Vecinos de Quintana al 1100 exigen respuestas por la cantidad de accidentes

“No muere nadie acá de milagro”, dijo uno de los frentistas. Hace 10 años que vienen solicitando que ese tramo de Lavalle a Pujol sea mano única por el intenso tráfico que hay, situación que se agravó con el desarrollo urbanístico Procrear.

Rody Becchi

Vecinos de Quintana y Magallanes reflotaron un reclamo que viene de larga data pero que nunca tuvo eco en las autoridades municipales. Se trata de una cuadra con un intenso flujo de tránsito, angosta y doble mano, lo cual ocasiona accidentes con frecuencia, además de los múltiples trastornos para los frentistas.

Cristina Iriart recordó que hace 10 años que vienen solicitando soluciones por el tránsito pero “nadie se hace cargo de nada”.

“Hay choques todos los días, se rompen los autos que están estacionados, no puede cruzar la gente mayor a hacer sus compras, los chicos corren riesgo de que los pise un auto, y es tierra de nadie porque van y vienen como se les antoja, corren picadas”, expuso.

Si bien hace años vienen solicitando que la hagan mano única en el tramo de Lavalle a Pujol,  para lo cual deberían abrir otra de las calles que desembocan en la vía, aseguró que si no van a hacer eso, al menos que pongan un semáforo o reductor de velocidad.

“El colectivo blanco por ejemplo va y viene por acá y se quedan estancados todos los autos, además de que hay vehículos estacionados de las dos manos”, sostuvo.

“No muere alguien de milagro”

Por su lado, Rubén Buccella cuestionó que “van a venir cuando estén cerca de las elecciones, nos van a llenar de promesas como de costumbre. Esto un eterno problema, no reclamamos de gusto, tenemos más que justa causa de reclamar. Estamos hartos, no muere nadie acá de milagro”.

“En horario de escuela y a la tarde noche es un manicomio. Yo sigo haciendo hincapié en que abran las vías, hay tres calles con asfalto que dan a la vía, hay plata para otras cosas. Tenemos los impuestos al día, necesitamos respuestas”, sostuvo.

En tanto, Mariana Santolíquido contó que por la noche, después de las 21 corren picadas “cuando aplaca el tránsito”.

“Nos pasó recientemente que estaban cortadas las calles por las que pasaba el colectivo amarillo, entonces circulaban por acá los dos, el blanco y el amarillo. Así que era un caos, una fila larga para poder pasar”, indicó.

En tanto, recordó que cuando comenzó a vivir gente en el barrio Procrear hace tres años se agravó la situación.

“Hace tres años que es imposible el tránsito, ni hablemos de los que tenemos hijos porque es imposible que crucen la calle o jugar en la vereda. Tienen que vivir encerrados. Además, no somos dueños de poder salir de nuestras casas con los autos. El otro día el colectivo me hacía señas y tuve que estar como 10 minutos esperando para salir con el auto de mi casa porque no se podía del tráfico que había”, fustigó.

Promesas incumplidas

Además, agregó que “ha  habido muerte de perros, gatos, accidentes de todo tipo todas las semanas, sin ir más lejos hoy -por ayer- a la mañana a mitad de cuadra hubo uno”.

“Hay muchos negocios, entonces descargan mercadería y se forma una fila larga de autos. La solución sería que se haga la apertura de otra calle, porque no se puede vivir así, tenemos miedo de cruzar, de andar y hace mucho que lo estamos pidiendo. Juntamos firmas, vinieron, nos dieron una palabra, nunca cumplieron”, lamentó.

Cristina Iriart recordó que una de las alternativas era abrir Vicente López cruzando la vía pero “Ferrosur no está de acuerdo y para correr la barrera nos dijeron que no se podía hacer. Así que todo quedó en la nada, cuando vienen las elecciones sí aparecen, te abrazan y después no pasa nada”.

“Somos pacíficos, no quemamos gomas ni cortamos la calle como otra gente pero queremos que nos escuchen”, enfatizó.

Por su lado, María Elena Iraeta expresó que “yo soy una persona mayor y a veces tardo 10 minutos en cruzar la avenida. Es un peligro. Es impresionante la velocidad a la que pasan”.

“Necesitamos realmente una solución, basta de promesas y soluciones ya”, reclamó Mariana Santolíquido.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario