Definirán medidas a favor de las víctimas de Colonia Dignidad

Chile y Alemania definirán medidas concretas en favor de las víctimas de la desactivada Colonia Dignidad, un enclave alemán fundado por un cabo nazi en el sur chileno y utilizado por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) como centro de detención y torturas.

Representantes de ambos países se reunirán en Santiago el próximo 22 de agosto, para “establecer lo antes posible un calendario y medidas concretas con el fin de saber en qué dirección se pueden alcanzar progresos”, dijo Roberto Ampuero, ministro de Relaciones Exteriores chileno, en un video difundido este miércoles por la cancillería local.

El tema fue tratado en Berlín por Ampuero con su par alemán Heiko Maas, quienes discutieron sobre la conformación de una institución y sus integrantes para que atienda a las víctimas de la exColonia Dignidad, fundada en 1961 por el cabo nazi Paul Schäfer, cerca de la localidad rural de Parral, en la región del Maule, a unos 450 kilómetros al sur de Santiago.

 

Adoctrinamiento y abusos

 

Schäfer encabezaba un sórdido sistema de adoctrinamiento y abusos sexuales en el interior de este enclave pero también se lo facilitó a la dictadura de Pinochet para detener y torturar a presos políticos. Hoy, unas 500 personas, en su mayoría agricultores descendientes de alemanes, viven en este lugar, renombrado como Villa Baviera.

Ampuero explicó que también esperan definir dónde será ubicada dicha institución y si ésta resguardará una serie de archivos sobre los aberrantes hechos cometidos dentro de Colonia Dignidad, y si se levantará un memorial simbólico en homenaje a las víctimas.

El canciller chileno no se refirió a posibles reparaciones económicas para las víctimas, sin embargo, medios alemanes indicaron que para el ministro Maas, definir compensaciones individuales es “extraordinariamente difícil”.

Paul Schäfer falleció en 2010 a los 88 años en la cárcel, cuando cumplía una condena de 20 años por homicidio, abusos sexuales a menores y violación de la ley de armas y torturas.

En tanto, Hartmut Hopp, un médico alemán de 76 años y mano derecha de Schäfer, fue condenado en agosto pasado en Alemania a cinco años de cárcel luego que la justicia chilena le aplicara esta pena en 2011 por 16 casos de abusos sexuales a menores. AFP-NA

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario