Un sínodo de obispos acerca de los jóvenes

Los obispos de todo el mundo inaugurarán hoy en el Vaticano un sínodo o asamblea dedicada a las preocupaciones de la juventud, en un momento delicado para la iglesia por la crisis desatada por la oleada de escándalos de abusos sexuales por parte del clero.

En total, 267 “padres sinodales”, entre ellos 50 cardenales, patriarcas cristianos, miembros de la curia y obispos además de 23 expertos y 34 jóvenes de varias nacionalidades de entre 18 y 29 años, participan en el sínodo, dedicado a “La juventud, la fe y el discernimiento vocacional”.

Al término de la reunión, del 3 al 28 de octubre, los obispos entregarán un documento final al pontífice, quien en base a ese texto, aprobado por al menos dos tercios de los prelados, suele preparar una “exhortación apostólica”.

Por primera vez en la historia de los sínodos, dos obispos de China asistirán a las reuniones, una señal importante del deshielo entre ambos Estados tras el acuerdo provisorio para la designación de obispos firmado el 22 de septiembre.

Según la lista oficial asistirá también un obispo de Taiwán, que el Vaticano reconoce como Estado, pero en disputa con China desde hace más de 60 años.

Las preocupaciones de los jóvenes, inclusive de los que se han alejado de la Iglesia, fueron resumidas en el documento de trabajo preparatorio tras haber consultado a miles de chicos y chicas en todo el mundo y servirán de guía para el mes de debates.

“Es ciertamente un desafío para la Iglesia”, reconoció el cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del sínodo de obispos al ilustrar el encuentro a la prensa.

 

Argumentos tabú

Entre los argumentos más controvertidos, considerados tabú hasta hace poco para la iglesia, figura sin duda la sexualidad, la homosexualidad y los abusos de sacerdotes contra menores.

La mayoría de los jóvenes consultados, entre ellos los 500 que viajaron de todo el mundo a Roma para un debate y los 1.500 internautas que participaron por internet, reconocieron su “desilusión” frente a las instituciones, inclusive las no religiosas.

Durante su reciente viaje a Estonia, el papa admitió que los jóvenes “están indignados por los escándalos sexuales y económicos, contra los cuales no perciben una clara condena”, dijo.

Los obispos de todo el mundo, entre ellos importantes representantes de la iglesia de Estados Unidos y de órdenes religiosas que forman millones de estudiantes como jesuitas, salesianos, maristas y dominicos, tienen la oportunidad de hablar sobre temas que también tienen una dimensión global, como la moral sexual.

Según los cuestionarios elaborados, los jóvenes reclaman respuestas claras también sobre el desempleo, las tendencias suicidas, la dependencia de las drogas, etc.

Otro tema que reivindican es el de una mejor representación de las mujeres dentro la Iglesia. El mismo cardenal canadiense Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos, reconoció que la participación de más mujeres en la formación de los seminaristas promueve “el equilibrio de las emociones”. AFP-NA

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario