Cayó una banda de motochorros que hacía salideras bancarias

Una banda de motochorros que se dedicaba a hacer salideras bancarias en el microcentro porteño y que había asaltado en octubre pasado a un custodio de la primera dama, Juliana Awada, fue desbaratada tras 25 allanamientos realizados en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

Los operativos fueron ordenados por el juez de instrucción en lo Criminal Roberto Ponce, que dispuso la aprehensión de trece miembros de la organización y el decomiso de cuatro autos y dos motos que habrían sido utilizadas para cometer los delitos.

Además, se secuestraron dos revólveres, 32 teléfonos celulares, cinco computadoras portátiles, cuatro tablets, tarjetas SIM, pendrives, documentación, dinero, cámaras fotográficas y elementos contundentes destinados a la rotura de cristales, como biromes especialmente diseñadas, mechas para taladro y trinchetas.

La investigación se inició a partir de distintos hechos ocurridos en el microcentro, en los cuales siempre participaban hombres en moto, pero además había empleados infieles de estacionamientos y “marcadores” que aportaban datos para que pudiera concretarse la salidera bancaria.

La pesquisa fue encargada a funcionarios de la Dirección Nacional de Investigaciones del Ministerio de Seguridad y a detectives del Departamento Unidad Federal de Investigaciones Especiales de la Policía Federal, que iniciaron averiguaciones de un delincuente conocido como “Peluche”.

Los investigadores establecieron que ese sospechoso no sólo tenía vínculos con el narcotráfico sino que formaba parte de la banda que cometía las salideras.

Las tareas de campo arrojaron información sobre la metodología de la red: operaban mediante la rotura de cristales de automóviles en tránsito en cercanías de instituciones bancarias, con el objeto de robar a personas que llevaran dinero en efectivo, explicaron desde la PFA.

Además de descubrir la participación de empleados infieles de estacionamientos, se supo que tres de los delincuentes habían sido detenidos ya en otros operativos, en tanto uno de los integrantes había sido baleado cuando intentó asaltar a un custodio de la primera dama el 12 de octubre último en el barrio de Caballito.

 

Modo piraña

 

Con las pruebas acumuladas, se comprendió todo el accionar de la banda: mientras que la mayoría de estos hechos se realizan con dos motos, estos delincuentes intervenían con cuatro o siete vehículos en “modo piraña”.

“Esto les proporcionaba una fuerza de choque y les permitía distraer a las víctimas, además de brindar apoyo en el escape a los que actuaban contra los vehículos. Asimismo, todos los criminales que intervenían estaban en contacto permanente durante los atracos y luego actuaban de forma coordinada en caso de que alguna fuera apresado”, indicaron fuentes de la investigación.

El secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, sostuvo que “este es un trabajo excelente de la Policía Federal, donde se desbarató una banda compleja, con muchas ramificaciones que ejecutaba esta modalidad que tanta violencia y miedo genera en los vecinos” y destacó que “es un golpe contundente a los motochorros”. (Télam)

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario