Afirman que el escándalo de los médicos truchos no representa otro “caso Rímolo”

El caso de los brasileños acusados de ejercer en forma ilegal la medicina en el Hospital Municipal de Cañuelas no tiene similitud con el de la falsa médica Giselle Rímolo, condenada a nueve años de prisión, según señaló el abogado Miguel Ángel Pierri, flamante defensor de unos de los imputados.

Miguel Ángel Pierri, defensor de unos de los imputados.

El Eco

El letrado asumió la defensa del brasileño Felipe Nori Haggi Lacerda, uno de los dos imputados en el escándalo que sacude al Hospital de Cañuelas, y remarcó que su cliente sigue libre porque está acusado de un “delito excarcelable”, en el que “no hay muertes”.

“Felipe Nori en principio está imputado de una usurpación de títulos, falsificación de documento y ejercicio ilegal de la medicina, que son distintas formas de estafa. Es un delito que puede ser excarcelable. Pero cuando se empiece a despeinar esta causa nos vamos a llevar varias sorpresas”, expresó Pierri a InfoCañuelas.

Pierri aseguró que la imputación contra Nori “no es un escenario Rímolo”, en alusión a la condena a nueve años de prisión a la falsa médica Giselle Rímolo, ya que aquí “no se ha planteado por el momento la asociación ilícita y no hay fallecidos”.

En esa causa, el mediático letrado representó legalmente al animador Silvio Soldán, quien fue pareja de Rímolo y en un principio estuvo involucrado judicialmente en la investigación.

Por otro lado, Pierri cuestionó la decisión de separar de su cargo al Policía de la Ciudad Leandro Acevedo, por irregularidades en el acta de casamiento con su cliente.

“Él es un funcionario ejemplar reconocido por sus propios superiores. Entiendo los mecanismos preventivos que implementan las policías en estas materias, pero insisto, las eventuales conductas personales de su pareja no deberían hacerle asumir consecuencias”, consideró.

 

“Cuesta creer”

 

En tanto, dijo que le “cuesta creer” que Nori haya percibido como salario cien mil pesos por mes, como trascendió.

Nori Haggi trabajaba en el hospital municipal de Cañuelas desde agosto de 2017, con el nombre de Joao Peixoto Dos Santos Neto, un médico brasileño que sí se recibió en la Universidad de Morón.

Nori ahora está imputado junto con su compatriota Thais Soares Costa, quien utilizaba la identidad de la médica Sonia Banhuki Galvao, mientras se investiga si hay otros casos similares.

A causa del escándalo anunciaron en las últimas semanas sus renuncias el director del hospital, Federico Pequeño, y el jefe de Emergencias, Hernán Carpio.

Ayer al mediodía, personas que dijeron ser familiares de pacientes afectados por casos de mala praxis en el Hospital se congregaron en la puerta del centro asistencial con la intención de concretar un abrazo simbólico en busca de una investigación a fondo sobre las irregularidades en las designaciones de médicos. NA

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario