Familiares de Romanela marcharon para pedir justicia a un mes del siniestro vial que se cobró su vida

Familiares de Romanela se manifestaron en diferentes ocasiones para reclamar justicia por el hecho.

El Eco

Pura alegría. El que la conocía, la amaba. Trabajaba de noche para poder cuidar a sus hijos ella misma sin pagarle a nadie, para poder progresar. Soñaba con construir su casa y se esforzaba mucho para eso. Así describió su tía a Romanela Ruiz Sánchez, la joven motociclista que murió el 7 de mayo, después de un siniestro vial ocurrido en Roca y Marconi en el cual un automóvil realizó una imprudente maniobra que provocó el choque. Luego se dio a la fuga, dejando a la joven inconsciente en el piso.

“Le truncaron sus sueños”, expresó Elizabeth Martín, tía de Romanela, con profundo dolor.

Justicia

Poco después de las 18, un grupo de unas veinte personas se congregó en Roca y Marconi, el lugar donde ocurrió el siniestro fatal, y se encolumnaron detrás de la leyenda “Justicia por Romi y sus bebés. Todos unidos”.

Desde allí se movilizaron hacia la Glorieta de la Plaza Independencia, donde colocaron globos blancos y simplemente permanecieron allí unos minutos con sus carteles en mano pidiendo “basta de impunidad al volante” y remeras con su foto y la de sus pequeños hijos.

Elizabeth Martín, tía de la víctima, explicó que se manifestaron como familia y que lo van a seguir haciendo todos los 7, cuando se cumplan meses del accidente fatal para que no se olvide lo que sucedió y hasta que se haga justicia.

Además, están tramitando para que se pueda pintar la estrella amarilla en el lugar donde ocurrió el hecho.
“Como familia tenemos que seguir apoyando porque era parte de nosotros, la queríamos, y no vamos a dejar que esto se olvide”, enfatizó.

“No podemos
callarnos”

En tanto, consideró que “no sé desde dónde va a venir la solución, porque si bien el Municipio no pude hacer justicia, creo que ellos tienen una responsabilidad de ver qué pueden hacer para mejorar el tránsito”.

“Yo soy parte de esta sociedad así que no me voy a callar, tenemos que ver cuál es la verdad y que esto tiene que solucionarse. Estamos pidiendo justicia por una madre que ya no tiene a su hija y no hay que olvidarse que esto dejó como consecuencia dos criaturas sin su mamá, uno de 3 años y una bebé”, expresó.

Afirmó que la Justicia es lenta y lamentó que “por más que movilicemos toda la Argentina a ella no la vamos a tener más”.

Pero recalcó que “no podemos callarnos la boca porque no la vamos a tener más”.

En cuanto a la poca participación de la gente en las marchas, planteó que “no es porque sea mala, sino porque todos los días pasa algo peor que tapa lo que nosotros sentimos, porque la gente siente que no llega a fin de mes, que no saben cómo darle de comer a sus hijos, cada persona está peleando su propia batalla, no es que la gente no quiera acompañar”.
“Estamos peleando por ella, que está descansando en paz, pero nosotros no porque no la tenemos más”, lamentó.

En tanto, consideró que si no siguen marchando aunque sean “cuatro locos caminando por la avenida”, la gente “se va a olvidar. Nosotros tenemos que pelear por los nenes que se quedaron sin su mamá”.

“Yo la conocí cuando tenía 8 años. Entonces ella es parte de mi vida desde el momento en que me puse de novia con su tío. Su beba no se va acordar de su mamá cuando sea grande, pero nosotros sí le podemos contar quién era, que dejó de trabajar de mañana y trabajaba de noche para estar con sus hijos, para poder cuidarlos y no tener que pagarle a nadie, para poder estar con sus nenitos, llevarlos al jardín”, rememoró.

Y contó que estaba “peleando para tener su casita, pero le truncaron sus sueños”.

“No nos vamos a rendir, porque estos nenes son el futuro, y si ellos crecen con resentimiento porque no hay justicia, entonces estas criaturas no van a servir para nada cuando sean grandes”, manifestó.

“Va a tener
que pagar”

“Yo tomo la palabra porque sé que mi cuñada tiene un nudo en la garganta que no puede soltar, a mí no me gusta hablar frente a las cámaras, pero lo hago por estos nenes, porque yo tengo hijos y pienso qué pasaría si no tuvieran a su mamá. Cada día tenemos que ver que aunque la gente no nos acompañe nosotros somos la familia, a la gente puede no gustarle que cortemos el tránsito pero lo tenemos que hacer”, sostuvo.

Y agregó que “no necesito que la gente venga, porque si no viene de corazón no tiene sentido. Es un día de frío y dejé a mis nenes con una mamá de la escuela, yo relego mi tiempo porque esto es muy importante para mí”.

Además, aseguró que “me quedo con el consuelo de que ella no sufrió, porque si la hubiera visto agonizando pensando que iba a dejar a sus hijos hubiera sido una tortura para nosotros”.

“El culpable se tiene que hacer responsable. Porque es fácil hacer cosas y esconder la mano. Si vos a un auto le ponés un montón de ladrillos para que no se vuele la lona que pusiste arriba, tratás de esconderlo, que nadie vaya a tu casa para que no se entere, entonces no tenés un shock. Yo no soy ignorante, soy maestra y cualquier persona que razona un poco sabe que alguien con un shock nervioso no hace eso, no te escondés como un delincuente. Así que va a tener que pagar por lo que hizo”, sentenció.

“Yo voy a sanar si hablo, si saco lo que tengo adentro, no me voy a quedar con este dolor adentro, porque ella era pura alegría, el que la conocía la amaba, porque no tenía problemas con nadie, te conociera o no, te daba una mano”, resumió.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario