fbpx La empresa que construyó la Termoeléctrica habría cometido una millonaria estafa en la ciudad – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La empresa que construyó la Termoeléctrica habría cometido una millonaria estafa en la ciudad

El Eco

Estas maniobras, que han ido saliendo a la luz en los últimos días pero que ya llevan semanas – y meses en algunos casos – tal y como se fueron dando, hacen pensar en actos de mala fe premeditados por cuanto las promesas de solución se vienen reiterando una y otra vez, al decir de varios de los damnificados, que serían decenas.

A la hora de hacer historia, y para que el lector comprenda la relación, MSU, responsable y operador de la Termoeléctrica recientemente inaugurada en Barker, acordó con General Electric la entrega llave en mano de la planta en funcionamiento. Esta, a su vez, no solo proporcionó las turbinas sino que contrató a DVS, una constructora que tiene su sede en Guayaquil.

En efecto, DVSantos – tal su nombre exacto – publica en su página web que tiene 142 empleados, que es una empresa que ofrece “un servicio integral de ingeniería, procura y construcción para proyectos de energía, petróleo y gas y agua en toda América Latina desde hace más de 15 años”.

En su “currículum” también hace referencia a que tiene a su cargo trabajos en las termoeléctricas de Villa María, General Rojo y Loma de la Lata.

En lo que respecta a la Termoeléctrica vecina, señala textual en su página:

Propietario: MSU
Ubicación: Barker
Fecha; Dic 2016- Dic 2017
Cliente: General Electric
Estado del proyecto: terminado

Quejas de hoteleros y
dueños de propiedades

El problema que se presenta en Tandil es mayúsculo y sus dimensiones con seguridad afectarán “en cascada” las relaciones presentes y futuras de DVS, tanto con MSU, como también las de ésta ´con General Electric e incluso con el Gobierno provincial. Sabido es que la propia Gobernadora estuvo en la inauguración de la Termoeléctrica de Barker y verá con poco agrado que a las manifestaciones populares por la no instalación de la termoeléctrica se sumen ahora acusaciones varias de estafa.

Al decir de varios hoteleros, agentes inmobiliarios y dueños de propiedades, DVS contrató y/o avaló la contratación de decenas de plazas para gente que vino a trabajar a Barker, que se alojó en Tandil y que después dejó la ciudad en muchos casos sin previo aviso y sin mediar pago.

Lo llamativo del accionar de DVS es que no solamente no pagó alquileres, expensas y servicios, sino que en muchos casos tampoco entregó las llaves de las propiedades, lo cual causa enorme perjuicio a los dueños.

Los responsables de estas acciones en nombre de la empresa (en su momento Pavel Eduardo Senmache Castellanos y ahora Juan Rosello, ambos ecuatorianos) si bien suelen responder, no hacen más que dilatar el tema sin aportar ninguna solución, prometiendo el pago inmediato y dejando incluso mensajes grabados ( “Somos una empresa seria”)
El último de los nombrados incluso hasta llegó a concurrir con cheques supuestamente de DVS a una inmobiliaria, pero después se negó a dejarlos.

La martillera le dijo a El Eco: “Realmente no tienen palabra ni verguenza, pero lo que es más llamativo aún, es que no hagan entrega de las llaves, algo a lo que nadie le encuentra explicación porque con eso solo complican y no sacan ventaja”

Cuál será la actitud de la
responsable de la obra

Los pagos no llegan, la solución se dilata y los abogados de las partes acreedoras comienzan las demandas, pero la pregunta que todos se hacen es qué postura habrá de asumir MSU, en su carácter de responsable y operador de la Termoeléctrica, más allá de que su relación con DVS solo sea contractual.

Extraoficialmente trascendió que ya están al tanto del problema, e incluso evaluando en conjunto con General Electric qué actitud tomar ante esta impensada e irresponsable situación.

El Eco de Tandil intentó lograr la palabra del citado Juan Rosello, de DVS, ofreciéndole incluso su derecho natural a defensa, pero optó por el silencio.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario