Identificaron a un menor de edad como el autor de las dos últimas amenazas de bomba a la Primaria 1

La Escuela Primaria 1 no quedó exenta de las amenazas de bombas que el mes pasado mantuvieron en vilo a la ciudad.

El Eco

Las amenazas de bomba que tuvieron su punto máximo durante el mes de mayo, con más de una treintena de falsas advertencias, comenzaron a tener avances en cuanto a la necesidad de dar con los autores. En ese marco, y a propósito de los dos últimos episodios ocurridos en la Escuela Primaria 1 “Manuel Belgrano”, se identificó a un menor de 14 años como el presunto responsable de la modalidad que determinó la evacuación del edificio escolar y la movilización de los servicios de emergencia.

Lo cierto es que en el mes pasado se registraron 34 llamados en diferentes establecimientos educativos de la ciudad que generaron caos, no solo por la movilización de los estudiantes y directivos sino porque varios de ellos ocurrieron en simultáneo, lo cual determinó el despliegue de varios efectivos para cubrir la seguridad de cada lugar y ordenar el tránsito vehicular.

En ese sentido, a partir de las dos últimas denuncias de amenazas de bombas ocurridas en la Escuela 1, se inició una serie de averiguaciones impulsadas por la UFI interviniente, y una vez reunidos los elementos necesarios, se cursó un pedido de allanamiento concedido por el Juzgado de Garantías a cargo de la doctora Stella Maris Aracil.

El procedimiento, que estuvo a cargo de personal de la comisaría Primera y de la DDI, se desarrolló este lunes en un domicilio en Expedición al Desierto al 200, en el barrio Las Tunitas.

En la propiedad, donde reside el joven sospechado, los efectivos secuestraron un celular Samsung Galaxy J7 desde el cual se habrían realizado las llamadas intimidatorias denunciadas.

Por el hecho, el menor y su madre fueron notificados por la causa, y trascendió que la mujer también quedaría imputada por “Encubrimiento”.

Las actuaciones fueron remitidas inicialmente a la Unidad Funcional de Instrucción 12, a cargo del doctor Damián Borean, sin embargo, serán remitidas a la fiscalía del Fuero Penal Juvenil de María de los Angeles Marsiglio.

Por tener menos de 16 años el joven resulta no punible para la Justicia. De todos modos será sometido al proceso correspondiente para luego solicitar su eventual sobreseimiento.

Los padres, en tanto, deberían responder económicamente por los gastos generados por el traslado de personal de explosivos (con base en Azul) y de otras reparticiones.

El hecho

En diálogo con el ciclo radial “Buenas y Santas” (104.1 Tandil FM) el subsecretario de Protección Ciudadana del Municipio, David Tifner, confirmó los avances en la causa por “Intimidación pública” en la que se logró la identificación de un menor como posible autor de las dos últimas amenazas que ingresaron al establecimiento educativo de calle Belgrano 553.

El policía retirado dijo que “se logró identificar el celular de donde provenía la llamada y a quién pertenecía” y que a partir de ese dato “se hizo un allanamiento y se secuestró el móvil utilizado”.

En tanto, ratificó que “todas las causas se siguen investigando y la mayoría ha llegado a buen puerto porque se logró identificar a los sospechosos”. De todos modos, el funcionario remarcó que el joven es “inimputable” por lo que quedará “en manos de la fiscalía” la medida a tomar.

“Se trabajará con los padres a los efectos de reeducar a esos jóvenes para evitar estos malos tragos que nos hacen pasar a todos”, sugirió.

Para finalizar expresó que se trata de una modalidad que no es exclusiva de Tandil sino que se replicó en otras localidades de la provincia. “La policía tiene que seguir el protocolo establecido, lo cual trae aparejados inconvenientes a la comunidad educativa, padres y fuerzas de seguridad de la ciudad que se movilizan para cumplir con la orden”, alertó.

“Es un delito”

En 2017, a raíz de la ola de amenazas de bombas realizadas a escuelas del conurbano y el interior bonaerense, la Provincia decidió accionar una demanda de daños y perjuicios contra los padres de aquellos menores que sean identificados como autores de estos hechos.

En su momento, los gremios docentes habían salido a reclamarle al Ejecutivo bonaerense que tome medidas para resolver la problemática y expresaron una profunda preocupación frente a las reiteradas amenazas de bombas en las escuelas bonaerenses.

El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, se había referido a la ola de amenazas de bombas en escuelas públicas, municipalidades y otras instituciones y aseguró que “no es una broma, es un delito”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario