Allanaron un local donde se presume que funcionaba una quiniela clandestina

El allanamiento fue realizado por efectivos policiales en el local ubicado en Beiró y Paso.

El Eco

En medio de la lucha declarada por el gobierno de María Eugenia Vidal contra el juego clandestino, que acompañó con un paquete de medidas que apunta a cerrar casinos y un bingos y el llamado a una licitación pública para el control de las 3.900 máquinas tragamonedas, ayer personal policial clausuró un local donde se presume que funcionaba una agencia de quiniela clandestina, en Beiró y Paso.

El procedimiento se inició en horas de la tarde cuando los efectivos se presentaron en las instalaciones del Polirrubro Beiró con una orden de allanamiento otorgada por el Juzgado de Garantías, a instancias de lo requerido por la Unidad Funcional de Instrucción 12, a cargo del doctor Damián Borean.

La investigación se inició a partir de una denuncia que radicó un empleado del Instituto Provincial de Loterías y Casinos, que advirtió sobre el presunto funcionamiento de una agencia de quiniela que utilizaba como “pantalla” la actividad de un polirrubro.

A partir de allí las tareas de campo se extendieron durante algunas semanas hasta que los elementos reunidos permitieron “certificar” los dichos del denunciante y sustentar el pedido para requisar el lugar.

Con la orden de allanamiento, los uniformados aguardaron la llegada de un ocasional apostador para irrumpir en el local. Una vez se produjo el ingreso revisaron el inmueble en busca de elementos de interés para la causa.
Al realizarse las inspecciones, la sospecha apunta a que el local carecería de la habilitación correspondiente y que operaría fuera del marco de la ley, por lo que se procedió a su clausura.

En ese sentido, vale mencionar que a pocas cuadras de allí, más precisamente en Beiró y Urquiza, funciona una agencia oficial de quiniela de la Provincia de Buenos Aires.

Resultados

Fuentes policiales consultadas informaron a este Diario que, como resultado, se logró el secuestro de dinero (aproximadamente 15 mil pesos), computadoras, anotaciones, teléfonos, tickets de apuestas que datan de un mes y afiches de las jugadas.

Además, tres personas mayores de edad fueron aprehendidas y una vez que se cumplimentaron los recaudos legales fueron puestas en libertad. No obstante, quedaron procesadas por presunta infracción a los artículos 300 y 301 bis del Código Penal de la Nación.

Por último, el procedimiento fue realizado por efectivos de la DDI Azul, a cargo del comisario inspector Ariel Silva, y de la SubDDI Tandil, con respaldo de personal de la comisaría Tercera, que intervino por jurisdicción.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario