza a poner cada vez más grave esto. Son cosas de rateros, entran a casas que están vacías y roban lo que pueden”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario